Inicio Multimedia Ruth Beitia y David Bustos clasificados para sus finales olímpicas

Ruth Beitia y David Bustos clasificados para sus finales olímpicas

AFP
  • Beitia se clasificó para la final con 1.94
  • David Bustos, recalificado tras un tropiezo, estará en la final de 1500

Ruth Beitia se clasificó para la final olímpica de salto de altura sin cometer ningún nulo, y como ella cinco atletas más. El concurso final no va a ser fácil y la cántabra lo sabe. A la ausencia de las rusas Anna Chicherova, campeona olímpica de Londres 2012, y María Kushina, por el ya consabido veto al atletismo ruso por supuesto dopaje, se une la de la campeona olímpica de heptatlón en Río, la belga Nafissatou Thiam, que con 1.98 hizo historia con la mejor altura en una prueba combinada olímpica.

Cinco atletas sortearon limpiamente el concurso (el corte estaba situado en 1.94). Por el grupo A Chaunté Lowe, mejor marca mundial del año con 2.01, sexta en Londres 2012 con 1.94 y Levern Spencer, 32 años, oro en los Panamericanos de Toronto 2015 (1.94) y su primera final de salto tras tres participaciones olímpicas. Ambas pasaron a la primera 1.80, 1.85, 1.89, 1.92 y 1.94. Por el grupo B, donde estaba encuadrada Beitia, tampoco cometieron nulos Svetlana Radzivil, octava en Pekín 2008 (1.89) y séptima en Londres (1.97), que pasó las mismas alturas que la caribeña y la estadounidense. Inika McPherson, que regresa a la competición tras cumplir una sanción por positivo con cocaína, sorteó 1.85, 1.92 y 1.94 (marca de la temporada) renunciado al resto de alturas. Blanka Vlasic, plata en Pekín 2008, que vuelve a la competición tras superar una fuerte lesión en su talón de Aquiles que la dejó fuera de Londres, hizo el mismo concurso que la española, renunciando solamente al listón cuando estaba colocado en 1.80.

Un concurso final complicado para Beitia ya que estarán todas las favoritas, incluyendo Jungfleisch, segunda mejor marca mundial del año (2.00) y a la que se le resistió el 1.92, Licwinko que este año ha saltado 1.99, un cm más que Beitia, y que cometió dos nulos en 1.89 y en 1.92 y la campeona del mundo en Portland con 1.96, Vashti Cunningham, que hizo el peor concurso de las favoritas, cometiendo tres nulos, al igual que la germana Jungfleisch.

David Bustos estará en la final, su primera final, de 1500. Tras una primera serie semifinal, de bajo ritmo, donde se impuso Asbel Kiprok (3:39.73) en la que se quedaron fuera hombres como Kiplagat o IngeBrigtsen, Bustos, único representante español, salía sabiendo que si su serie era más rápida podría beneficiarse de la repesca por tiempos. Pero la incidencia de la jornada vespertina fue un tropezón, a falta de 180 metros, que le sacó de la pista. Al intentar cambiar de la calle tres a la uno, en pleno paso por curva, para avanzar posiciones de cara a la recta final, el ugandés Ronald Musagala contactó con el español que llegó trotando a meta, último, y fuera de tiempos, en una serie ganada por Kawemoi (3:39.42) en la que la descalificación del estadounidense Andrews le daba el pase al ugandés. Una sensación de impotencia e injusticia se apoderaba del español.

Mientras el mallorquín, desolado, agradecía a la suerte su presencia en semifinales, por las ausencias: “Estaba teniendo suerte. En la serie, un etíope que era bueno no salió; ahora un keniano (Manangoi) y me dije: pues estos son mis Juegos. Y me da rabia quedarme con la duda de qué hubiera pasado. Si me ganan porque son mejores, tan contento. Pero irme así…”, el jurado de apelación decidió aceptar la reclamación de la Federación española de atletismo y recalificar al subcampeón de Europa. Tras la ausencia en Londres 2012, España vuelve a una final de 1500.

Los lanzadores de peso Carlos Tobalina con 19.95 y Borja Vivas, subcampeón de Europa 2014 y octavo en Ámsterdam, con 20.25 no llegaron a cumplir el objetivo de clasificarse entre los 12 primeros y fueron eliminados. En sus segundos juegos, Vivas, que mejoró su marca de Londres (18.88), quedó decimocuarto, a 19 cm de la clasificación.

Pau Tonnesen finalizó decimoséptimo en la disciplina de decatlón, mejorando en una plaza la clasificación de Londres 2012, donde acabó con 7606. En Río, con 7892, se quedó a 355 puntos de su marca personal, firmando sus mejores actuaciones en pértiga, tercero, y lanzamiento de disco, séptimo.

Usain Bolt gana su octavo oro olímpico, pero no bate el récord mundial de los 200.

El jamaicano había anunciado espectáculo tras ganar su tercera medalla de oro consecutiva de los 100. Quería hacer algo grande, como si ganar también su tercer oro en 200 no fuera suficiente para ser tan grande como Ali o Pelé. El ansia de grandeza no le dejó bajar su propio récord del mundo y finalmente acabó con 19.78, mejor marca del año para Usain y quinta mejor de la temporada.

EFE / FRANCK ROBICHON (El periódico)
EFE / FRANCK ROBICHON (El periódico)

Acompañado de una suave lluvia, corrió por la curva algo más descompensado de lo normal, hasta que su potente zancada gracias a su ventaja de 11 cm de estatura sobre el resto, le llevó en volandas a la primera posición. Imbatible por los siglos de los siglos. Por detrás entró De Grasse, repitió la plata de los 100, y el francés Lamaitre, que anduvo buscando sensaciones en el hectómetro y cerró el podio con 20.12, la misma marca con la que Hortelano ostenta el récord de España.

24 medallas, 8 de cada metal, es el balance de Estados Unidos, líder del medallero de atletismo a falta de tres días para la finalización de los Juegos, seguidos muy de lejos, por Jamaica, que a pesar de la exhibición de los dobletes de Bolt y Elaine Thompson, “solo” llevan 5 oros y 2 bronces.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad