¿Runner o Jogger?

¿Runner o Jogger?

Compartir

Si hay algo que de verdad fastidia a un Runner es que lo llamen Jogger. Significa casi como no reconocer su sacrificio y su esfuerzo para mejorar. Todos hemos vivido escenas donde un amigo nos dice eso de “el otro día te vi haciendo Jogging”. Uff, eso sí que duele. Sonreímos y pasamos al ataque frontal mientras por nuestra cabeza pasan pensamientos como “¿Jogging?, ¿te parece que 8×1000 es jogging?, ¿crees que una tirada larga 25 kilómetros es Jogging, cabrón?”. Luego recapacitamos y llegamos a la conclusión de que probablemente nuestro amigo quería decir Running, ya que la mayoría de los profanos no distingue entre Jogging o Running de la misma forma que llaman Maratón a cualquier carrera, cosa que también nos fastidia bastante. Lo cierto es que la palabra Joging no nos gusta demasiado.

Jogging se relaciona con correr despacio, con no tener objetivos, con no importar si se mejora o no, con no superarse. Pensamos en un Jogger y rápidamente visualizamos camisetas de algodón, chandal táctel, llaves y monedas en los bolsillos haciendo ruido, calcetines altos blancos con dos rayitas rojas y azules, ipod de los grandes en la mano. La mejor comparación que nunca he visto sobre esto es la de Pearl Izumi. Definieron al Runner como “cazador” y al Jogger como “presa”. Umm, eso sí me gusta, cazador, ser un cazador.

El “mejor amigo de los Joggers” se llama Mike Antoniades. Es un simpático entrenador que estableció la diferencia entre el Jogger y el Runner por la velocidad a la que corrían. Estableció la frontera en 10 minutos por milla, es decir 6:20 min/ kilómetro. Si corres por encima de 6:20 min/km eres un Jogger, punto y final. Desde entonces se ha buscado muchos enemigos entre corredores que se esfuerzan cada día por mejorar pero que están habitualmente por encima de 6:20 min/ km.

He de admitir que fui Jogger muchos años, más de quince. Y corría a ritmos de de 5:15 min/km, con lo que la definición de Mike Antoniades no me cuadra. Corría con camiseta y pantalón de algodón, usaba zapatillas de basket para correr y tenía multitud de calcetines altos con rayitas azul y roja. También llevaba un discman en la mano. Cumplía con muchos de los “clásicos populares” del Jogger.

No es la velocidad lo que diferencia al Runner del Jogger, es la pasión o la falta de ésta lo que al final los distingue. El Jogger no tiene compromiso, puede dejar de correr en cualquier momento y dedicarse a otra cosa sin remordimientos. Cuando hablas con un Runner lo identificas rápidamente, habla con pasión de este deporte, más allá de lo lento o rápido que corra. Se puede ser igualmente feliz siendo un Runner o un Jogger, pero he de admitir que lo de que me definan como un cazador me gusta, claro que me gusta.

Foto:Marathon Lanzarote 2012 (James Mitchell)
Compartir

Te puede interesar...

8 Comentarios

  1. Hacía mucho que no leía tal sarta de tonterías. Eso sí, “runner”, de los que hacen “running”, no de los que corren.

    Vergüenza de postureo.

  2. Yo voy muy despacio asi q hasta q no acelere mi zancada seguire siendo jogger jeje. Me gusta salir por mantenerme en forma pero claro si no sigues una dieta q acompañe y llegas a casa y te atiborras no sirve de nada. Yo no ceno hidratos por las noches y ceno temprano, casi siempre algo ligero y un par de noches unas barritas de belladieta q compro en mercadona y me ayuda a mantenerme. Por cierto yo estoy en 7 kmh jaja y a mucha honra!!

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad