Inicio Entrenamientos Ropa de sudoración para adelgazar, ¿funciona?

Ropa de sudoración para adelgazar, ¿funciona?

ropa sudoración

El ejercicio físico es saludable para personas de cualquier edad o condición, es evidente. Pero cuando se persigue un objetivo concreto, como la pérdida de peso, deseamos que el tiempo invertido resulte muy efectivo. De ahí que el marketing de artículos como la ropa para sudar funcionen tan bien, porque queremos soluciones rápidas que nos generen el mínimo esfuerzo posible.

El sudor es el líquido claro que segregan las glándulas sudoríparas y que se expulsa a través de la piel. Es un mecanismo natural para regular la temperatura corporal. La intención de aumentar la sudoración es la de eliminar más grasas pero, ¿es este un enfoque adecuado? ¿De verdad perdemos más peso sudando más? Lo vemos a continuación.

¿Para qué sirve la ropa de sudoración?

La ropa de sudoración está hecha con tejidos no transpirables y, por lo tanto, sirve para aumentar la transpiración y la sudoración. Hablamos del neopreno, la poliamida, el PVC o la licra, que resultan aislantes, resistentes al agua y elásticos.

Ya decimos que la sudoración es un proceso natural, por lo que al hacer ejercicio se sudará independientemente de si se lleva ropa específica para aumentar los niveles o no. De hecho, la transpiración se verá afectada por otros elementos como el clima, la intensidad del ejercicio y el estilo de vida de la persona, como el consumo de alcohol, de tabaco o de café.

Además, en la sudoración también pueden intervenir las diferencias biológicas. Según un estudio de la Universidad de Osaka publicado en la Experimental Physiology, los hombres tienen las glándulas sudoríparas más activas, por lo que sudan más.

Sin embargo, la misma revista publicó años después, en 2017, que las diferencias en la sudoración están más relacionadas con el tamaño de los individuos que con el sexo, de manera que las personas de complexión más fuerte sudan más que las de complexión delgada en condiciones de temperatura normales durante el ejercicio.

¿Por qué usar ropa de sudoración para adelgazar?

La pregunta que debemos hacernos es si las prendas de sudoración sirven realmente para bajar de peso, que es para lo que suelen utilizarse. Podemos decir que sí, que la sudoración ayuda a bajar de peso. Pero lo que se pierde, en esencia, es agua, luego al rehidratarnos volvemos a recuperar lo que hayamos perdido.

Por lo tanto, no es la sudoración lo que hace gastar energía y acelerar la pérdida de peso, sino el ejercicio en sí mismo. No tiene sentido llevar ropa de sudoración sin hacer deporte y esperando a que haga milagros, como sucede con todos esos accesorios que anuncian que vas a perder desde la comodidad de tu hogar, mientras lees y sin mover un músculo.

Puedes usar prendas de sudoración por preferencias o por otros beneficios, pero no exclusivamente para perder grasa. Insistimos en que lo que perdemos es esencialmente agua y no grasa.

Es posible que te surja la pregunta: “Pero entonces, ¿por qué las personas obesas o con sobrepeso sudan más que las que están en su normopeso?”. Como explica el doctor en Medicina y Cirugía Ángel Durantez a El País, la grasa actúa como un aislante. Es como un abrigo, de manera que aumenta la temperatura corporal en situaciones de esfuerzo físico o cuando sube la temperatura ambiente. El organismo comienza a sudar antes de perder ese calor.

Esto último también ayuda a explicar las diferencias de sudoración, pero debemos partir de que la cantidad de sudor no es un indicativo de las calorías perdidas. Es posible que vayas al gimnasio con un amigo y, en el mismo tiempo y haciendo una actividad física similar, él sude mucho más que tú. Pueden que varíen cuestiones como la complexión o el índice de grasa acumulada.

La pérdida de peso tiene que ver con la masa muscular, la grasa, los fluidos, los órganos o los huesos. Todo ello se reflejará en la báscula, pero el sudor no es un indicador.

Otros beneficios de usar prendas de sudoración

Según lo he visto hasta ahora, la sudoración no implica bajar de peso más allá de la pérdida de agua, que se recuperará cuando nos rehidratemos. Luego, ¿qué beneficios tiene la ropa de sudoración?

En buena medida, su uso es una cuestión de sensaciones. Llevar prendas de este tipo aumenta la sudoración, y eso puede generar la impresión de estar haciendo un ejercicio muy efectivo desde el punto de vista de la pérdida de peso. Estas sensaciones pueden ser positivas de cara a conseguir el objetivo, pues hacen sentir bien y mantener la motivación.

Por otra parte, estas prendas serán efectivas para el calentamiento. Como decíamos, están hechas con materiales que actúan como aislantes térmicos y son resistentes al agua, luego reducen la transpiración y aumentan la temperatura corporal más rápidamente que los tejidos normales. Puede ser útil cuando el tiempo es muy frío y para atenuar la fatiga muscular tras el esfuerzo.

También se suele esgrimir la eliminación de toxinas con el sudor para justificar el uso de este tipo de prendas. Lo cierto es que el sudor está compuesto en su mayor parte de agua y minerales, y las sustancias tóxicas segregadas se reducen a una cantidad ínfima. Un estudio publicado en la revista Environment International demostró que secretamos sustancias contaminantes medioambientales, pero de manera prácticamente testimonial y no significativa.

Según el citado estudio, una persona normal que realiza ejercicio durante 45 minutos a alta intensidad puede sudar unos dos litros. Menos de la décima parte de un nanogamo corresponderá a productos contaminantes, es decir, un 0,02% de lo que se ingiere en una dieta normal. Dado que la ropa de sudoración aumenta las cantidades, se podría secretar hasta el 0,04%, pero sigue siendo una cantidad muy baja. De hecho, se elimina más en la orina.

Dónde comprar ropa para sudar más

La ropa para sudar más se puede encontrar fácilmente en los grandes mercados online y en algunas tiendas especializadas en moda deportiva. En Amazon o Decathlon, por ejemplo, hay diferentes prendas: bermudas, chaquetas, chalecos, fajas y trajes enteros de pantalón corto y pantalón largo. Están hechos con materiales como el spandex y el neopreno fino y abarcan diferentes modelos y tallas.

Entre todas, una de las que genera más interés es la faja. Rostros conocidos pusieron de moda el “waist training” y se afanaron en vender sus bondades como entrenamiento para conseguir la deseada figura del reloj de arena. La faja es solo un complemento cuyo uso no facilita la pérdida de grasa localizada por los motivos ya explicados. Si la llevas puesta durante horas puede contribuir a la sensación de saciedad, pero tiene otros efectos secundarios que también cabe valorar: puede crear acidez y otras alteraciones digestivas, además de obstruir el flujo sanguíneo, dificultar la respiración y crear complicaciones cutáneas.

Para lo que sí están recomendadas las fajas es para el tratamiento de lumbalgias, hernias o dolores agudos de espalda, pues ayudan a recuperar la movilidad y alivian el dolor. Pero hablamos de productos ortopédicos específicos cuyo uso debe estar recomendado y supervisado por un profesional

Conclusiones

Las prendas de sudoración no funcionan para perder peso porque al sudar no eliminamos grasas ni un cantidad relevante de toxinas, sino agua y minerales que luego se repondrán al rehidratarnos. Puede incluso resultar contraproducente, pues si impides que tu cuerpo transpire naturalmente para mantener una temperatura adecuada no rentabilizarás la actividad, que es realmente la que hace bajar de peso junto a una alimentación adecuada.

Usar la ropa de sudoración es más una cuestión de sensaciones: como si de un efecto placebo se tratase, a quien le genere la impresión de ser efectiva le puede servir para mantener la motivación. También puede ser útil para momentos puntuales como el calentamiento, sobre todo cuando el clima es frío.

 

 


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad