Nairo Quintana y el verdadero problema de Movistar Team

Nairo Quintana y el verdadero problema de Movistar Team

Compartir
nairo quintana movistar problema portada

Crónica de una muerte anunciada. No existe un mejor titular para resumir el Tour de Francia de Movistar Team que esta bonita novela de Gabriel García Márquez.

El escritor colombiano difícilmente pudiera imaginar que años después el título de su obra serviría para dar voz a un sentimiento de frustración generalizado y para ilustrar una de las mayores decepciones deportivas de la historia del país cafetero.

Todo el mundo puede tener un mal día, una mala semana o un mal año pero lo de Nairo Quintana y Movistar Team no es flor de un día.  

El equipo español está recogiendo todo lo que ha sembrado en los últimos años y en mi opinión la dirección del conjunto telefónico debería sentirse bastante responsable de ello.

Llevamos años esperando la irrupción definitiva de Nairo Quintana. Un corredor que con 23 años deslumbró a todo el mundo y que muchos situaron como el gran dominador del ciclismo en vistas a los próximos años.

La calidad de Nairo era y sigue siendo indudable. Un ciclista con unas condiciones físicas inmejorables para la escalada pero con evidentes rasgos de egocentrismo que han frenado su progresión y la de su equipo.

Lo vivido en este Tour de Francia está siendo la guinda del pastel. Un verdadero despropósito organizativo y deportivo que pone de manifiesto la tensa relación entre el Colombiano y el resto del equipo. Una relación que ha tocado fondo después de que se filtrará el fichaje de Nairo por el Arkea Samsic.

El ambiente en el seno del equipo no es bueno y mucho me temo que Eusebio Unzué estará lamentándose de haber depositado tanta confianza en un corredor que se limita a correr por dinero y por su propio interés.

mikel landa movistar
Mikel Landa, el gran perjudicado de todo esto. Foto: FB Movistar Team

En lo personal siempre me ha parecido que el gran fallo táctico de Movistar es el de correr con dos líderes. En los primeros años fueron Alejandro Valverde y Nairo Quintana pero el fichaje de Mikel Landa no ha hecho más que complicar la gestión del equipo. Llega el Tour de Francia y aunque cada año parece que Movistar acude más preparado que nunca la historia se repite.

Contrarreloj por equipo, abanicos, pavés o caídas. Sea por el motivo que sea Movistar y sus líderes siempre llegan a la segunda semana de carrera con tiempo perdido. Sin ir más lejos me parece vergonzoso que un equipo que acude a la ronda gala con la ambición de ganar la clasificación general termine una contrarreloj por equipos en la posición 17 de 22.

Este tipo de errores se pagan muy caros en la mejor carrera del mundo y por este motivo Movistar Team se ve obligado a restructurar su carrera sobre la marcha.

Todo por el amarillo. Esta es la misión del equipo que cada año se da con un canto en los dientes. Fracaso tras fracaso. Decepción tras decepción. Un exceso de ambición y avaricia que únicamente sirve para acumular tensión y prisas en la tercera semana de carrera.

Probablemente todo sería diferente si Movistar corriera con una actitud más ofensiva y con más descaro tal y como lo hacen otros equipos. Jumbo-Visma, Mitchelton-Scott o Astana son el claro ejemplo de que se puede jugar a la general sin descuidar el espectáculo ni los triunfos parciales.

Para darnos cuenta de la situación actual basta con recordar parte del estribillo de la última canción que represento a España en eurovisión. “Te vendes porque te sobras, te pierdes porque hay camino. Te digo: hay otras cosas. La venda ya cayó y empezarán nuevos días”.

En estos nuevos días debe centrar sus esfuerzos el equipo Movistar. La venda que llevaba en los ojos la dirección del equipo y el propio Nairo Quintana al fin cayó. El #sueñoamarillo es historia al menos en lo que a la campaña Movistar-Quintana se refiere. Nairo no ganará el Tour con el equipo Español y dudo muchísimo que sea capaz de hacerlo en el Arkea, un equipo construido a base de talonario.

Movistar afrontará la siguiente temporada como un año de importantes cambios. Si se confirma finalmente el fichaje de Enric Mas espero y deseo que Unzué y todo el equipo hayan tomado nota de los errores y que por lo tanto sean capaces de arropar a un gran líder como este se merece.

alejandro valverde movistar tour
Alejandro Valverde no había vivido una situación así en 20 años de carrera.

Pero antes de empezar un nuevo capítulo del libro tenemos que terminar con este. Quedan 6 etapas. 6 días de dura pelea en los que deseo ver al Movistar más ofensivo. Al equipo entregado en cuerpo y alma que dio un verdadero recital camino de Foix y que no se arruga ante nadie.

Una última semana que Unzué debería aprovechar para lavar la imagen del equipo. La falta de comunicación en la subida al Tourmalet y el nulo compañerismo de Quintana en el último final en alto no son plato de buen gusto ni para los aficionados a este deporte ni para la imagen de marca de un patrocinador como Movistar.

No me extrañaría nada que con la relación tan degradada Movistar buscará alguna “excusa” para dejar en casa a Nairo Quintana en la próxima Vuelta a España. Si muchos aficionados a este deporte estamos indignados no quiero imaginar lo que pasara por la cabeza de Alejandro Valverde que con 20 años de carrera profesional nunca había vivido polémicas de este tipo. El Bala siempre se muestra correcto en sus declaraciones pero mucho me temo que al murciano no le hizo ni la más mínima gracia la soberbia actitud de Nairo en estos últimos días.

Movistar debe pasar página y Colombia empezar a despertar dándose cuenta de que el único sueño amarillo es el de Egan Bernal.


Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad