¿Puede un entrenamiento intensivo dañar la salud de los dientes?

¿Puede un entrenamiento intensivo dañar la salud de los dientes?

Compartir

Ya sabemos que el ejercicio físico aporta innumerables beneficios para la salud. No obstante, el entrenamiento intensivo no está exento de peligros que hay que conocer para practicarlo de manera consciente y minimizarlos. Uno de ellos, es que el deporte de alta intensidad podría dañar la salud de los dientes. 

Así lo afirman nuestros compañeros de Dentaly.org, una de las plataformas de referencia a nivel europeo especializada en salud dental. Se basan en el estudio que la ‘Scandinavian Journal of Medicine and Science in Sports’ publicó en 2014.  En él, los investigadores analizaron diferentes parámetros de 35 triatletas y los compararon con los resultados obtenidos de 35 personas que no sometían sus cuerpos a sesiones deportivas de intensidad. 

Pros y contras de entrenar para la salud de los dientes

Las conclusiones pusieron de manifiesto que el deporte de alta intensidad podría incrementar la erosión de los dientes. También encontraron una correlación entre las horas de entrenamiento a la semana y un aumento del riesgo de sufrir caries. ¿La razón? La saliva. Los responsables del estudio encontraron una reducción del nivel de salivación al hacer deporte y un aumento del PH de la misma, una combinación que es el caldo de cultivo perfecto para la proliferación de este tipo de problemas dentales.

Pero no todo van a ser malas noticias en cuanto a la combinación de deporte y salud bucodental. Hay otros estudios que afirman que el ejercicio físico es bueno para las encías. De hecho, un estudio elaborado por el ‘Journal of Periodontology’ afirma que el ejercicio físico reduce un 16% el riesgo de sufrir periodontitis, que es la antesala de la pérdida de piezas dentales. 

Consejos para mantener una correcta salud dental mientras entrenas: 

  1. Hidrátate con agua, no con bebidas isotónicas. Este tipo de bebidas elevan los niveles de electrolitos, que te ayudan a hidratarte y dan bastante energía. Sin embargo, también contienen una alta concentración de ácidos y azúcar, elementos que pueden dañar tus dientes. Una alternativa es hidratarte con agua y ponerle una pizca de sal y limón. De esta manera aumentas los electrolitos. Otra opción es hidratarte con agua de coco. 
  2. Respira más por la nariz mientras entrenas. De esta forma, evitas que tu boca se seque tanto, y una reducción tan drástica de saliva. Además, la inhalación y exhalación nasal protege las vías aéreas humedeciéndolas y limpiando el aire que entra en los pulmones. Hay algunas técnicas de respiración nasal como el método Buyteko que te pueden ir bien.
  3. Si practicas deportes de contacto o extremos, acostúmbrate a usar siempre un protector bucal. Igual que escuchar música con unos auriculares deportivos puede hacer que tu rendimiento mejore, el protector bucal te ahorrará mucho dinero en visitas al dentista y hará que vayas más seguro. 
  4. Mantén una correcta higiene bucal todos los días. La base de todo es cepillarse los dientes después de cada comida. 
Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad