Inicio Entrenamientos ¿Cúal es la palabra clave para conseguir lo que te propongas?

¿Cúal es la palabra clave para conseguir lo que te propongas?

Ya lo decía Jim Rhon, “el éxito es simplemente la aplicación diaria de la disciplina”.

A todos nos gusta ver que nuestro esfuerzo ha merecido la pena, que obtenemos los resultados esperados. Así pues, la palabra clave para el éxito es: Disciplina pero no una disciplina esporádica que hoy está y mañana no, de lo que estoy hablando es de disciplina constante.

 ¿Y si la disciplina es tan importante como para conseguir que cumplamos nuestros objetivos, en que consiste?

La disciplina es el acto consciente necesario para pasar a la acción. Nadie mejor que los deportistas sabéis de que os hablo, vosotros os enfrentáis casi a diario con el dilema de la elección entre un entrenamiento disciplinado y constante que produce frutos a largo plazo o la comodidad del no hacer todo lo que seria necesario para conseguir esos frutos. No es posible una disciplina sin objetivo pero tampoco un objetivo sin disciplina.

Todos sabemos que para correr hace falta ser muy disciplinado, tener espíritu guerrero, superar la inercia de la inactividad y desarrollar la inercia de la acción.

«El mundo pertenece a los disciplinados»

 Los atletas que llegaron a tener fama mundial fueron personas altamente disciplinadas. Ya hemos visto todo lo necesario para obtener logros, aspectos como descubrir que os mueve, establecer metas finales e intermedias, adoptar nuevos hábitos, saber donde nos encontramos respecto del objetivo pero además de todo esto es imprescindible una buena dosis de esfuerzo cotidiano y constante. Ese esfuerzo no es otra cosa que autodisciplina, capacidad para autogestionar nuestros pensamientos y acciones independientes del estado de ánimo en el que nos encontremos.

Una mente entrenada para ser disciplinado es esencial para cualquiera que quiera desarrollar todo su potencial. Un entrenador personal puede ayudaros mucho en esa tarea pero si no tenéis a nadie diciéndoos lo que tenéis que hacer ni haciendo seguimiento de vuestra evolución debéis asumir el reto vosotros solitos, estoy segura de que  podéis!. Y al final, aunque no siempre será fácil…. aprenderéis a ser disciplinados. La disciplina es como un músculo, mientras más lo entrenéis más fuerte se volverá.

La disciplina es  absolutamente necesaria. Sin ella no es posible adquirir una rutina, cambiar un hábito, definitivamente necesitas disciplina para:

  • conseguir resultados extraordinarios constantes y no esporádicos
  • administrar tu valioso tiempo
  • dominar a las voces internas que te susurran que no seas disciplinado

Trucos para hacer que la autodisciplina sea más fácil de conseguir

La mayoría de las mentes son un poco rebeldes, la verdadera disciplina no es fácil, es más fácil dormir hasta las 11 que levantarse a las 7, es más fácil hacer lo imprescindible que hacerlo todo, reaccionar que actuar. La vida es y siempre será una batalla entre la vida fácil y sus recompensas momentáneas y la vida disciplinada con recompensas más notorias, es como la ley de sembrar y cosechar, tu eliges. Estos trucos pueden ayudarte a mantener la tuya a raya y hacer que adopte pensamientos que te conduzcan a la autodisciplina:

1. Observarte desde una posición de observador y toma distancia con tus pensamientos para permitirte evaluarlos y rebatir aquellos que te conduzcan a mantenerte en una posición cómoda alejada de la disciplina. Tus pensamientos también requieren disciplina, recuerda, pensamientos confusos, producen resultados confusos.

2. Establece tu rutina. A partir de ahora será tu código personal de conducta y estas obligado a cumplirlo. Eso será esencial para convertirte en alguien más efectivo. Saber que hacer en cada día te ahorra la energía diaria de pensar que vas a hacer hoy. No te la saltes, no te mientas, no hagas trampas, se honesto contigo mismo y trata de no buscar excusas para incumplirla, asume tu responsabilidad y no culpes a nadie si no lo consigues.

3. Mantente constante. Si consigues mantener una rutina de forma constante durante un período suficiente, unos 30 días pueden ser suficientes, esa rutina se convertirá en un hábito que incorporarás en tu día a día como una actividad natural. La disciplina es un esfuerzo a tiempo completo. Recuerda, tu tienes la responsabilidad de entrenarte a ti mismo, eres el entrenador de tu cuerpo y de tu mente así es que mándales lo que quieras que hagan y no permitas que se lo salten sin una buena razón. La constancia no puede ser inconstante.

4. Cuida tu cuerpo y tu mente. Respeta tu cuerpo y tu mente y mantenlos sanos. Se disciplinado también en esta tarea. La persona que practica la autodisciplina tiene confianza que le van a suceder cosas buenas. Revisa los niveles de esfuerzo físico, tus tiempos de descanso, tus actitudes, tu modo de vida, tu dieta, estos aspectos son también muy importantes. El dolor y la dificultad son parte del juego, enfrenta estas situaciones, no huyas, si te caes vuelve a levantarte y aprovecha la caída para volverte más fuerte física y psicológicamente.

Y ahora es el momento de pensar:  ¿Cuál es tu nivel de autodisciplina?

Si no tienes un buen nivel es el momento de pasar a la acción, empieza a entrenar tu disciplina así es que hazlo ya y hazlo lo mejor que puedas, hoy, mañana y siempre porque “la disciplina también es placer” y es el primer paso para un éxito sobrenatural.

Programa Just Ready:  Presentación,  tiempo de coaching ¿preparados para el cambio?  ·  Motivarse para triunfar · Claves de Oro para establecer tus objetivos· ¿Cómo superar a tus miedos?  · ¿Cúal es la palabra clave para conseguir lo que te propongas? ·  @MTeresaMorales


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

1 Comentario

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad