“Era frustrante mejorar, competir y ganar y no poder subir a los...

“Era frustrante mejorar, competir y ganar y no poder subir a los podios”

Compartir
Abdessamad Oukhelfen, exhausto ras imponerse en el 5.000 / LBDC

Dicen que los éxitos se cocinan a fuego lento. Que la paciencia es un grado indispensable y un exceso de ansia o de triunfalismo puede hundirte en la misma miseria o dejarte a orillas de la gloria. Nuestro protagonista, a pesar de contar con tan solo 21 añitos, ha necesitado una buena dosis de ella para poder sonreír encima de un podio. Y no precisamente por haber encadenado varias lesiones o por no haber tenido a la diosa fortuna de su lado. Sino por pura burocracia.

UNA HISTORIA DE VIDA

Abdessamad Oukhelfen aterrizó en España a los cinco años. Nacido en Marruecos, se afincó con su familia en Reus. “Empecé jugando a fútbol. Pero luego me comenzó a gustar lo de correr, mis hermanos ya hacían atletismo así que empecé a ir un día a la semana, nada serio, como un niño que da sus primeros pasos con algo”, nos cuenta Abdessamad, quien añade que “después de trabajar un año con Alberto Escalona en Tarragona, mis hermanos me dijeron que íbamos a probar con Maria Carbó. Yo venía de hacer buenos resultados como juvenil. Pero con Maria fue como empezar desde cero. No había hecho nada de calidad ni de kilómetros. Me costaba mucho porque entrenaba con otros atletas de mi edad que estaban mejor que yo”.

A partir de ese momento la evolución del joven Oukhelfen es tremenda y se empieza a palpar que hay un atleta en ciernes de muchísimo nivel. Pero había un problema. Y gordo. La nacionalidad. “Al principio no lo notaba. En categorías inferiores puedes ganar una medalla. Pero ya cuando llegas a júnior ves cómo los Europeos, los Juegos Mediterráneos y otras carreras se te van pasando porque no puedes participar ni representar a tu país. Y eso te va frustrando, te va desmoralizando. Te quita las ganas. Por suerte con Maria hemos aguantado mucho y hemos tenido mucha paciencia. Juan Pineda, mi representante, me llamó un día y me dijo que me podía ayudar. Al cabo de cuatro meses tenía por fin la nacionalidad. Fue brutal. Quedaba poco para el Europeo y para el Campeonato de España sub23, que además era al lado de mi casa, en Tarragona. Gané el oro e hice medalla en el Europeo. Increíble”.

CAMPEÓN DE ESPAÑA

Y nos plantamos en el verano de 2020. El del coronavirus. Y a Oukhelfen le da por estar en el mejor momento de su carrera. El pasado domingo se impuso a gallos como Toni Abadía, Fernando Carro o Ouassim Oumaiz en el Campeonato de España de 5.000. “Hablando unas horas antes con mi entrenadora me dijo que intentara subir el ritmo a falta del 1.000. Esa era la idea inicial. Cuando vi en la pantalla que tenía detrás a Abadía, Oumaiz y Carro a falta de una vuelta decidí tirar para que en los últimos 150 no me pudieran alcanzar. Me lo puse en mente, quería ser campeón de España. Me giré al final y vi a Oumaiz que venía como un tiro. Pero por suerte tenía margen de sobra”.

Abdessamad venía de arañar 20” unos días antes a su marca personal precisamente en el 5.000. 13.17.95, un registro muy serio. “En Ostrava el segundo grupo no teníamos liebre, no era fácil. Pero tenía un gran día, me lo notaba, así que luché, a un ritmo muy elevado. Quería acercarme a los 13:15 y acabé feliz. Estoy muy contento, normalmente gestiono bastante bien las carreras. A veces llegas con tanta confianza que te empuja a seguir tirando, te motiva”. Sobre cómo es un día a día de un campeón de España, Abdessamad nos comenta que “cuando entreno en Reus los lunes hago una sesión de gimnasio. Los martes, jueves y algunos domingos y sábados voy a entrenar con el grupo, con mi entrenadora Maria. También he empezado a trabajar con un biomecánico y profesional de la técnica en carrera para mejorar esos aspectos. Me está funcionando”.

UN SUEÑO REAL

Sobre sus retos, hay algo que tiene claro: “Vamos a ir a por los Juegos. No estamos nada lejos de la mínima y no tengo duda sobre mi objetivo”. Preguntado acerca de las dificultades de vivir del atletismo hoy en día, nos confiesa que “es un deporte complicado para vivir de ello. Solo lo logran los mejores. Ese sería mi sueño, mi objetivo. Creo que es mi sitio y trabajar de lo que más me gusta sería brutal. Y es lo que vamos a intentar y para lo que vamos a trabajar”. Ambición y una piel más curtida que nadie sin duda le sobran a Abdessamad. Apunten su nombre.

A PUNTO DE COMPETIR CON FRANCIA

Es uno de los atletas más prometedores del panorama nacional. Este verano ha ‘explotado’ y ha demostrado que está a un nivel para competir de tú a tú con algunos de los TOP a nivel mundial. Pero todo podría haber cambiado si en medio de esa lucha por la nacionalidad española hubiera cuajado una opción. “Tengo a parte de mi familia en Francia y mi hermano fue allí a estudiar. Yo estaba mirando de cualquier manera conseguir la nacionalidad española, el país que me acogió y que me ha dado todo, de donde soy. Pero el no poder competir y no poder tener expectativas me obligó a buscar alternativas. Competí allí con un club incluso, estaba contento. Había tramitado la nacionalidad francesa y estaba a un paso, pero entonces la burocracia agilizó en España y me quedé aquí”.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad