Inicio Multimedia Orlando Ortega inicia el complicado camino hacia las medallas olímpicas

Orlando Ortega inicia el complicado camino hacia las medallas olímpicas

AFP (SPORT)
  •  Los vallistas Fernández, 400 m v, y Ortega y Contreras, 110 mv, pasan a semifinales
  • En la jornada de ayer España se quedó fuera de seis finales.

Las clasificaciones para semifinales de los vallistas Orlando Ortega y Yidiel Contreras en la distancia corta y Sergio Fernández en la modalidad de 400 fue lo más destacado de la actuación española durante la jornada de ayer en los Juegos de Río.

En 400 vallas, Fernández, subcampeón de Europa en Ámsterdam 2016 con 49.06, se clasificó tras una carrera con remontada agónica, al encarar la recta final cerrando el grupo. Quinto con 49.31, entró por tiempos en la repesca de seis, en unas series dominadas por el jamaicano Annsert Whyte (48.37) y donde el primer keniano campeón del mundo de la modalidad, Nicholas Kiplagat Bett, quedó eliminado por sobrepasar solo con una pierna una de las vallas. Las semifinales tendrán lugar hoy.

EFE
EFE

En la jornada de tarde, bajo una tormenta tropical, Orlando Ortega y Yidiel Contreras se clasificaron para semifinales. La fuerte lluvia obligó a parar las pruebas, pero para entonces Ortega ya había ganado su serie (13.32). Ortega, tras una regular salida sobre el empapado tartán azul, encaró con confianza la primera valla y dominó su serie. En la reanudación tras el aguacero, Contreras, el otro cubano nacionalizado español, hizo 13.62, quinto de su serie, lo que le dio el pase a semifinales por tiempos. Por delante de Ortega tan solo quedaron tres rivales: Bascou (13.31), Ash (13.31) y el jamaicano Omar McLeod (13.27), que tiene la mejor marca de 2016 (12.98). El estadounidense Devon Allen, segunda mejor marca del año (13.03), marcó un crono de 13.41. Todos ellos son los rivales directos de Ortega, que ha iniciado el complicado camino hacia las medallas, ante grandes ausencias como la del campeón del mundo de 2015, el ruso Sergey Shubenkov.

Españoles por debajo de sus posibilidades

Ayer cayeron eliminados en ronda preliminar los representantes españoles de triple salto masculino (Pablo Torrijos), 200 m femeninos (Estela García), 3000 obstáculos (Sebastián Martos, Abdelaziz Merzoughi y Fernando Carro) y lanzamiento de disco femenino (Sabina Asenjo), con actuaciones muy por debajo de las grandes posibilidades que encierran.

Torrijos, eliminado tras tres saltos de 15.78, 16.11 y 15.74, quedaba lejos de su propia plusmarca nacional de la prueba (17.04) y de su mejor marca de la temporada (16.89).

Estela García, sexta de su serie con 23.43, también quedaba lejos de su marca personal (23.17), a pesar de haber ejecutado una buena salida. En una prueba donde las dos de las estadounidenses (Bowie y Stevens), favoritas a medallas, quedaron por delante de Schippers, quinto mejor tiempo (22.51), y de la nueva reina de los 100, la jamaicana Elaine Thompson (22.63).

Tampoco habrá representación española en la final de 3000 obstáculos, donde los españoles fueron cayendo en sus series, siendo la actuación de Martos la que mejor tiempo obtuvo (8:28:44), quedando fuera de los tiempos de repesca por tan solo un segundo, en cuya serie participaba el doble campeón olímpico Ezekiel Kemboi. El español, tercero en el último paso por meta, acabó finalmente quinto. Merzoughi, a 37 segundos de su mejor marca del año, hizo decimoquinto y el pundonor de Carro le llevó a esprintar cuando iba último de su serie y entrar en meta con 8:53:17.

Por su parte Asenjo, en disco, cayó eliminada después de dos lanzamientos de 56.94 y 56.22 metros y un tercero nulo, al no superar el corte establecido en 62 m.

Exhibiciones de Jebet en 3000 obstáculos y Rudisha en 800

Ruth Jebet, nacida keniana y nacionalizada bahreiní desde 2013, ofreció la primera de las exhibiciones de la jornada al lograr el oro olímpico rozando el récord mundial (Galkina, 8:58.81) con 8:59.75. Carreron en solitario desde el fuerte ritmo impuesto en el kilómetro dos de carrera, que la llevó a pasar en 3:05.93 el primer mil, en 6:00.06 el segundo y con una veintena de metros en el último kilómetro sobre sus rivales kenianas llegó hasta la meta con ocho segundos de ventaja sobre la campeona mundial Jepkemoi (9:07.12), en una mañana de sofocante calor y fuerte humedad (65%), que endureció aún más el 3000 obstáculos. En la última vuelta la estadounidense Coburn cazó a una de las kenianas (Chepkoech) y se llevó el bronce, estableciendo, con 9:07.63, un nuevo récord de Estados Unidos.

En la penúltima final de la lluviosa noche de Río, culpable de la ausencia de público, David Lekuta Rudisha entró en la historia de los dobles oros olímpicos de 800, 54 años después de conseguirlo el último. Una hazaña que tan solo consiguieron Douglas Lowe, Mal Whitfield y Peter Snell. El keniano, recordman del mundo (1:40.91) en Londres 2012, marcó un tiempo de 1:42.12, dominando la carrera desde la entrada en la calle libre, donde había pujado por la posición con su compatriota Alfred Kipketer. A falta de 300 Rudisha metros tomó la cabeza de carrera que no dejaría hasta entrar en meta por delante del argelino Makhloufi, plata con 1:42.61, y del estadounidense Murphy, que con 21 años sorprendió a todos con su bronce (1:42.93), ya que partía con la marca más baja de todos los participantes.

La final de 400 m femeninos, última de la noche, dejó como vencedora a la bahameña Shaunae Miller (49.44) tras lanzarse en plancha para cruzar la meta y superar a su rival y favorita, la cuádruple campeona olímpica Allyson Felix, plata con siete centésimas menos. Cerró el podio la jamaicana Shericka Jackson, bronce con 48.85.

El día deparó otra gran actuación, en la sesión de mañana la polaca Wlodarczyk había batido el récord del mundo de lanzamiento de martillo en su tercer intento (82.29).

En la prueba de salto con pértiga, el brasileño Thiago Braz da Silva hizo saltar la banca logrando el primer oro olímpico para su país en atletismo desde 1984, al imponerse al gran favorito, Renaud Lavillenie, con un salto de 6,03. La final dejó gestos en el público poco habituales en una pista de atletismo, abroncando al francés para tratar de ponerlo nervioso. En declaraciones posteriores, ha criticado duramente el ambiente en el estadio: “la última vez que fue visto cuando Jesse Owens corrió en 1936”.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad