“No todo es tan bonito como el documental de Pau Dones”

Héctor Gutiérrez, un profesor universitario que perdió a su padre de cáncer, desafiará a partir de mañana un récord en el Camino de Santiago (776 km corriendo a pie en menos de 6 días y 10 horas) para recaudar fondos frente al cáncer.  “Es un viaje a lo desconocido”, admite

Los héroes nunca presumen, pero es difícil no presumir de ellos.

Les voy a presentar a Héctor Gutiérrez: un hombre de 37 años nacido en Zaragoza en 1983.

Hoy, a las dos y media, cuando termine la clase en la Universidad de San Jorge, se montará en la furgoneta camino de Saint Jean Pied de Port.

Héctor es profesor de psicología del deporte en la Universidad San Jorge de Zaragoza.

A partir de mañana, tendrá 6 días y 10 horas para batir corriendo el récord de Miguel Mataix en el Camino de Santiago: le debería salir una media de 120 km diarios.

– Es una barbaridad -acepta él mismo.

¿El motivo?

¿Su ego? 

Qué va.

Algo infinitamente más importante: el cáncer.

Recaudar fondos para luchar frente al cáncer infantil.

Pero ¿cómo esto se le puede ocurrir a un profesor universitario?

– Soy un fanático del deporte -se define a sí mismo.

Recuerda que empezó en el kárate “a los 5 años” y compitió en categoría nacional “hasta los 25. A los 16 fui campeón de España en categoría cadete”.

Hoy, antes de partir, volverá a acordarse del karateca que fue.

– Quizás desde el punto de vista fisiológico no se parezca en nada. Pero el kárate es un deporte en el que la competición más importante es una o dos veces al año y te tiras meses y meses pensando en ella, justo lo que me pasa a mí ahora.

– Se trata de un reto en el que no hay referencias cientificas -añade-. Es un viaje a lo desconocido: tengo previsto hacer 10 km por hora. Es mi compromiso. Creo en lo posible. Mis últimos rodajes han sido a 5’15” sin ningún problema.

Y todo empezó en una conversación familiar en el Puente de la Constitución hablando en casa del Camino de Santiago, que su padre hizo poco antes de morir de cáncer, y de repente a su madre se le ocurrió decir:

– ¿Y esto no será bueno para recaudar fondos contra el cáncer?

Y Héctor se puso a pensar:

– Antes de las campanadas, lo habré decidido -le contestó a su madre.

Recordó entonces que él lleva “32 años entrenando” y que hace diez que entrena “deporte de larga duración”.

Y se puso manos a la obra.

– Yo estoy un poco loco y cuando lo comenté en la Universidad me dijeron: “¿pero no se te ocurrirá hacerlo solo?”

Hoy, Héctor partirá hacia Saint Jean Pied de Port en una furgoneta donde, aparte de los cámaras, le acompañarán Pablo, el entrenador; Rita, la fisioterapeuta; Gabriel, el nutricionista y Carlos, que lleva la comunicación y redes sociales.

– Llevamos ya 3.000 € recaudados a través de la página de la asociación española frente al cáncer -cuenta orgulloso.

– Hemos hecho una colección de ropa con los dibujos que hicieron los niños que estaban ingresados en el hospital Miguel Servet de Zaragoza y les dijimos que si pintaban en una piedra tendrían superpoderes. Y entonces cada uno contó su historia. Y, ¿sabe?, a algunos de esos niños les dieron un mes de vida y ahí siguen. No puedo disimularlo. Me emociono al contarlo.

– Y nosotros al escucharle -le digo.

– Gracias.

– ¿Está nervioso?

– Hago por estar tranquilo -contesta.

– Va a haber mucho dolor, muchos imprevistos, muchos momentos en los que me quiera retirar -admite.

La primera etapa (mañana) será de 113 kilómetros a una media de 6min/km.

– Llegaremos a Estalla (Navarra).

– Pegaremos bocados al mapa. Cada día dos provincias. De hecho, al quinto día estaremos en Galicia.

Héctor ha entrenado una media de 140 km semanales. Pero hubo semanas de 250 km y en un solo día llegó a meter 115 sin sentarse en ningún momento.

O 200 en cuatro días.

– He aprendido a ajustar el ratio entrenamiento / descanso, a correr más lento y a no exceder el límite de fatiga -razona.

He protegido las articulaciones “haciendo mucho entrenamiento de fuerza” para que el impacto se lo lleve el músculo “y no el hueso”.

– Haz lo que quieras pero no pierdas más peso -le dijo un día Gabriel, el nutricionista.

Desde Navidad, Héctor sólo ha perdido 2,5 kg. Pero ahora mismo solo tiene un 7% de porcentaje de grasa (increíble en un hombre de su edad).

– El sistema digestivo no tiene capacidad de ingerir todo lo que gasta. No es fácil comer todo lo que hay que comer. Es más, estoy aborrecido de comer tanto: le hablo de seis o siete plátanos al día, de seis o siete litros de agua, de dos o tres bocadillos y luego cenar.

– ¿Se siente usted una estrella?

– No, de ninguna manera, pero sí me considero un privilegiado: tener a tanta gente trabajando para mí.

– O trabajando para derrotar al cáncer.

– Hace años leí que en mi generación uno de cada siete padeceriamos algún tipo de cáncer. Desde entonces, entiendo que debemos poner todo lo que podamos de nuestra parte. Yo lo viví con mi padre, como se quedó él y como se quedó la familia.

– No todo es tan bonito como el documental de Pau Dones -argumenta.

– Me alegro que él lo viviese de esa manera. Es fantástico. Pero la realidad no siempre es así. Si te coge con 40 años como autónomo habiendo cotizado la base minima…, ¿cómo te lo tomas? ¿Y cómo se queda tu mujer? Y si tienes hijos ten por seguro que no te van a olvidar nunca.

– Soy padre -insiste Héctor Gutiérrez-. Mi hijo tiene 5 años y medio y cada vez que hablo de esta enfermedad se me ponen los pelos de punta.

De ahí que sea capaz de enfrentarse a este inmenso desafío.

– No tengo ego suficiente para batir ese récord. Es la causa lo que me mueve.

Y se reafirma:

– No soy corredor, soy profesor. Hoy doy mi ultima clase y, nada más que termine, me iré y no se me olvidará nunca que la  Universidad ha apostado por esta idea y que la acogió con los brazos totalmente abiertos.

Pero el cáncer tiene la culpa.

El cáncer es una enfermedad que nos une y que es capaz de encontrar a gente como Héctor Gutiérrez.

Un hombre que nunca olvidará que su padre murió de cáncer.

Y eso hace mucho, mucho daño.

 

Comparte
Publicado por
Alfredo Varona

Artículos recientes

McLaughlin y la revolución del 400 vallas femenino

Sydney McLaughlin nació un año antes de la disputa de los Juegos celebrados en la…

27 julio 2021

El olímpico británico Harry Coppel se parte dos dientes entrenando para Tokio

Infortunio para un miembro del equipo olímpico británico. Un contratiempo que, eso sí, no le…

26 julio 2021

Kilian Jornet desvela su calendario de carreras para este 2021

El mejor corredor de montaña de la historia está con ganas y motivación. Y esa…

26 julio 2021

Este es Fernando Carro: “Si lo doy todo en Tokio, lío una gorda que te mueres”

"Ojalá pueda darlo", remarca Carro, a los 29 años, en un año que ha sido…

26 julio 2021

La revolución de los 400 metros vallas (I): Warholm vs. Benjamin

El noruego Karsten Warholm (28-2-96) y el estadounidense Rai Benjamin (27-7-97) deberían protagonizar en los…

23 julio 2021

Cómo eliminar la grasa en las axilas sin pasar por cirugía

Abscesos, bultos, pliegues, rollitos o michelines de las axilas. Puedes llamarlos como quieras, pero no…

23 julio 2021