Inicio Entrevistas No es un error que un atleta no quiera estudiar, ¿y los...

No es un error que un atleta no quiera estudiar, ¿y los africanos? 

Antonio Serrano relata su experiencia con Ouassim Oumaiz, un talentazo de 21 años que se ha negado a estudiar porque no le gusta. “Tiene ese don para correr y quiere trabajarlo al máximo”. 

En Nochebuena recibí esta fotografía de Antonio Serrano.

Tenía en casa a Ouassim Oumaiz: los dos solos.

La residencia Blume había cerrado sus puertas en los días de fiesta.

La fotografía me dio que pensar: hacía tiempo que no me acordaba de Ouassim, un atleta que no deja indiferente a nadie.

¿Qué es de su vida? ¿Cómo le va?

El día que escribí en esta web que, para mí, Carlos Mayo se ha consolidado este año como el mejor fondista de España  Antonio Serrano me rebatió por whattsap, “me parece que te has olvidado de Ouassim pero tú eres muy libre”.

No pasó nada.

Escribir tiene eso: no puedes estar de acuerdo con todo el mundo.

Sí es cierto que Ouassim hizo este verano (un verano magnífico para él) mínima olímpica en 5.000 en la Diamond de Mónaco: 13’13″(impresionante).

Ouassim es un atleta de 21 años que realizó este verano “el primer verano de su vida como senior”, reivindica Serrano. “El anterior estuvo lesionado”.

– ¿Qué le parece entonces si le anunciamos como favorito para la San Silvestre? -le pregunto al entrenador.

– No sabemos el cartel.

– ¿Y entre los atletas españoles porque, excepto Mayo, van a estar todos?

– Tú verás.

– ¿Cómo va?

– Está bien pero nuestro objetivo es la pista cubierta este invierno: el 3.000 de la pista cubierta -matiza-. Si solo hubiera preparado la San Silvestre hubiese hecho entrenamientos más largos.

– ¿Y qué entrenos ha hecho?

– 3×2.000 a 5’28” con 2 minutos de recuperación y otro día que hizo 6×500 a 1’15” acabando el último a 1’13” y 6×400 a 1’00” y el final en 55.

El día de Navidad Ángel Cano, el ex consejero delegado del BBVA, se acercó a verles entrenar al parque de La Bombilla por la mañana.

– Te veo en la San Silvestre, Ouassim…. -le empezo a decir Ángel Cano.

– No me presiones al chaval que solo tiene 21 años -le cortó entonces Serrano.

– Es la primera vez que va a hacer esta carrera – insistió.

Antonio Serrano lo ha tenido en su casa estos días lo que va más allá de compartir mesa y mantel.

Una de las cosas que hizo fue ponerle el vídeo del 10.000 de los Bislett Games de Oslo del 91, quizás uno de los 10.000 más espectaculares de todos los tiempos.

Lo ganó Khalid Skah a Salvatore Antibo en la última recta con 27’22” tras pasar el 5.000 en 13’27“con los hermanos Castro al mando en una endemoniada carrera que iba a tirones.

-Aceleraban y se paraban -recuerda Serrano y esa es la razón por la que puso de ejemplo esa carrera a Ouassim.

-Si hubieran ido a ritmo podían haber batido el récord del mundo. Pero con esa carrera yo quería demostrarle que es un error invadirnos por lo que pasa en esta época en la que solo parece que importan los récords y no importa quién gana ni cómo se gana. No estoy de acuerdo.

De hecho, vuelve a recordar el 10.000 de Oslo del 91.

– 25.000 personas en la grada aplaudiendo a rabiar lo que habían visto y no habían visto ningún récord del mundo.

Ouassim es atletismo las 24 horas del día.

– Ouassim tiene que saber estas cosas -razona Serrano.

Ouassim ha entregado toda su vida al atletismo.

– No, no estudia nada. No le gusta y cree que no vale para estudiar y está convencido de que debe trabajar ese don que tiene para correr, de que esa es su apuesta.  ¿Por qué va a ser un error? ¿Y los africanos? ¿Qué hacen los africanos? -pregunta.

– ¿No estudiar nada a los 21 años no es un error?

– No tiene por qué. No todo es blanco o negro. Ahora, Ouassim tiene esta posibilidad con el atletismo. Si sale saldrá y sino sale ¿quién sabe lo que puedepasar en el futuro?, tranquilos, ya se verá. No todas las vidas  son iguales. De hecho, ahora se ha matriculado para sacarse el carnet de conducir y hay que sacar el teórico y le cuesta mucho con el libro.

Ouassim está en su habitación: descansando, probablemente viendo alguna serie en inglés en Netflix.

– Se defiende más o menos con el inglés.

Sueña, por encima de todo, con el atletismo. Su padre fue un atleta de 1h01m en media. Él, antes de lesionarse, fue campeón de España de cross en Cáceres con una autoridad descomunal.

En el mes de noviembre estuvo concentrado con su padre en el Atlas de Marruecos en la altitud hasta que llegó el mal tiempo.

Volvió a Madrid y aquí está:

– Si tiene que llegar llegará. Pero lo importante es que vaya cogiendo experiencia. La experiencia no solo es buena para el atletismo sino también para la vida -insiste Serrano.

El atletismo es dificil.

– Todo es difícil pero él tiene ese don para correr.

Y claro que le ha dicho:

– ¿Y si esto no sale, Ouassim?

– Pues trabajaré como mi padre (trabaja en el Chiringuito de Ayo, el de ‘Verano Azul’) pero quiero intentarlo a fondo en el atletismo.

– ¿Qué va a ser difícil? Ya lo sé.

Quizás en unos meses vaya a entrenar a Uganda con Cheptegei: allí se dará aún más cuenta de todo lo que le queda.

O cuando se comunica por whatsapp con su amigo Kiplimo: otro mundo.

Ouassim aún no es mediático:

– ¿Cómo va a serlo? -pregunta Serrano-. ¿Qué ha ganado hasta ahora? No tiene ninguna medalla en nada.

– Nuestro objetivo es el 3.000 del Europeo de pista cubierta de este invierno -añade-. Pero antes de pensar en él debemos clasificarnos y nos lo tendremos que jugar con seis o siete atletas que nos pueden dejar fuera: Carro, Mechaal, Abadia, Ramos… ¿Quién dice que Fontes no se apunte a esta distancia? No quisiera dejarme fuera a nadie.

En cualquier caso, como escuchamos tantas veces, el tiempo dirá.

Es la mejor manera que se le ocurre a uno de terminar esta historia.

Con esa idea no te equivocas nunca.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad