New Balance Fresh Foam Beacon 2

New Balance Fresh Foam Beacon 2

Compartir
New balance Beacon 2 review

Análisis y características de New Balance Fresh Foam Beacon 2, la nueva entrega de este modelo de running con una gran y suave amortiguación y que se encuentra a medio camino entre una zapatilla de entrenamiento diario y una zapatilla mixta. Una muy buena amortiguación, combinada con una ligereza y flexibilidad excepcionales ayudan a que sirva tanto para una cosa como para la otra. Pero con matices: dependiendo del tipo de perfiles de corredores y corredoras.

En todo caso estamos ante un modelo que sorprende no sólo por aspectos como la ligereza o la amortiguación, sino también por un upper optimizado respecto a la primera entrega de Beacon. Uno de los elementos más llamativos en ese sentido lo apreciamos en el talón, con una altura y curvatura que permitirá calzarse y descalzarse más cómoda y rápidamente.

Recursos como desestructurar el talón, eliminar al máximo la goma sólida (y pesada) de la mediasuela (gracias a la tecnología Ground Contact) y otros detalles, son los que llevan a unos miserables 218gr de peso para la zapa de hombres y 188gr para la de mujeres. Vamos a ver cómo lo logra New Balance.

Análisis New Balance Fresh Foam Beacon 2

MEDIASUELA Y SUELA

La mediasuela de Fresh Foam Beacon 2 está construida con un único material y de una sola pieza. La marca americana se despoja de elementos auxiliares como sí utilizan otras marcas. Esto lo logra trabajando mucho el diseño, aparte del propio material.

El compuesto utilizado es Fresh Foam Ground Contact, que es una variante del Fresh Foam original. Lo que hace aquí New Balance es adicionar goma solida en la solución para lograr una espuma homogénea que, gracias precisamente al aditivo de caucho, se puede utilizar también como suela.

Esta mediasuela no sólo recibe goma sólida, también una porción de EVA inyectada y lo que al final resulta es un compuesto capaz de amortiguar, ser firme, reactivo y durable. Como explicábamos en la primera versión de Fresh Foam Beacon, este es un recurso que ya se ha utilizado antes en zapatillas mixtas, y también en alguna de competición, donde es importantísimo reducir el peso aunque sea sólo en unos gramos.

En definitiva, Fresh Foam Ground Contact es el doble de resistente que un Fresh Foam normal, con lo cual garantiza tener mayor durabilidad.

La mediasuela de esta Beacon 2 muestra también unas figuras hexagonales que tienen que ver mucho con el control de la pisada. Que tengan esta forma y, sobre todo, que sean cóncavas o convexas va a incidir directamente en cómo se gestiona la pisada y su transición. Así pues, unas formas hexagonales cóncavas por el exterior van a ayudar a que se suavice ese primer impacto del pie contra el suelo, mientras que las formas hexagonales convexas de la cara interna del tobillo van a ayudar a mantener estable la pisada, justo al inicio de la transición.

El drop se mantiene respecto a la primera versión, quedando en apenas 6mm. Lo hace gracias a unas alturas de la mediasuela de 26mm desde el talón con respecto al suelo y de 20mm desde la base de los metatarsos, a su vez.

Si giramos la zapatilla y la observamos desde la suela, es fácil ver que prácticamente toda es del material Fresh Foam Ground Contact. Las únicas partes donde hay refuerzo de goma sólida son las de máximo desgaste: el talón y la zona metatarsiana donde transcurre el dedo gordo. Se llaman Small Rubber Lugs (de color negro en las fotos) y al ser más pesadas que el Ground Contact sólo las vemos en esos puntos debido al esfuerzo de New Balance en ofrecer en este modelo en concreto, un producto ligero por encima de todo.

Se mantiene el diseño en hexágonos, aunque van variando de tamaño e inclinación dependiendo de si la zona ha de soportar más el peso o ha de agarrarse más. Estos hexágonos en la suela permiten que se pueda traccionar bien en cualquier dirección, con lo que si se van a utilizar en actividades donde la carrera requiera de giros o cambios de dirección, van a agarrarse de lujo.

UPPER

En el upper, o corte superior, de New Balance Fresh Foam Beacon 2 es donde realmente apreciamos cambios. La malla es de ingeniería y está dividida en dos grandes zonas: la trasera, que envuelve al talón y el resto, que va del mediopie hasta la puntera.

La parte trasera se distingue a primera vista sobre todo por el cambio de color. Aquí es una malla muy cerrada, aunque no importa dado que la función principal en esta zona no es la de la transpirabilidad, sino la de contener y estabilizar al tobillo. Aún así está muy desestructurada como consecuencia de la reducción de peso. Así, la propia malla, con refuerzos de espuma más o menos densa, van a ser toda respuesta a los impactos que se den aquí al correr.

Esto es fácilmente comprobable presionando con los dedos porque la zapas mucho más estructuradas y pensadas, sobre todo para gente de pesos altos o muy altos, incorporan piezas rígidas para contener al pie. En Beacon 2 no es así. New Balance deja ese trabajo a otros modelos suyos que ya controlan mejor este punto, como son New Balance 880, o New Balance Fresh Foam 1080, capaz de trabajar para quienes tengan mucho peso.

El talón está coronado por una elongación del material para ayudar tanto a calzarse como a descalzarse. Quienes suelan tener problemas en ese trámite de introducir el pie en la zapatilla van a agradecer este recurso. También los/as triatletas, que si buscan una zapatilla amortiguada pero muy ligera y que además sea rápida de calzar, esta Beacon 2 tiene muchos números para que también les guste a ellos/as.

La malla de la zona delantera es la que tiene las aberturas más grandes para una correcta transpirabilidad. La zona de los dedos es la que más necesita ventilarse y aquí New Balance lo resuelve no sólo con la propia malla, sino con entre 50 y 60 perforaciones adicionales justo donde se ubican los dedos.

En la zona media, la “N” colabora en reforzar esta parte que recibe la tensión directa de los cordones para ceñirse bien fuerte sobre el pie. Unos cordones que sorprendentemente no están pasados por una lengüeta que está unida al cuerpo de la zapatilla nada más que por la base.

TEST/SENSACIONES

Que New balance Fresh Foam Beacon 2 es una zapatilla ligera es algo de lo que te das cuenta nada más cogerlas. Pesan menos que muchas zapatillas mixtas y menos incluso que alguna de competición, por eso se hace raro ponértelas pensando que quizás las utilices más entrenando que en otra cosa.

Al correr con ellas la sensación sigue siendo como si te calzaras unas mixtas. De hecho, parece una tontería, pero los rodajes se te van tontamente a ritmos más rápidos, aunque no los tengas pensados. Yo lo achaco al muy bajo peso que tienen. Aunque no sólo eso… la forma en la noto que entras con el pie (yo, que ya corro de metatarso), es mejor que una zapatilla de entrenamiento diario clásica. Lo digo porque he notado más la zapatilla por la parte media-delantera que por el talón, cuando normalmente la notas toda, independientemente de si vas lento o rápido.

Las sensaciones… Sí, con esta Beacon 2 creo que es muy acertado hablar del feeling que te dan, porque no es el del clásico modelo de entrenamiento muy ligero, ni tampoco la de una zapatilla mixta al uso. Con una de mis mixtas favoritas: NB 890, ya cuando me las estoy poniendo pienso en mí mismo y mis dudas existenciales de cómo de alegres voy a poder manejar los ritmos, si voy a ser capaz de mantenerlos, si voy a pinchar, etc., etc.; pero con esta Beacon 2, te las pones con la calma porque la idea con ellas es hacer un rodaje… ¡Y casi siempre acabas yendo más rápido de lo que te habías planteado! No digo que porque sean mágicas, ojo, que a más correr, más cansar… pero sí que te anima o incita a ello.

CONCLUSIÓN

Esta New balance Fresh Foam Beacon 2 es una zapatilla de entrenamiento diario, pero con vocación de ser llevada por ritmos alegres e incluso a alguna competición. Igual como su predecesora, esta Beacon 2 es una zapa extremadamente flexible, fácilmente comprobable doblándola en el propio gesto de la pisada, como retorciéndola con las manos sobre su propio eje longitudinal.

Eso sí, dada su falta de estructura en forma de refuerzos, yo la recomendaría a quienes tengan una buena técnica de carrera o estén trabajando en ello. Y quienes taloneen mucho, que piensen que el tobillo tiene menos refuerzos que una zapatilla de entrenamiento diario al uso.

Si yo buscara una zapatilla mixta, seguramente no escogería este modelo, pero si lo que quiero es una zapatilla de entrenamiento ligera, que me permita en un momento dado estrujarla, entonces ya la vería con muy buenos ojos. También la vería bien si mis ritmos entrenando son más rápidos que los de la media de corredores y corredoras. Por cierto, no la recomendaría para quienes tengan mucho peso: aligerar la zapatilla hasta bajar a casi 200gr en hombres y menos en mujeres tiene su coste en menos refuerzos para contener pesos altos o pies voluminosos en contorno. Por tanto, buena para corredores y corredoras de peso bajo, o medio como máximo.

Creo que es una zapa de esas que dan más de lo que parece a simple vista. Y también que, aunque no sea específica para triatletas, puede ser una excelente opción para ell@s por todas las características mencionadas, tanto si entrenan, como si compiten (también por la obsesión de estos deportistas con buscar pesos pluma, ya que esta Beacon 2, les puede cuadrar a ellos también).

El precio oficial de New Balance Fresh Foam Beacon 2 es de 110€-

 

Puntuación
Calidad/Precio
8.5
Diseño/materiales/durabilidad
8
Amortiguación
8.5
Grip
8
Ligereza
9,5
Estabilidad
7.5
Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad