Mizuno Wave Rider 23

Mizuno Wave Rider 23

Compartir

 

Ya tenemos todas las características de Mizuno Wave Rider 23, uno de los modelos de running más importantes, no sólo de la marca japonesa, sino de toda la parrilla de zapatillas para entrenamiento diario del mercado.

“La Rider”, que lleva dos décadas acompañando a cientos de miles de corredores y corredoras es un compendio de las mejores tecnologías de Mizuno enfocadas a quienes buscan una gran amortiguación para pisada neutra o plantillera y que además necesiten un elevado nivel de rendimiento.

Y no sólo es la amortiguación, por cierto, apuntalada en tres pilares principales como son los compuestos U4ic y U4icX más el Wave, esa pieza en Pébax tan característica de Mizuno. Además es una suela con gran agarre y adherencia y, sobretodo en esta Rider 23, un upper renovado que sólo él es capaz de rebañarle unos gramos a la excelente Rider 22, haciendo bajar el peso total de la zapatilla de los 295gr a los 290, en hombre y de los 250gr a 240 en mujer.

La gestión de la temperatura del pie también es notable en la nueva Rider, gracias a tecnologías como Mizuno Intercool o AIRmesh en un upper que además muestra un diseño cada vez más fino, más elegante, al desprenderse de refuerzos de piel sintética cosida o termosellada y aumentando los cm2 de pura malla.

Buenas vibraciones con este modelo. Vamos por partes, con los detalles.

Análisis técnico Mizuno Wave Rider 23

MEDIASUELA

La mediasuela de Mizuno Wave Rider 23 no esconde secretos respecto a su predecesora ya que utiliza el mismo esquema que tan buen rendimiento ha dado. Los de Osaka vuelven a la combinación ganadora de dos compuestos muy similares pero con un matiz suficiente como lograr la mejora: U4ic y U4icX.

El material U4iC, desarrollado y patentado por Mizuno, está situado justo bajo toda la planta del pie y a todo lo largo de la zapatilla. Este es un material un 36% más ligero que un EVA estándar. Se encarga principalmente de la amortiguación, y que ésta sea lo más cómoda posible. Para mejorar este punto, Mizuno ha añadido unas perforaciones visibles desde la suela, justo en el centro del talón aumentando la suavidad. Justo por debajo de esta zona, en forma de herradura, se distribuye el material U4iCX. También está creado por Mizuno, con posterioridad a aquél, y si bien Mizuno lo presenta como un material reactivo, la verdad es que además se encarga de mejorar el confort, aparte, obviamente de la propia amortiguación.

Entre medias de ambos compuestos se encuentra Cloudwave, el sistema de amortiguación característico de Mizuno. Cloudwave consiste en una placa de Pebax Renew, un tipo de polímero, situada bajo el talón y la zona medial del pie y que va a ser la responsable último de la amortiguación y la estabilidad de esta zapatilla. Es fácilmente reconocible porque se trata de una pieza con aspecto plástico y con forma ondulada, visible desde el talón hasta el mediopie. Wave se encarga pues de aportar mejor amortiguación, estabilidad (siendo una zapa para pisada neutra) y también respuesta, siempre de manera suave.

El drop es una de las cosas que más definen a Mizuno en general y a esta Wave Rider 23 en particular: 12mm. Digo que más definen porque en esta última década casi todas las marcas han bajado el drop medio de sus zapatillas a niveles nunca vistos antes. Sin entrar en el debate de si va antes el huevo o la gallina, sí que se puede decir que Mizuno sigue fiel a su concepto del running sin ceder a la presión del mercado. Esos 12mm se corresponden a la diferencia de alturas del talón respecto al suelo de 31mm y de 19mm en el caso del antepie.

SUELA

La suela de Mizuno Wave Rider 23 también se apoya en el gran diseño de Rider 22. Lo que en ella vemos son dos grandes zonas separadas entre sí y con diferentes funciones: El talón y el mediopie/puntera. Mizuno utiliza también en esta Rider 23 la tecnología SmoothRide que es la combinación de los materiales utilizados y el diseño cómo se distribuye para, teniendo en cuenta los movimientos del pie de aceleración y desaceleración, favorecer una pisada más flexible y fluida.

El compuesto utilizado en el talón es X10, el más resistente hasta la fecha creado por la marca nipona. X10 consiste en una goma sólida de gran durabilidad a la que Mizuno adiciona Carbono para disparar aún más esa capacidad de resistencia al desgaste y que la suela sea capaz de aguantar más kilómetros sin perder propiedades.

La zona del talón tiene forma de herradura. Esto es así porque la suela trabaja en equipo con el material U4icX de su compañera de arriba, la mediasuela. Este lugar de la suela va a ser quien reciba el primer impacto de la mayoría de corredores y corredoras que la utilicen. Su forma en herradura, junto con el hueco del U4icX va a permitir que los materiales se deformen permitiendo una mejor amortiguación y favoreciendo que, a la vuelta de los materiales a su posición provoquen un pequeño efecto rebote (más allá del que proporciona el propio material en sí mismo).

Por delante, el diseño cambia radicalmente porque aquí, aparte de la durabilidad, entran en valor otras características como la tracción, adherencia, flexibilidad y ligereza. Las ranuras de flexión transversales son las responsables de mejorar la flexibilidad. Un surco que las atraviesa desde el talón hasta la puntera es el encargado de guiar la pisada durante la transición. El taqueado no muestra agresividad toda vez que es una zapa pensada para que realice la mayor parte de su trabajo por superficies duras como el asfalto, o las aceras, o cemento, pero su diseño, con cortes para hacerla, en cierta parte, dentada, trabaja para mejorar la tracción.

El material aquí es Blown Rubber, y se encarga de mejorar la adherencia. Es un material algo más blando. Pero precisamente, y en un símil que utilizo a menudo comparándolo con los coches de la Fórmula 1: la goma blanda se enfoca para una mejor adherencia en superficies duras. Es algo menos resistente que X10, pero como he dicho, en esta parte de la suela, lo importante es la tracción (diseño) y la adherencia (material).

UPPER

El upper de Mizuno Wave Rider 23 es la parte de la zapatilla que incorpora más cambios y mejoras respecto a la versión anterior. De hecho, el upper es el responsable directo de la reducción de unos gramos tanto en la versión masculina, como en la femenina.

Uno de los recursos para ello es la no utilización de refuerzos de piel sintética en la puntera. Pero aunque ésta pueda parecer frágil, por la supuesta ausencia de refuerzos, esto no es así. Mizuno “esconde” un refuerzo fino, ligero, pero resistente para esa zona de los dedos entre el forro interior y la malla exterior. De esta forma se logra la línea suave y elegante de Wave Rider 23, pero sin renunciar al refuerzo que aumenta la durabilidad de esta zona de la zapatilla mientras protege, dedos en general y uñas en particular, de pequeños impactos al correr.

La malla, de tipo AIRmesh, está construida con dos capas toda ella sin costuras. Runbird, el logo característico de Mizuno sí que viene cosido en ambos laterales de la zapa, pero no afecta a la sensación de comodidad que busca la nueva Rider. De hecho, este logo no es únicamente un recurso estético, ya que refuerza una zona que tiene que soportar fuertes tensiones debido al trabajo de sujeción. Todo ello es DynamotionFit, la tecnología que trabaja para lograr el mejor ajuste posible.

Los cordones, planos y pasados por seis ojales dejando un séptimo disponible a gusto de quien quiera ceñir más la zapa, esconden una lengüeta muy mullida y con un útil pasador para que no se desplace lateralmente con el uso. Ya en el interior, una mullida y gruesa plantilla (5.5mm) trabaja en aumentar más si cabe un alto grado de confort.

Otro de los aspectos trabajados en esta Mizuno Wave Rider 23 es la gestión de la temperatura. La transpirabilidad de la malla se combina con Intercool, por el interior. Los materiales aquí trabajan para mantener el pie lo más fresco y seco posible durante el uso.

Ya en la parte trasera de la zapatilla, envolviendo al tobillo existe una pieza rígida no visible que se encarga de estabilizarlo en el momento de impactar contra el suelo e iniciar la rotación al inicio de la pisada. Está rematada con una marca de pintura reflectante para ser visibles en condiciones de poca luz.

TEST/SENSACIONES

Al introducir los pies por primera vez en esta Wave Rider 23 ya adviertes que poco a poco Mizuno va dejando esas firmes mediasuelas para dar paso a zapatillas muy suaves. U4ic y U4icX se perciben como más mullidos que otros compuestos utilizados en el pasado.

Esas perforaciones del material bajo el tobillo seguro que influyen en ello también. El caso es que si hace años con los ojos vendados me hubieran calzado estas Rider 23, creo que nunca habría dicho, no ya que fuera la Rider… sino que ni que fuera Mizuno.

El caso es que correr con ellas se parece mucho en las sensaciones de amortiguación a Wave Sky 3 que probé no hace mucho, aunque esta Mizuno Wave Rider 23 se nota más ágil que aquella, sin duda, además de más ligera.

La he utilizado para algún rodaje, y para algún cambio de ritmo o tirada un poco alegre y responde de lujo a ello. Incluso, aunque no la he probado en series de velocidad, se nota que van a ir bien si las uso, ya que se cogen muy bien al pie, se sienten ligeras y la suela se agarra perfectamente por cualquier tipo de superficie, incluso la tierra. No la recomiendo para quien sólo corra por tierra porque sé que el Blown Rubber se gasta antes por un terreno abrasivo que por asfalto o aceras… Pero cuando las utilizas por ese terreno, sin problemas de rendimiento, eso sí.

La sensación de uso es, sobre todo, cómoda, tanto de amortiguación como de sujeción. No hay apreturas por ningún lado. La única peguilla, por decirlo así, es que la lengüeta es tan mullida que en los primeros usos tienes que ir apretando algo más de los cordones cada vez, desde la parte baja hacia donde se hace el nudo hasta que la lengüeta se ha aplanado lo suficiente en la adaptación al contorno del pie. Me refiero a los tres-cuatro primeros entrenos, no más.

CONCLUSIÓN

Mizuno Wave Rider 23 es una zapatilla de entrenamiento diario para pisada neutra o plantillera y enfocada a corredores y corredoras que busquen tanto buena amortiguación como un gran rendimiento de la zapatilla. Le van a sacar partido quienes van más allá en cuanto a nivel de tecnología y en exprimir a una zapatilla de entrenamiento diario rápida.

La mediasuela incorpora varias soluciones tecnológicas punteras, como los materiales U4ic y U4icX y la pieza Wave, construida en Pébax. Juntos proporcionan una de las mejores amortiguaciones del mercado. Por abajo, la suela utiliza los dos mejores compuestos de Mizuno: X10 y Blown Rubber, para una combinación ganadora de tracción, adherencia y durabilidad. Y por arriba, el renovado upper mejora en cuanto a ligereza a su predecesor con un aspecto fino como nunca antes había tenido la Rider.

El drop de la zapatilla es de 12mm en base a unas alturas de mediasuela de 19/31, mientras que el peso es de 290gr en el acabado de hombre y 240gr en el de mujer.

Precio Mizuno Wave Rider 23

El precio oficial de esta Mizuno Wave Rider 23 es de 150€.

Puntuación
Relación calidad/precio:
8.5
Diseño/Materiales/Durabilidad
8.5
Amortiguación
8.5
Grip
8.5
Ligereza
8.5
Estabilidad
8.5
Compartir

Te puede interesar...

2 Comentarios

  1. Estoy buscando unas zapatillas. Me gustaría unas zapatillas para correar 5km o 10km, mixtas, para competir y entrenar a un ritmo de 4min/km o 4:15min/km sobre asafalto (tengo otras zapatillas para entrenos mas largos y lentos) . Soy hombre, de unos 66kg, soy pronador moderado, no usaría plantillas y mi entrada en la pisada es de talon.

    El arco de mi pie es “normal”, en la parte delantera es algo ancho, aunque no es necesaria que sea una horma 2e, si que me gustaría que fuera una zapatilla comoda en ese sentido.

    ¿Qué opciones de zapatillas me recomienda? No tengo prioridad por ninguna marca.

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad