Las 10 mentiras sobre el running que te gusta contarte antes de...

Las 10 mentiras sobre el running que te gusta contarte antes de ir a dormir

Compartir
menriras running dormir

Los corredores mentimos más que hablamos, es nuestra esencia popular, lo llevamos en nuestro ADN. En estos tiempos de la potsverdad y las fakenews nos movemos como peces en el agua.

Aunque esta vez no vamos a tratar de las mentiras que contamos a los demás (que si estoy medio lesionado, que si entreno poco, bla bla bla…) si no sobre las que nos contamos -y nos repetimos- a nosotros mismos muchas veces:

Correr me da la felicidad

El runner’s high y esa sensación de euforia que nos invade después de un buen entrenamiento. Tenemos las endorfinas desatadas provocándonos una buena dosis de “felicidad” que nos ayuda a estar más positivos en nuestro día a día. Pero como diría Spiderman “un gran poder conlleva una gran responsabilidad” por lo tanto, no deberíamos ser demasiado esclavos emocionales del running.

La clave es buscar otras fuentes que nos aporten felicidad y al mismo tiempo una estabilidad emocional necesaria para cuando no podamos correr por cualquier razón, ya sea por lesión, falta de tiempo o desmotivación. Sin dramatizar en exceso, el correr te aporta felicidad pero también puede llegar a hacerte sentir lo contrario.

No volveré a correr un maratón

Todo un clásico, te vas a correr el maratón de Sevilla 2019 y acabas destrozado, físicamente y mentalmente. Te repites una y otra vez que vas a estar mínimo dos o tres años sin correr ninguno más. En el vuelo de vuelta a casa en tu grupo de whatsapp de runners ya hna cambiado el asunto por “Maratón de Barcelona 2020

Necesito comprarme ese reloj para poder entrenar mejor

No, no lo necesitas. Vas a entrenar igual de rápido o de lento con un reloj diferente al que llevas puesto. Vale, no es último modelo pero funciona ¿verdad? ¿cuantas veces has usado todas la funcionalidades que lleva incorporado? mmm… ¿te has leído ni tan siquiera el manual?. Te lo vas a comprar, vas a seguir saliendo poco a correr y encima vas a conseguir que te aumente la desmotivación.

Piensa diferente, quema etapas, consigue un objetivo y gánate el reloj. Que sea un premio más que un lastre.

En la próxima carrera saldré más lenta

Has reventado en la última carrera que has corrido. Los últimos kilómetros han sido una agonía. Otra vez has salido demasiado rápida ¿te has dejado llevar por la fuerza de la adrenalina?.

A veces, por más que quieras controlarte o intentar regular, la falta de conocimiento de tu propio cuerpo y ritmo puede ser la causante del desaguisado al llegar a meta. ¿La solución? llevar un plan de entrenamiento para correr con sentido común que te enseñe a conocerte como corredora, a llevar ritmos controlados y a saber donde están tus límites en carrera.

Soy trailrunner

No, no lo eres.

Sales a correr por el bosque, por los parques de tu ciudad y entrenando por montaña no pasas de los 500 metros de altitud como mucho. Según tus propias palabras, te has cansado de “ser esclavo del reloj y de las marquitis del asfalto”.

Posiblemente no sea la mejor de las razones para impulsarte a migrar tus zancadas hacía la montaña. A veces una frustración por una mala planificación o por no tener suficiente paciencia y constancia para conseguir mejorar tus marcas, te puede llevar a la montaña sin tener la suficiente preparación y la mentalidad adecuada para afrontarla en las mejores condiciones.

Para ser un trailrunner primero te tiene que gustar la montaña y segundo ser muy conscientes que no deja de ser un medio más hostil para el que necesitarás una preparación específica para conseguir con éxito la transición.

La cerveza va bien para después de correr

La cerveza hidrata y tal, pero vaya, que lleva normalmente una media de 5% de alcohol. Una caña después de correr no va a perjudicarnos pero de ahí a beberse tres o cuatro o una jarra XXL ya es otra cosa. Nos vamos a deshidratar, a gusto, pero a deshidratar.

Desde LBDC no vamos a decirte “las cervezas que te tienes o no te tienes que beber“, xD pero vaya, bébetelas a gusto pero de ahí a decir que va bien…

Y si no puedes vivir sin ella siempre te quedaran las beermile.

Compito contra mi mismo

“Me da igual como quede respecto a mi grupo de entreno”, “no me importa si gano o no a esa compañera de trabajo que me cuenta sus hazañas en la máquina de café”. Ok, vale, pero una vez ya en el bar frente al bocadillo y la cerveza (una hemos dicho que vale), lo primero que haces es consultar la clasificación con el móvil y compararte con el resto de tus compis.

La naturaleza de la competición es hacerlo contra los demás. Y no es de mala persona compararse y fijarse en compañeros que tienen un nivel parecido al tuyo, la rivalidad bien entendida es un plus de motivación para seguir entrenando.

Me gusta correr con lluvia

Como frase para el Instagram es ideal. Salir a correr con lluvia un día o dos está muy bien, es divertido, rompe la monotonía y te hace más fuerte mentalmente. Pero ya es otra cosa muy distinta cuando el mal tiempo se alarga más de lo normal, la voluntad flaquea y el malhumor aparece.

Me gusta correr con lluvia, pero si puedo escoger… me gusta más correr sin ella.

Mi motivación me hace llegar más lejos

Correr motivado es esencial para mantener la constancia, pero lo que te puede hacer llegar lejos (correr más kilómetros, bajar peso, conseguir una marca, etc…) va a ser el hábito, la rutina y el entrenamiento adecuado.

Solo con motivación se pueden hacer locuras sin sentido. Un corredor motivado con unos buenos hábitos establecidos es una máquina perfecta de sumar kilómetros, que le hará mejorar día a día, sin prisa pero sin pausa.

La próxima vez iré al fisio antes de lesionarme

Las lesiones a veces son pequeñas molestias que acaban derivando en problemas mayores por el hecho de no parar a tiempo. ¿Cuantas veces nos hemos dicho una vez ya lesionados que cuando nos recuperemos visitaremos al fisio una vez cada 15 días? ¿Cuantas veces lo hemos llevado a la practica?

Prevenir antes de curar, la máxima tan fácil de entender pero tan difícil de cumplir.

¿Te has sentido identificado con alguna?

Si no te has sentido identificado con ninguna de estas mentiras, ¡enhorabuena! eres un corredor raro, pero honesto contigo mismo 🙂

Buenas noches y ¡ah! mañana no me digas que te gustar madrugar para salir a correr porque no es verdad, y lo sabes.

Compartir

Te puede interesar...

2 Comentarios

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad