“Me ha costado 12 años”. La lección de perseverancia (y éxito) de la noruega Grøvdal

Hasta ahora la turca Yasemin Can se había mostrado imbatible en el Campeonato de Europa de Cross. Hoy podía convertirse en la segunda corredora de la historia del campeonato en conseguir cinco títulos consecutivos, emulando al ucraniano Sergey Lebid, que ganó entre 2001 y 2005.

El reto para mantener ese reinado en el barro del circuito del Sport Ireland Campus de Fingal (Dublín) era mayúsculo. La alemana Klosterhalfen partía como la gran aspirante a derribar el trono, tras haberse llevado el sub20 en 2015 y 2016 y la plata individual en el sub23 en 2017, después de cuatro años alejada del campo a través. Había dejado muy buenas sensaciones en la prueba clasificatoria en Pforzheim hace unas semanas, donde ganó por más de 30 segundos a Alina Reh. Llegaba a conciencia a la prueba después de estar entrenando en Londres, en presencia de Sonia O’Sullivan, campeona mundial de cross en 1998.

También aparecía en las apuestas la sueca Meraf Bahta, suspendida por dopaje en 2019, que ya sabía lo que era ganar el bronce en 2014 y la plata, detrás de Can, en 2017.

12 años después se lleva de nuevo el oro en Dublín

Y, como no, la gran protagonista de la historia de hoy, la noruega Karoline Bjerkeli Grøvdal que con cuatro medallas de bronce en categoría senior entre 2015 y 2018 y la plata en Lisboa 2019, era sin duda un valor seguro aunque el oro parecía algo lejano. Se retiró en la prueba de 10.000 metros de Tokyo y llegaba al campeonato después de entrenar en altura, en las montañas de Arizona. Y, un dato más importante, Grøvdal ya se había proclamado campeona de Europa de cross en categoría sub20 pero doce años antes, en un campeonato que casualmente también se celebró en Dublín.

Ya en carrera Bahta, Klosterhalfen, Can, la sueca Mengsteab y la israelí Teferi se pusieron en cabeza seguidas a unos metros por Grøvdal y la británica Jessica Judd. En el 3km Grøvdal contactó hábilmente con el grupo de cabeza, mientras que el grupo iba perdiendo corredoras. Con Klosterhalfen acelerando, Bahta y Grøvdal aguantaron el pulso hasta que la alemana no pudo más, cayendo en las redes de sus perseguidoras en los metros finales, Judd y Alina Reh (3ª).

12 años después, y con cinco medallas de plata y bronce consecutivas entre medio, el mano a mano se resolvió a favor de Grøvdal para coronarse como campeona de Europa de cross femenino esta vez en categoría senior con un tiempo de 26:34, consiguiendo un doblete histórico para el país nórdico.

Comparte
Publicado por
LBDC