¡Soy cuarentón y me duele la cadera al correr!

¡Soy cuarentón y me duele la cadera al correr!

Compartir
Dolor de carrera al correr

Hola corazones … digo, corredores, ¿tenéis 40 tacos? ¿os duele la cadera al correr? y ¿ese dolor se dirige la hacía la ingle y muslo?. Podríais tener un “impingement” de cadera. Este término, generalmente empleado en política (¡vade retro Satanás!), también se emplea cuando nos referimos a pinzamientos o pellizcos de algún tejido cercano a las articulaciones.

El impingement de cadera también se conoce como pinzamiento femoroacetabular, atrapamiento femoroacetabular o choque femoroacetabular. Éstos son algunos de los mil y un nombres que se le da a esta patología de cadera tan de moda últimamente. Pero para entender qué es y cómo se da el impingement de cadera empecemos con una pequeña clase de anatomía.

La cadera está formada por la cabeza del fémur, de forma convexa, que se introduce en la cavidad acetabular o acetábulo del hueso coxal, de forma cóncava. La articulación de la cadera es una enartrosis de tipo diartrosis, es decir, sus superficies articulares son esféricas y permiten una gran gama de movimientos en el espacio.

Entre la cabeza femoral y el acetábulo se encuentra el labrum, una estructura fibrocartilaginosa con la que se une al acetábulo, y cuya función biomecánica es la de facilitar un efecto sellado sobre la cabeza del fémur para estabilizarla.

La cabeza femoral y el acetábulo son estructuras que encajan perfectamente, adaptándose la una a la otra y aportando gran estabilidad a la articulación de la cadera, por lo que juegan un papel fundamental en el aparato locomotor.

Dolor de cadera al correr
Anatomía de la cadera

Ahora que somos expertos en anatomía de la cadera, podemos decir que el choque femoroacetabular es una alteración de la biomecánica normal de la articulación de la cadera provocada por un pinzamiento entre la cabeza del fémur y el acetábulo.

Esta patología se da principalmente por dos factores, una anatomía propia y exclusiva de la morfología ósea de cada persona, vamos, que lo traemos de serie (¡gracias mama!), unido a una demanda mecánica que aumentará las fuerzas de compresión y cizallamiento en el reborde acetabular, lesionando primero el labrum y luego, provocando una degeneración que condenará a la articulación hacia el desarrollo de la temida palabra; artrosis.

El corredor afectado de pinzamiento femoroacetabular suele referir un dolor en la cadera que se irradia hacia la zona de la ingle y la parte anterior del muslo, limitando las actividades deportivas que implican periodos prolongados de marcha, carrera o incluso sedestación.

Existen tres tipos de atrapamiento femoroacetabular, el tipo CAM, cuando el culpable es el volumen irregular de la cabeza del fémur, el tipo PINCER, cuando la culpa es del acetábulo, que aparece más grande de lo normal, y por último un tercer tipo formado por una combinación de ambos.

dolor-de-cadera-al-correr-002
Lesión tipo CAM (www.clinicacemtro.com)
dolor-de-cadera-003
Lesión tipo PINCER (www.clinicacemtro.com)

 Es una patología que se está diagnosticando desde hace relativamente poco y no existe aún mucha evidencia científica que relacione el tipo de pisada con la aparición del choque femoroacetabular, al ser principalmente por causa anatómico-morfológica (como hemos visto anteriormente), pero en nuestra práctica clínica diaria la mayoría de corredores afectados por esta lesión presentan un alto grado de pronación en carrera (habrá que investigar más y mejor).

Según las últimas publicaciones sobre esta patología, el atrapamiento femoroacetabular se está convirtiendo en las causas más frecuentes de dolor en la cadera en deportistas jóvenes. Es importante realizar un buen diagnóstico diferencial con otras lesiones de cadera ya que el pinzamiento femoroacetabular se está diagnosticando en exceso, y hay otras muchas patologías de cadera que pueden ocasionarnos problemas (síndrome piriforme, cadera en resorte, bursitis trocantérea, bursitis del psoas, osteopatías del pubis, hernias inguinales, tendinitis de isqiotibiales, etc.).

Los  afectados suelen ser deportistas jóvenes o de mediana edad que practican fútbol, danza, artes marciales y otros deportes de carrera en los que hay movimientos repetitivos del miembro inferior con impactos continuos en posiciones extremas de flexión articular. Cuando se padece un atrapamiento femoroacetabular, la movilidad de la cadera se ve reducida principalmente en los movimientos de flexión, rotación interna y aducción. Pueden aparece incluso sobrecargas del psoas o problemas relacionados con los aductores.

Aunque no es una lesión típica ni particular del corredor habitual, los gestos propios de la práctica del running pueden acrecentar los síntomas y el dolor, y consecuentemente acelerar los procesos artrósicos de la articulación de la cadera provocando que el paciente termine pasando por quirófano antes de cumplir los 50 años.

Una vez presentada la lesión del pinzamiento o choque femoroacetabular, hablaremos en sucesivas entradas de cómo prevenir esta lesión y cómo podemos tratarla para que poder seguir disfrutando de nuestro deporte favorito. Esperamos que os haya sido de utilidad para comprender algo mejor esta patología.

¡Salud y kilómetros!

Compartir

Te puede interesar...

3 Comentarios

  1. De momento no tenemos nada publicado de manera específica sobre la prevención de esta lesión de cadera pero tomamos nota del interés para futuras publicaciones. Gracias.

  2. Hola,me diagnosticaron rotura de labrum cadera izquierda,aunque tengo mas dolor en derecha,ya tengo molestias en rodillas y muslos,me gusta andar todos los dias una hora de forma ligera,deberia dejar de hacerlo?Que me aconseja?tengo 50 años y soy muy activa aunque a veces el dolor es insoportable.muchas gracias

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad