Cómo lucir una piel cuidada y bronceada: alimentos clave

Cómo lucir una piel cuidada y bronceada: alimentos clave

1407
0
Compartir

El verano ha llegado, una de las épocas más deseadas del año, por las vacaciones, el descanso y, sobre todo, por las playas y el sol. Qué sucede, que esta época también puede ser una estación peligrosa para la salud de nuestra piel.

Es una época en la que nuestra piel está mucho más expuesta al sol, y este exceso de exposición puede provocarnos quemaduras solares en la piel pudiendo tener efectos perjudiciales tales como envejecimiento prematuro de la piel, arrugas e incluso cáncer.

La importancia del protector solar

Cada año, con la llegada del sol, llegan las campañas para advertir a la población acerca del peligro de exponerse al sol sin protección solar. Según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), el exceso de sol hace aumentar el riesgo de desarrollar un cáncer de piel, en el caso del melanoma afecta a 4.000 personas cada año en España. El problema es que una gran parte de la población no es consciente de este problema y no usa las medidas adecuadas para su prevención. Debido a este factor, la incidencia de melanoma se está incrementando muy rápidamente.

De modo que para prevenir estos problemas y lucir una piel más bonita y sana es muy importante informarse bien sobre qué tipo de protector solar tienes que usar según tu tipo de piel. ¡No te arriesgues y ponte protector solar!

¡Hidrátate!

Cuando pasamos muchas horas bajo el sol sudamos mucho más, lo cual nos hace perder líquidos y exponernos a una posible deshidratación. Cuando esto sucede, nuestro cuerpo tiene que prepararse y se inicia un mecanismo de ahorro de energía, que a su vez puede provocar una bajada de tensión. Es por esto por lo que muchas veces si estamos muchas horas al sol nos podemos notar mareados.

Por lo tanto, la hidratación es un factor muy importante en estos momentos de tanto calor. Es vital prestar atención a las distintas situaciones que pueden favorecer la deshidratación, como pueden ser un calor excesivo, la sequedad del ambiente y la actividad física realizada, entre otros factores.

Cada persona tiene unas necesidades diarias de líquidos diferentes según la edad, el estado fisiológico y la actividad física realizada. Es recomendable no realizar actividad física en las horas de exposición exagerada al sol, espérate a las horas de menos sol si haces ejercicio al aire libre.

También es importante ir bebiendo agua durante todo el día y no esperar a tener mucha sed, para prevenir de este modo la deshidratación.

Otros alimentos que pueden ayudarte a mantenerte hidratado son las frutas, llévate sandía o melón a la playa y disfruta la fruta durante el día de playa.

A parte de hidratarte con líquidos y alimentos, también es importante que después de un día de sol te apliques una crema hidratante apropiada en todo el cuerpo, de este modo conseguirás una piel bien hidratada que se verá bonita y cuidada, y a su vez evitarás posibles quemaduras.

Alimentos que pueden ayudarte a protegerte del sol y a conseguir un buen bronceado

Para tener una piel cuidada, bonita y bronceada no solo debemos cuidarla externamente e hidratarnos, también son muy importantes los alimentos que ingerimos.

Betacarotenos:

El betacaroteno es el precursor de la vitamina A, una vitamina liposoluble que almacenamos en el hígado y la retina que nos ayuda en la protección de la piel y de la retina, entre otros aspectos.

También activan la melanina de nuestra piel, importante para su hidratación y elasticidad.

Lo podemos encontrar en frutas y verduras anaranjadas y amarillas como las zanahorias, albaricoques, calabaza. También la podemos encontrar en espinacas, acelgas o calabacín.

Es importante saber que para aumentar la absorción y biodisponibilidad del betacaroteno es imprescindible la presencia de grasa saludable en la comida y también que se asimilan mejor cuando se ha cocido el alimento.

También es importante saber que hay factores que disminuyen su absorción como la edad, la gente mayor asimila peor las vitaminas, y también el hecho de ser fumador.

Vitaminas C y E:

Estas vitaminas entre otras funciones actúan como antioxidantes protegiendo de los ataques de los radicales libres. De este modo protegen las membranas celulares.

La vitamina E también ayuda en la reparación de daños en la piel producidos por una exposición excesiva a radiaciones ultravioletas, y a que la piel se vea más hidratada y brillante.

La vitamina C, a parte de ser un antioxidante, también ayuda en la regeneración de la vitamina E y, a su vez, mejora la biodisponibilidad del hierro.

Estas vitaminas las podemos encontrar en frutas (cítricos, kiwi, fresas…), verduras y frutos secos entre otros alimentos.

La vitamina E también la podemos encontrar en aceite de oliva, girasol y de soja, en el huevo y cereales integrales.

Polifenoles:

Los polifenoles son unos compuestos que encontramos principalmente en plantas.

Estos compuestos entre otras funciones participan en la defensa ante agresiones externas como pueden ser las radiaciones ultravioletas o altas temperaturas.

A su vez, también son unos potentes antioxidantes, por lo que impiden el estrés oxidativo y la formación de radicales libres, siendo muy beneficiosos para la salud.

Estos componentes ayudan en la regeneración cutánea y a evitar la inflamación de la piel. También ayudan a evitar el enrojecimiento de la piel y un daño excesivo de esta.

En la dieta puedes encontrar los polifenoles en:

  • El aceite de oliva
  • El vino: si lo consumes debe ser de forma ocasional ya que el alcohol no es recomendable para la salud
  • El té verde

Zinc:

El zinc es un mineral muy importante para recuperarse de heridas y quemaduras en la piel ya que ayuda en la cicatrización.

Este mineral también es importante para ayudar a producir la forma activa de la vitamina A, ayudando de esta forma a la protección de la piel.

Cuando sufres de quemaduras, es esencial que seas consciente de comer alimentos ricos en zinc ya que las quemaduras producen una pérdida de zinc por parte del organismo.

Los alimentos en los que puedes encontrar este mineral son alimentos ricos en proteínas como las carnes rojas, el marisco y la carne de aves.

En definitiva, para tener una piel cuidada y bronceada este verano, sigue estos consejos: evita el sol en hora punta, come gran cantidad de frutas y verduras diariamente, hidrátate bien y nunca olvides el protector solar en casa.

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad