Los tiempos están cambiando

Los tiempos están cambiando

107
0
Compartir

Día duro para la delegación española en Pekín. 7 participantes en la matinal, de los cuales solamente uno fue capaz de avanzar ronda. Pleno negativo en el 5.000m, donde Alemayehu Bezabeh en la primera serie, e Ilias Fifa y Jesús España en la segunda, se quedaban lejos de los puestos que proporcionaban acceso a la final. Ni siquiera estuvieron cerca por tiempos. Las opciones eran remotas, viendo el nivel general de la prueba, pero quizá se esperaba una cercanía mayor al logro de lo que finalmente aconteció. Fifa, el más capacitado hoy por hoy, viendo las prestaciones del año, era descalificado por un encontronazo con un doblado, y posteriormente admitido de nuevo, pero su 13:28.29 sólo le servía para concluir 13º en su serie, a más de cinco segundos de la clasificación por tiempos. Jesús España se mostraba contrariado al concluir, incapaz de explicar su bajo rendimiento, y admitiendo la inmensa decepción que suponía la circunstancia. Alemayehu Bezabeh, alejado durante todo el año del nivel que debería presuponérsele, ha pasado por Pekín igual que lo hizo por Moscú hace dos años: con bastante más pena que gloria. Un caso tan extraño como discutido y criticado en los mentideros atléticos. Se quedan fuera de la final Suguru Osako, Emmanuel Kipsang o Cam Levins, como nombres más significativos. Veremos una batalla preciosa, de nuevo, como en el 10.000m. Las armadas etíopes y kenianas en grupo, a derrocar al rey Farah. Especial atención al jovencísimo abisinio Yomif Kejelcha, y a Hagos Gebrhiwet, que ya fue capaz de vencer al todopoderoso británico en el 3.000m de Doha. No será lo mismo en Pekín.

No pudo alargarse el sueño de Laura Redondo en la calificación del martillo. La co-plusmarquista nacional estuvo siempre lejos de los 69 metros que ha lanzado este año, quedándose con un mejor lanzamiento de 63.86m. Discreta actuación para una atleta joven que tiene mucho recorrido aún. Sin sorpresas, la final se convertirá en un imposible para derrotar a la gran favorita, Anita Wlodarczyk. En los 800m, hercúleo desempeño de otra catalana, Esther Guerrero. Lucha incesante hasta la extenuación de una atleta que lo deja siempre todo en la pista. Sin embargo, fue superada por la situación. Buenas sensaciones de las favoritas. Sum, como siempre, se postula para la victoria, un peldaño por encima de sus rivales.

La mayor decepción española del día, y posiblemente una de los batacazos nacionales del Campeonato, la calificación del triple salto, donde Pablo Torrijos, incapaz de recuperar el nivel que le permitió hacer historia para el atletismo español en marzo en Praga con su brillante plata europea y plusmarca absoluta nacional, se anclaba en un mejor salto de 16.32m al tercer intento. Lejos del corte, Torrijos concluía su participación en su primer Campeonato del Mundo sembrando dudas sobre su rendimiento en un año complicado. Debe seguir progresando ante lo que ha sido un auténtico chasco. Talento posee, para regalar. No dudamos de sus posibilidades, en absoluto. Igualmente, y siguiendo la estela del concurso de longitud, hecatombe estadounidense, con un discretísimo Will Claye, y un desesperado Marquis Dendy. Pedro Pablo Pichardo y Christian Taylor protagonizarán, de antemano, una de las batallas más esperadas del Campeonato.

La única alegría española de la mañana y de la jornada, la clasificación para semifinales de Yidiel Contreras en los 110mv, en unas series en las que los favoritos Oliver, Martinot-Lagarde, Merritt y Parchment dejaron las cosas claras. Debacle de Ronnie Ash en su primer gran campeonato, descalificado por salida nula, protagonizando una de las imágenes negativas del día, tras negarse repetidamente y durante varios minutos a abandonar la pista. Brathwaite, Shubenkov, Bascou, Darien, Harris o McLeod, a luchar. Contreras, si no se tuerce el día, podría reventar el 13.33 de Jackson Quiñónez, récord de España desde hace ya casi 8 años.

La sesión vespertina se confabuló para el cambio. Si el señor Robert Zimmermann ya cantaba en 1964 que los tiempos estaban cambiando, la aplicación retroactiva del concepto al atletismo actual seduce como nunca. Digamos que se tercia como anillo al dedo. Gozamos ya de un campeón mundial keniano en jabalina, y es que el exotismo de Julius Yego, “Youtube Man”, con un lanzamiento de 92.72m, lo coloca como el tercer mejor lanzador de la historia de la especialidad (contando el mejor lanzamiento de cada atleta). Segundo, para redondear el día africano, el egipcio Abdelrahman El Sayed. Bronce para el gran Tero Pitkämäki, que ya conoce el tacto de los tres escalones del podio en Campeonatos del Mundo (oro en Osaka, plata en Moscú y bronce en Pekín). Igualmente, inédito lo ocurrido en la final de 400m, con la primera victoria de un africano en la historia de la prueba. El sudafricano Wayde Van Niekerk, que abandonó la pista en camilla, extenuado, se impuso en una final de antología al vigente campeón, Lashawn Merritt, y al campeón olímpico Kirani James. 43.48 para Van Niekerk (4º atleta de todos los tiempos), con cuatro ‘cuatrocentistas’ por debajo de 44.15 y tres por debajo de 44 segundos. Formidable final, uno de los momentos del Campeonato, sin lugar a dudas.

Brillante final de pértiga, con decisión postrera a favor de la cubana Yarisley Silva. Contra las cuerdas en pos del oro, Silva salvó los 4.90m en el último intento, dejando con la miel en los labios a la brasileña Fabiana Murer. Bronce para la griega Kyriakopoúlou. De vuelta a los éxitos, renovaba título la checa Zuzana Hejnová en los 400mv. Inmensa la figura de la de Liberec, que ha parecido olvidar unos últimos tiempos plagados de irregularidades y problemas físicos. La bisoña Shamier Little, campeona mundial junior, perpetuó su peculiar y reconocible imagen con un brillantísimo subcampeonato, a sus tiernos 20 años. Inmenso futuro… y presente. Su compatriota Cassandra Tate, visiblemente cariacontecida en la pista, completó el podio, repitiendo las nacionalidades que coparon los metales en Moscú. Kaliese Spencer, con problemas desde la primera valla, fue la gran decepción, quedando última. Sin sorpresas en los ‘heats’ de los 200m femeninos, donde especialmente Dina Asher-Smith, Dafne Schippers y Candyce McGrone sugirieron sensaciones inmejorables. Curiosísima la imagen de Veronica Campbell-Brown, recorriendo los últimos cien metros por la calle 6 (la suya, de partida, era la 5). No fue descalificada porque realmente no molestó ni causó problemas, y así lo recoge el reglamento. Al escribir estas líneas, no se ha producido descalificación alguna al respecto. Las semifinales dilucidarán la posible apuesta para los puestos de privilegio, donde un pálpito general parece que augura una enorme prestación de la neerlandesa Schippers.

Entretenida y reñidísima final en los obstáculos, con brillante ‘sprint’ no resuelto hasta los últimos metros, a favor de la keniana Hyvin Jepkemoi. La marroquí Ghribi, líder del año y gran favorita, volvió a verse relegada a la plata, al igual que en Daegu y Londres. Fantástica la alemana Gesa Felicitas Krause, bronce, que ya causó una espectacular impresión en series. Gran éxito de este joven talento. Y para concluir día, las ‘semis’ del doble hectómetro. El ‘face-to-face’ 2.0 de este Mundial. Fácil Gatlin en 19.87. Fácil Bolt en 19.95. Ambos corrieron de verdad hasta poco más allá de la curva. Son tan superiores que no necesitan florituras ni excesos. Gatlin mantiene su fulgurante puesta en funcionamiento, y se auto-limita a vigilar manteniendo el ritmo. Bolt entra cada vez más conectado a las carreras, trazando una curva descomunal, y es que la competición fluida se convierte en un rito cada vez más necesario para el jamaicano. Necesita correr, y cuanto más corre, más suelto parece. Se intuye una preciosa final mañana, y otro duelo del que volverán a saltar chispas, paralizando el universo atlético en todo su esplendor. Cuando llegamos al ecuador de la competición, sólo tenemos un deseo: que continúe el ‘show’.

Foto: Diario SPORT ·AFP
Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad