La historia del corredor que cruzó España descalzo

La historia del corredor que cruzó España descalzo

Compartir

Emilio Sáez es uno de aquellos héroes anónimos que esconde nuestro país. Hay gente que hace cosas increíbles y que quizás, bien por interés propio o directamente porque no ha trascendido su proeza, no tiene la repercusión de otras personas cuyas hazañas sí ven la luz. Nosotros, desde la Radio del Corredor en nuestro tercer podcast, hemos querido sacar a la luz la historia de Emilio Sáez Soro, un hombre que, desde hace unos años, ha decidido correr sin zapatillas. Sí, suena del todo surrealista, pero es así. Unos seis años atrás decidió probar suerte, porque se define como una persona inquieta y curiosa, y ver si corriendo descalzo podía dejar atrás las sobrecargas y las ampollas que sufría por hacer una de sus grandes pasiones.

Emilio es profesor de la Universidad Jaume I de Castellón. También es poeta y ha escrito tres libros. Es una de esas personas que piensas que son capaces de todo. “Recomiendo a la gente que quiera probarlo que lo haga de forma gradual. Evidentemente, esto no va a funcionar de un día para otro. Hay que habituar al pie, puesto que se trata de un cambio radical y se necesita una evolución“, asegura Sáez, totalmente ya adaptado a esta modalidad tras seis años y que no concibe ya salir a correr con sus pies cubiertos.

“Creo que es significativo que haya hecho en estos seis años más de 30 maratones descalzo y que, además, haya batido mis mejores marcas”, añade Sáez. Uno de los mayores retos a los que se ha enfrentado Emilio es el de recorrer (descalzo, evidentemente) la distancia existente entre Castellón y La Coruña. 940km para cruzar la Península casi de cabo a rabo. Lo llama ‘El Camino del Fauno’: “Hace muchos años que quería hacer turismo corriendo, hacerlo en plan relax. Cuando iba con zapatillas eso no podía ser porque cuando acumulaba un par de días corriendo llegaban las sobrecargas y tenía que parar. Pero sin zapatillas he dejado de tener esos problemas y es por eso que me lo planteé de verdad. Aunque parezca un poco de chulería a los corredores descalzos lo de la cojera después de correr una maratón no nos pasa. Creo que he podido hacer ese gran trayecto gracias a correr sin zapatillas.

La anécdota en el Camino de Santiago

“En la recta final de mi trayecto hacia La Coruña hubo un tramo en el que cogí la senda del Camino de Santiago. La gente alucinó bastante viéndome correr descalzo y fue bastante gracioso porque todos los que llevaban ya días acumulados de ruta tenían los pies llenos de ampollas. Unos ‘ampollones’ tremendos. Mientras que yo, que no tenía ninguna protección, estaba inmaculado. Fue una anécdota curiosa…”, comenta Emilio recordando una de las experiencias que han marcado más su corta vida como descalcista.

Además, Sáez ha escrito varios libros sobre la materia, el último ‘100 Consejos para correr descalzo’, que os recomendamos porque vale la pena leer.

Escucha su historia a partir del minuto 03:10:

¡Aquí os dejamos el SORTEAZO!

¡’Sorteazo’ para el estreno de La Radio del Corredor!

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad