La carrera más difícil del Mundo

La carrera más difícil del Mundo

Compartir

Por: Carles Castillejo

El próximo domingo se disputa la 40a edicion del Campeonato del Mundo de Campo a través en la que la Selección Española tendrá representación en las 4 carreras: las 2 juniors y las 2 seniors.

Esta competición tiene un doble objetivo. Por un lado el individual, donde se busca ser el mejor del mundo de esta especialidad en ese año. Por otro lado, el colectivo ya que también se establece una clasificación colectiva sumando los puestos de los 4 primeros integrantes de cada país.

El Mundial no siempre ha sido como es ahora. En sus inicios, la 1a edición se disputó en Warefem (Belgica), era una competición casi exclusiva para atletas no africanos con lo que los resultados que obtenían los atletas españoles eran de alto rango: medallas, varios atletas entre los 10 primeros…Pero esa situación ha ido cambiando progresivamente y ya desde principios de los 90 la proliferación de atletas africanos fue creciendo de manera exponencial. Al principio venían algunos muy buenos pero el resto eran de ‘relleno’ y se les podía ganar. Pero poco a poco ese ‘relleno’ se transformó en calidad y cada vez eran menos los atletas blancos en los puestos de honor. Es la época de Paul Tergat.

A principio de siglo, emergió una autentica bestia del cross. Batió todos los récords habidos y por haber ya que ganaba tanto el cross largo (12km) como el corto (4km) que se disputaba el día antes. Hablo del gran Kenenisa Bekele.

Y es aquí cuando se inicia mi relación con esta competición. Es el año 2003 y voy a debutar en la carrera más difícil del Mundo. Estoy en Bruselas y mirando a los lados veo a 6 Keniatas, 6 Etíopes, 6 Eritreos, Ugandeses… En eso radica la dificultad!!!! Supero la prueba y desde entonces no he fallado a la cita. Con el que se disputa el próximo domingo ya serán 9 seguidos. Al de Bruselas habría que añadir: Saint Galmier, Fukuoka, Mombassa, Edimburgo, Amman, Bydgoszc y Punta Umbria llegando a obtener una más que meritoria 26a posicion.

Un Mundial siempre es especial. Y los de cross especialmente. Es una expedición pequeña (15-18 atletas) por lo que todo se hace como en familia. El día antes de competir se hace la Reunión Técnica. En ella hablan los jefes de equipo, el seleccionador y, normalmente, el presidente. Hablan de cosas técnicas, dan dorsales pero sobretodo dan mensaje de animo, de aliento. Pensad que estamos ante la competicón mas grande de campo a través y que están los mejores, los elegidos y tu eres uno de ellos. ¿Se necesita algo más para salir como un rayo?

Y así llegas al día de la competición. Cada atleta calienta según sus costumbres pero todo tiene que cuadrar para que entremos en lacámara de llamadas todos juntos.La cámara de llamadas no es mas que un recinto cerrado donde se comprueban los dorsales, la equipación y el chip. Si está todo ok, te santiguas y saltas al ruedo.

Y cuando dan el disparo cierras los ojos y corres. No conozco una carrera tan agónica como esta. Se sale a tope y se llega a tope. 12km de agonía. Fijaros si es así que en el 2005 en Saint Galmier Tete de la Ossa y yo pasamos por el km4 en el mismo tiempo que lo habían hecho el día antes los españoles del cross corto…Y AUN QUEDABAN 8km!!!

Esta situación la he vivido en multitud de Mundiales. Peo luego hay otras que os quiero contar. En la edicion del 2006 en Fukuoka me lesioné gravemente el día antes de viajar, es decir a 7 días de la competicion. Tenia un dolor insoportable en la tibia izquierda. Sabia lo que era pero no quería decir nada. Apenas podía correr, entrené 1 semana como pude y salí a correr. Había hecho una apuesta con mi fisio, Isa, que consistía en quedar entre los 30 primeros. LESIONADO!! Acepté el reto…a falta de 3km había bajado los brazos. Me había relajado y no podía mas. En ese momento me cantaban que iba el 34…acabé el 29!!!!!! Gané la apuesta y una fractura de stress en la tibia. Se me inflamó tanto que dicha inflamación bajó al pie y no me cabía en la zapatilla…

O la edición de Mombassa...qué calor! 35 grados a la sombra. Nadie quería correr. Estábamos asustados a la vez que impresionados. Nunca he visto algo parecido. Miles y miles de personas de pie, fuera del recinto animando a sus compatriotas bajo un sol de justicia. Se me ocurrió ofrecer agua y casi provoco una avalancha.

La de Punta Umbria también tuvo su historia. Quizás sea uno de mis mayores logros. Me lesioné de gravedad en octubre de 2010. Fractura total de sacro. Tras muchas horas de bici estática, gimnasio, piscina y elíptica empezaba a correr en diciembre. Algunos cambios de ritmo en enero. Y me presenté en el campeonato autonómico: 2o!!!! Increíble!!!! 15 días más de entreno y 5o en el Nacional de clubes. Esto va genial!

A finales de esa semana, un viernes tarde, hago un entreno fuerte y me hago daño…en el glúteo izquierdo ( el del sacro era el derecho). Entreno con esa molestia 1 mes hasta el Mundial al cual viajamos un miércoles debido a una serie de actos. Bajo del avión que no puedo caminar. ¿Qué me pasa? . El jueves ruedo como buenamente puedo y paso por las manos de mi amiga y fisio Isabel Arbones. Creo que los gritos de dolor aun resuenan pero obra el milagro y empiezo a caminar mejor. Si si, a caminar. El domingo decido correr como siempre…quedé el 31o y cojo muy cojo.

Os digo una cosa. Una de las mejores imágenes que tengo guardadas en mi retina es estar a mitad de carrera de un Mundial, mirar hacia delante, atrás y solo verme a mi rodeado de 30 africanos. Eso es impagable. Te sientes un afortunado.

¿Te lo vas a perder? Sigue la prueba en este enlace

Foto portada: Richard Milnes
Compartir

Te puede interesar...

1 Comentario

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad