Kipchoge explica con detalles cómo logró bajar de las dos horas en...

Kipchoge explica con detalles cómo logró bajar de las dos horas en maratón

Compartir
Kipchoge, durante la sesión de fotos con GQ / GQ Magazine

Sabemos lo que nos alcanzó la vista y lo que nos dejaron saber los organizadores del ‘Reto INEOS 1:59’. Que un sujeto llamado Eliud Kipchoge, el mejor de entre todos los que tenían por escoger, fue designado para llevar a cabo un desafío único en la historia del atletismo. Un montaje milimétrico y perfectamente estudiado y diseñado para que el ser humano bajara por primera vez de las dos horas en los 42 kilómetros y 195 metros que conforman el maratón.

Después de no alcanzarlo con el famoso ‘Breaking 2’ de Monza por apenas 25″, el keniata afrontaba con más seguridad y con los errores que se pudieron cometer ya subsanados esta nueva intentona. Y todo funcionó a las mil maravillas. Eliud llegó con una sobradez tremenda, las liebres (los mejores fondistas del mundo) carburaron como era debido, las zapatillas ‘supersónicas’ hicieron también su aportación.

El ‘filósofo’ en estado puro

El africano ha analizado en frío para la revista ‘GQ Magazine’ cómo afrontó y cómo se sintió durante una hora, 59 minutos y 40 segundos, lo que precisó para hacer historia. El periodista de la famosa publicación que se desplaza hasta el ‘training camp’ de Kaptagat cuenta que tiene una más que respetable marca de 2h33′ en maratón, pero que no aguanta ni siquiera una milla el infernal ritmo de Eliud y sus compañeros de entrenamiento. “La forma de disfrutar de la vida es conocer a gente como tú, intercambiar ideas, opiniones, aprender el uno del otro”, le espeta el ‘filósofo’ al periodista.

El ‘planning’ de Eliud es ‘sencillo’ (ja!): triadas cómodas los lunes, miércoles y viernes, series y entrenamientos de alta intensidad martes y sábado y una tirada larga de más 30 kilómetros los jueves; el domingo, descanso. “Si no tienes fe en tu entrenamiento, no tienes nada; no vas al diccionario a buscar la definición de fe, cada uno se tiene que crear su propia definición”, asegura. Eliud pasa un fin de semana corto en su casa, con su mujer y tres hijos en Eldoret, a unos 25 kilómetros de donde entrena. Allí cuida de su granja: “La granja te mantiene ocupado y estar ocupado es importante porque te hace sentir mejor”.

Lo que hay detrás de una simple marca

“Cuando ves entrenar a los maratonianos y ves los resultados, no te das cuenta de lo que hay detrás. Y son muchas cosas. No te pierdas ni una sesión de entrenamiento porque tu cuerpo te lo tendrá en cuenta“, matiza. “Lo que buscamos es consistencia. ¿Estás entrenando realmente por todos esos cuatro meses? ¿Estás comiendo bien? ¿Estás con la mente positiva? Eso es lo que requiere un deportista para correr muy rápido”.

Una de las claves de Eliud es la lectura. La biblioteca del ‘training camp’ es un simple habitáculo con varios estanterías colocado entre las habitaciones de los y las atletas. Allí suele pasar el keniata una hora durante la tarde y otra después de cenar. “Leo libros de negocios. Puedes trasladar los negocios al atletismo”. Para terminar, la reflexión del atleta africano es lapidaria: “Quiero que todo el mundo trate al ‘running’ como a una forma de vida. Quiero que la gente sepa que a las 5 de la mañana necesito correr 30 minutos. Si consigo eso, podré ser un hombre satisfecho”.

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad