Jesús España: feliz cumpleaños

Jesús España: feliz cumpleaños

Compartir
Hoy, 21 de agosto, cumple 41 años el señor del atletismo español que, desde su retirada, ejerce como un monumento al sentido común en Twitter. LBDC quiere agradecérselo.

Por él y por gente como él merece la pena escribir siempre. Por Jesús España, que hoy cumple 41 años. Por un atleta que se hizo querer siempre en la salud y en la enfermedad. Y, en especial, por un tipo que nos dejó marcados siendo como era él. Un peleador de los pies a la cabeza que desde 2011 nunca mas volvió a ser campeón de España de nada. Antes lo había sido siete veces seguidas de 5.000. Nos parecía que iba a ser así siempre. Pero entonces entendimos algo más importante que ganar a Mo Farah en el Europeo de Goteborg: entendimos que la derrota también es necesaria. Que te humaniza a ti y me humaniza a mí y que tarde o temprano te recuerda que aquello, que parecía tan fácil, no era tan fácil. Y, sobre todo, que no hay relaciones que no se desgasten con el paso del tiempo: es imposible.

No puedes seguir conduciendo el mismo coche que conducía tu padre en la infancia. No se puede aspirar a ganar siempre. De ahí la importancia de los recuerdos, que mantienen vivo lo que pasó y que a estas alturas ya no le engañan a uno. No fue el mejor Jesús España, pero sí fue una verdad a la cara: un atleta convincente. Quizás porque fue el retrato más puro del atletismo donde la publicidad casi siempre es limitada, silenciosa, incapaz de vender camisetas a mansalva. Pero no todo es eso. Al menos, para los que sabemos que nunca seremos millonarios. Por eso no se me ocurre  otra forma de resumir a Jesús España, un tipo con más prestigio en la profesión que popularidad en el mundo. Un tipo que lo quisieras de profesor para tus niños en el colegio: te dejaría una confianza total.

Acepto que no soy neutral al escribir. Pero supongo que es lo que se ha ganado él antes como atleta y ahora como usuario en las redes sociales, donde se comporta como un monumento al sentido común. Por eso acepto que no soy neutral. Reconozco mi admiración por este tipo que se marchó del atletismo el verano pasado: a nueve días de cumplir los 40 años. Entonces ya no ganaba. Pero no se cansaba de perder frente a atletas a los que antes hubiese ganado sin problema. Hay gente que acepta esa posición y otros que no, de ninguna manera, porque lo interpretan como una bofetada al orgullo. Y tiene su lógica. Pero a mí me parece que esos últimos ocho años, desde 2011, en los que casi nunca volvimos a ver ganar a Jesús España, lo hicieron aún mejor. Verle pelear frente a sus limitaciones nos hizo recordar a cualquiera de nosotros cada mañana que suena el despertador. En ese sentido yo siempre pensaré que el maratón del Europeo de Berlín, el de la despedida, fue su obra maestra: las mil y una maneras de un hombre para sobrevivir.

El último dorsal de Jesús España (6º en el Europeo de Berlín 2018)

Por eso el día que se nos marchó Jesús España, de alguna manera fue como cuando nos contaban nuestros padres que se retiró DiStefano. Sabías que tenía su lógica. Sabías que nunca más ibas a volver a ver lo que ya habías visto. Sabías que en el mundo existe la fecha de caducidad. Pero esto es como cuando uno trata de prolongar al máximo la infancia de sus hijos. Al final, te debes dar por vencido, entender que no se puede ir contra el tiempo. Que el tiempo hace su trabajo y nuestra manera de defendernos frente al tiempo son los recuerdos. De Jesús España hay miles de recuerdos. Yo no sabría escoger uno. Quizá el maratón de Sevilla en el que hizo la mínima para los JJOO de Río de Janeiro 2016. Aquella entrada a la meta. Aquella vuelta a la pista en el estadio que nos pareció única, heroica. Veíamos que ya quedaban muy pocas y ésa, especialmente ésa, la saboreamos como las últimas páginas de un gran libro. Qué pena y qué felicidad.

Hoy cumple 41 años Jesús España: feliz cumpleaños. El 12 de agosto se cumplieron 365 días desde su último dorsal, desde su último día. Entonces pensé en escribir de él, en regresar a la mañana de domingo de ese día en Berlín. Pero entonces me acordé de que en 9 días era su cumpleaños y de que a nadie se le puede hacer mejor regalo que acordarte de él el día de su cumpleaños. Y aquí estamos. Aquí estamos para eso, para agradecer a Jesús España Cobo tantos deseos cumplidos y tantas emociones de verano. Fueron muchos años que no podemos olvidar. Ni los mejores ni los peores. Siempre creímos. Hoy, nos queda la memoria y el personaje que, desde que se retiró del atletismo, se unió a nuestro mundo de las redes sociales en Twitter, donde se comporta como el reflejo del atleta que decía las cosas a la cara con educación y al que nunca vimos darse por vencido. Gracias, amigo, y que cumplas muchos más.

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad