Por qué el Ibuprofeno tiene un efecto nefasto en los corredores

Por qué el Ibuprofeno tiene un efecto nefasto en los corredores

Compartir
lesiones ibuprofeno

La atleta norteamericana Phoebe Wright, doble campeona de Estados Unidos en la prueba de 800 indoor y en los campeonatos universitarios (NCAA), se ha graduado en Farmacia y una de las primeras cosas que ha hecho, basándose en su amplia experiencia como atleta profesional y todos los conocimientos aprendidos durante su formación, ha sido alertar sobre el extendido uso entre corredores de Ibuprofeno para ‘tratar’ todo tipo de dolencias.

“El Ibuprofeno no es inofensivo. Es terrible para nuestro estómago y nuestros riñones coger el hábito de tomarlo cada día, sobre todo si estamos haciendo mucho ejercicio”, asegura Phoebe. En un artículo de hace unos años en la Bolsa del Corredor alertábamos de los riesgos que este medicamento tiene para nuestro organismo . Por aquel entonces la ingesta de Ibuprofeno ya se estaba disparando como algo normal entre los españoles y ese hábito no ha hecho sino aumentar con el paso de los años, tal y como alerta Wright. “Si tienes que tomar Ibuprofeno para no sentir dolor, lo mejor que puedes hacer por ti mismo es parar, descansar”. Wright matiza que una toma ocasional (entendemos dos píldoras al mes como mucho) no es nociva, pero muchos atletas toman ibuprofeno o naproxeno para tratar el dolor muscular o para cualquier lesión o antes de cada carrera para no notar tanto el dolor durante el entrenamiento.

Efectos colaterales que pueden ser devastadores

Los deportistas deberían saber que ibuprofeno, naproxeno y otros antiinflamatorios como Advil o Motrin no son benignos y que muchos estudios los han relacionado con ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, daño renal y gastrointestinal, incluso después del uso a corto plazo. Esta investigación no es nueva, pero muchos atletas (y entrenadores) persisten en la creencia de que el uso regular le permite a un atleta entrenar más duro, lo cual no es cierto. De hecho, un conocido estudio realizado en 2006 entre los participantes en el ultramaratón ‘Western States Endurance, uno de los más duros del planeta, que tomaron Ibuprofeno antes y durante la carrera tenían pequeñas cantidades de bacterias colónicas en la sangre. Un artículo del New York Times citó un estudio holandés de 2015, que observó que aunque el ejercicio en sí puede causar una fuga intestinal porque la sangre se desvía de los órganos principales a los músculos durante el esfuerzo, el daño es menor y temporal. A diferencia de los atletas que no tomaron ibuprofeno, en quienes las células del intestino volvieron a la normalidad después del ejercicio, en los que también tomaron ibuprofeno, las células no volvieron a la normalidad durante varias horas.

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad