Forúnculos en el ciclismo: concepto, prevención y tratamiento

Forúnculos en el ciclismo: concepto, prevención y tratamiento

Compartir
forunculos ciclismo portada

Los ciclistas que han vivido en sus propias carnes la pesadilla de los forúnculos sabrán perfectamente de lo que vamos a hablar hoy.

El dolor en el culo, los pinchazos en la rodilla o las irritaciones son algunas de las molestias más habituales en el mundo del ciclismo. Molestias que dificultan la actividad deportiva pero que en bastantes ocasiones tienen fácil solución. Un poco de descanso o una visita al biomecánico de confianza puede resultar suficiente para eliminar estas dolencias.

No ocurre lo mismo con los dichosos forúnculos. Una infección que se convierte en un verdadero quebradero de cabeza para todos aquellos que la sufren.

Los forúnculos son la historia de nunca acabar. Cuando parece que ha pasado lo peor y que estas recuperado vuelves a recaer. Precisamente por este motivo es muy importante tener claros algunos consejos de prevención ya que en todo esto más vale prevenir que curar.


¿Qué es un forúnculo?

El forúnculo o furúnculo es una infección en la raíz del algún folículo piloso que se extiende rápidamente al tejido de alrededor.

Los forúnculos pueden aparecer individuales o agrupados y la zona más habitual en la que aparecen son las axilas, las nalgas, el rostro o cualquier otra parte del cuerpo en la que haya pelo.

Esta pequeña protuberancia aparece tanto en hombres como en mujeres aunque los primeros acostumbran a estar algo más expuestos debido a su mayor superficie con pelo.

El aspecto de los forúnculos es muy parecido al de un grano o quiste. Inicialmente aparecen como una parte inflamada, rojiza y que genera escozor e incomodidad.

forunculos ciclismo
Los forúnculos se convierten en un verdadero quebradero de cabeza para todos aquellos ciclistas que los sufren

Con el paso de los días el forúnculo tiende a hincharse y a hacerse más grande por lo que es importante detectarlos con tiempo y empezar el tratamiento oportuno.

La presencia de uno o varios forúnculos resulta muy molesta para los deportistas. En el caso de los ciclistas los forúnculos acostumbran a resultar bastante dolorosos ya que aparecen en la zona de las nalgas o de la entrepierna. Lugar que sirve de punto de apoyo con el sillín y que por lo tanto está expuesto a rozaduras.

Por qué aparecen los furúnculos? Consejos de prevención

Los ciclistas somos especialmente vulnerables a la aparición de forúnculos. Las largas horas que pasamos encima del sillín y las calurosas jornadas de verano son un importante detonante para este tipo de infecciones.

No existe un tratamiento preventivo como tal pero sí que existen una serie de recomendaciones o consejos a modo de prevención.

En primer lugar es fundamental mantener un buen cuidado de nuestra higiene personal. Es importante llevar siempre limpias la zonas de las ingles y las más cercanas al ano. Dos puntos muy delicados para este tipo de dolencias. Para ello es recomendable no solo lavar con agua y jabón estas zonas del cuerpo sino también mantener la piel hidratada con cremas.

Otro consejo de prevención para los forúnculos hace referencia a la calidad y limpieza de las prendas de ropa. Con esto me refiero especialmente a la calidad del culotte y a la de la badana.

Para afrontar largas jornadas sobre la bicicleta es importante estar bien equipado y todo esto empieza por la equipación.

A la hora de elegir un culotte conviene fijarse en la badana del mismo. No resulta nada fácil encontrar una badana que se adapte a nuestras necesidades. Cada ciclista es un mundo y sus preferencias de acolchado, transpirabilidad y sujeción pueden ser muy variadas.

Además es aconsejable lavar la ropa después de cada salida. Algo que puede parecer muy obvio pero que muchos ciclistas se pasan por alto quejándose del excesivo desgaste de la ropa en cada lavado. Sino lavamos la ropa la lycra acumula bacterios y todo esto incrementa bastante el riesgo de infección.

Otra interesante técnica de prevención consiste en aplicar crema para badana. Una sustancia diseñada específicamente para cuidar y proteger la piel de los ciclistas. Se trata de un producto de prevención frente a llagas que trata de minimizar la fricción y que pretende mantener bajo control la acumulación de bacterias.

Tratamiento para forúnculo

Si las técnicas anteriores de prevención no han funcionado y eres de los que ya puede decir alto y claro que tiene un forúnculo seguramente el apartado que más te interese sea el que viene a continuación.

¿Cómo tratar un forúnculo? Esta pregunta surge a prácticamente todos los ciclistas infectados. Una pregunta peligrosa ya que tiene respuestas de todo tipo y todo el mundo se ve con valentía de contestar.

El tratamiento del forúnculo es muy relativo ya que la infección en muchas ocasiones tiende a desaparecer al cabo de unos días. El simple descanso y el hecho de evitar la sudoración excesiva  puede ser suficiente para eliminar la protuberancia cuando esta es pequeña y todavía se encuentra en una fase inicial (un pequeño quiste).

En este primer momento otra cosa que puedes probar es lo de cambiar ligeramente la posición encima de la bicicleta. Variar unos centímetros el punto de apoyo puede aliviar la presión que se ejerce directamente sobre la zona afectada. Para conseguirlo puedes avanzar o retrasar un poco el sillín. Mucho cuidado con esto ya que en términos biomecánicos un cambio de un par de centímetros es una brutalidad. Si realizas cambios lo ideal es que trates de rodar suave como máximo durante un par de horas para ver que tal se acomodan las articulaciones a la nueva postura. Nada de hacer grandes cambios de un día para otro. Puede que soluciones los forúnculos pero termines estropeando algo bastante peor.

tratamiento forunculos ciclismo
llevar una buena equipación resulta fundamental para la prevención de forúnculos

Si el “bulto” es mayor es probable que para bajar la inflamación necesitemos de algo más que descanso. En este caso lo más recomendable es acudir al médico o a un dermatólogo especializado que pueda guiarte con el tratamiento adecuado.

Llegados a este punto es fundamental mantener unas buenas condiciones de higiene corporal y para aliviar la sensación de ardor puedes aplicarte hielo en la superficie afectada.

Además puedes frotar ligeramente la zona con una gasa estéril empapada en agua oxigenada y sal. Una vez seco puedes aprovechar para poner algo de yodo. Todo esto evitará que la infección se extienda en superficie. Puedes repetir este proceso 2-3 veces al dia.

En ocasiones será necesario la aplicación de pomadas antisépticos o con algo de antibiótico pero para ello será necesario que previamente consultes con un especialista.

En ninguna ocasión es recomendable reventar o provocar la supuración del forúnculo ya que podemos agravar la infección. Si tienes dudas lo mejor que puedes hacer es pedir hora con el dermatólogo. Ten en cuenta que si llevas varios días con él es muy probable que tenga pus acumulado.

Recuerda. Lo más importante para vencer a los forúnculos es la paciencia. Muchísimos ciclistas recaen por querer volver antes de tiempo.

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad