“Cuando le dije a mi madre lo del récord me contestó: ¡Hijo,...

“Cuando le dije a mi madre lo del récord me contestó: ¡Hijo, pero si no has hecho podio!”

Compartir
Fernando Carro, en una imagen del Meeting de Barcelona
Fernando Carro, en una imagen del Meeting de Barcelona

Es uno de los hombres sin duda del momento. En el último mes ha sido capaz de batir en dos ocasiones su marca personal, hacer las mínimas para el Mundial de Doha y los Juegos de Tokio y lograr un Récord de España con 17 años de antigüedad. Todo, manteniendo los pies en el suelo y siempre con esa sonrisa y ganas de de atender a todo el mundo. “Tengo un don, conecto con la gente”, nos comenta. Cuando te sientas a hablar con Fernando Carro sabes cuando arranca la conversación, pero no cuando termina. Es mejor no hacer planes a posteriori. En la Bolsa del Corredor charlamos sin relojes ni ataduras con él. Una cámara, un sofá para ponernos cómodos y muchas ganas de escuchar toda la vida que rezuma un atleta que quiere comerse el mundo y, sobre todo, sueña con conocer sus límites.

¿Hablaste con Berlanas sobre la posibilidad de batir su récord?

“Luismi (Berlanas) ha sido una persona que se ha mantenido todo este tiempo vinculada con el atletismo, sigue compitiendo en veteranos y se nota que lo disfruta independientemente de récords. Pienso que él transmite mucho. Él ha visto cómo trabajo en la Blume, cómo he mejorado en todas las facetas, en la recepción, en cómo bajo el centro de gravedad. Creo que él lo vio y lo comento la semana de Mónaco por Twitter. Él sabía que había posibilidades de que batiera su récord; yo también, pero le tenía un tremendo respeto”.

¿Cuál es la clave del salto que has dado esta temporada?

Hace tan solo un año había un abismo entre mis marcas y el récord, sin ir más lejos. El año pasado con Berlín ya enlacé muy buenos meses y me dí cuenta de que puedo pelear por el top europeo. Había conseguido meter un año entero de continuidad. Pero me faltaba empezar la temporada arriba, como en este caso. No he sufrido lesiones, ya he experimentado la cara amarga de este deporte y sé cómo reaccionar. Después de lo de Roma me dije que tenía que ser sensato, centrarme en entrenar bien y seleccionar mucho dónde correr”.

¿En qué punto estás de ese “mejor Fernando Carro de la historia”?

“Ahora mismo no sé en qué punto estoy. Sé que estoy en un estado de felicidad máxima. Las redes sociales vuelven muy locas a las personas. Las luces a mi no me ciegan, no soy un atleta que quiera superar a gente en toda costa. Mis colegas del barrio o mi propia madre cuando hice el Récord de España el otro día me dijeron: “Oye, pero si no has hecho medalla, no has subido al podium”. Le dije: “Mamá, pero si en la Diamond no hay podium”. Creo que he tenido referentes en cosas que hay que hacer y no hay que hacer. Arturo Casado es mi súmum en el atletismo. Él tomó decisiones erróneas y quiso buscar la excelencia haciendo cosas que no debía. Si algo funciona es mejor no tocarlo. Yo tengo unos valores anaeróbicos enormes que debo desarrollar. Quiero que llegue el día de mañana y tener la sensación que dí el máximo de mí”.

El boom de @subetealcarro sigue aumentando…

“Represento lo que siempre he representado, lo único que ahora la gente lo ve más. La responsabilidad es mayor y es más importante el cómo lo transmito. Me parece muy importante cómo conecto con la gente porque hay chicos y chicas muy jóvenes a los que debo transmitir bien. He intentado responder todos los mensajes recibidos después del Récord, lo considero vital”.

“Es una responsabilidad que tenemos el llegar al grueso de nuestro deporte, que tiene que entender que sean los resultados satisfactorios o no, van a llegar. El otro día, cuando volví de Mónaco, estaba casi zombie, no había descansado casi y el domingo cuando me desperté me fui al Campeonato de Madrid a ver competir a varios amigos. Creo que somos la punta de la lanza y la pirámide va hacia abajo, hay mucha gente que trabaja y quizás sus resultados no trascienden”.

¿Cuál es la clave del éxito de Fernando Carro?

“Creo que la continuidad es lo principal, enlazar buenas carreras, buenos entrenamientos. Cuando llegas a ser competitivo por todos los costados es vital. Evidentemente que Arturo, mi entrenador es vital para mí, pero también mi grupo de entrenamiento. Sergio Jiménez, sin ir más lejos, ha crecido un montón y lo va a petar, seguro. Es importantísimo estar bien arropado. Normalmente el pensar es lo que nos hace cometer errores, al final nuestro trabajo es ‘sencillo’, correr siempre un poco más, pero es esencial estar bien acompañado, que piensen por ti a veces, liberarte”.

Después de los de Mónaco aún vas con más ganas a por el Mundial de Doha…

“Se reafirma más mi ambición con el Mundial de Doha. Aunque no creo que yo sea el salvador del atletismo, no soy el salvador de nada. Voy a ir a Doha a dejarme la vida, haré el trabajo previo al milímetro e intentará llegar en un estado de forma parecido o mejor. Parece que los primeros espadas no están llegando y algunos de ellos pasarán de largo pensando en Tokio. Tengo que estar cerca para aprovechar mi momento, agarrarme. Con la marca que tengo ahora mismo tengo la obligación de llegar a la final. Ojo, no debe convertirse en un trámite porque nunca he estado en una final mundial, debo tenerle respeto. Si le debo algo a alguien es a mi gente, a mis amigos del barrio, a mi entrenador, a mi chica Clara Viñarás, a ellos les debo darlo todo, vaciarme”.

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad