Inicio Noticias & Blog ¿Es esto salud? 

¿Es esto salud? 

NO: yo nunca pude imaginar a los atletas con mascarilla corriendo un cross. Por eso hoy escribo del impacto que me ha causado esa fotografía y lo comparto con vosotros, que probablemente sepáis más que yo.  

A ti, que también corres.

A ti, que también has corrido cross y sabes lo que es un cross.

¿Qué te parece esa fotografía?

No sé qué kilómetro será. Pero, sea cuál sea el minuto, el resultado de esa fotografía es que, excepto uno que parece que se la ha quitado, los atletas están corriendo con mascarilla en el cross universitario Francisco de Victoria.

“Nos toca vivir tiempos en lo que ya nacimos muy viejos”, nos recuerda la letra de la canción de Estopa.

Pero mira.

Siempre nos queda por ver lo que no hemos visto, lo que ni imaginamos siquiera.

Hay gente mayor que a veces me dice ‘yo ya lo he visto todo: no me lo creo.

A esa gente le dedico esta fotografía.

Me la envió mi hermano y hoy quiero compartirla contigo o con vosotros, que probablemente sepáis más que yo.

Esa es la grandeza de esto..

Sin ánimo de ofender a nadie, te digo que a mí esta fotografía me invita a preguntarme si eso es salud.  

Si un cross, donde el derecho a sufrir está garantizado y el corazón se embala, es el sitio de la mascarilla.

Si puede existir alguna relación posible entre el dorsal y la mascarilla.

Si no son enemigos irreconciliables.

No sé tú, pero a mí, que me encanta darle trabajo a la imaginación no me imaginaba una fotografía como ésta.

Y no me digas que esos atletas no saben de que va la cosa.

Te puedo contar que entre los dos, que lideran esa fotografía, los atletas de naranja y el de negro, suman más de 500 crosses.

Y también te puedo contar que, en realidad, esta es una fotografía con mentalidad ganadora.  

No porque sean los primeros de la carrera (que no lo son), pero esta fotografía significa el regreso esta temporada de los crosses universitarios en Madrid que han sabido reinventarse (enhorabuena).

Que han demostrado que, efectivamente, más vale tarde que nunca. 

Y han vuelto en primavera, fuera de su época natural, sin la compañía del frío ni de los guantes ni del barro ni de todas esas cosas que hacen tanta ilusión a los crosses.

Pero mira.

La cosa era volver, poder volver, tener la ilusión por volver: no callarse lo que uno siente.

Y, efectivamente, la temporada universitaria de cross levantó el candado este sábado en la Universidad Francisco de Victoria.

Y nos dejó fotografías como ésta que (al menos, para mí) escapan de la ruinosa indiferencia.

Si he podido ofender a alguien pido disculpas.

Pero.

No deseo que nadie la interprete como una critica por mi parte.

No me gusta herir a quien amo: llevo corriendo crosses universitarios desde el año 92 y corrí en el último que se celebró tres semanas antes de que se iniciase el confinamiento.

Este invierno hemos echado muchísimo de menos a los crosses.

Le agradezco infinito a mi hermano que me haya mandado esta fotografía y volver a ver en la batalla a ese caimán:  David Vázquez Pascual, el atleta que va vestido de negro, que encabeza el grupo perseguidor y que es uno de los genuinos representantes de la Universidad de Nebrija.

En realidad, necesitaría un capítulo aparte para hablaros de David.

Todas las piedras que se han saltado en los crosses, todas las curvas a las que nos hemos enfrentado en los crosses, y todas las señales, que nos amenazaron con quitarnos la paciencia en los crosses, David se las conoce.

Atrás quedan sus mejores años cuando llegó a hacer 31 o 32 minutos en 10.000 (si mal no recuerdo).

Hoy, David es un tipo de cincuenta y tantos años que ya no tiene cuerpo de atleta pero sí tiene cabeza de atleta. Y con ese armamento uno puede parecer invulnerable (hacerme caso).

El próximo sábado me gustaría ir a verles en Alcalá de Henares porque los independientes este año no podemos correr: la lógica de la pandemia.

Y haré fotografías.

Y haremos fotografías.

Pero, si me diesen a elegir, no me gustaría volver a ver nunca más una fotografía de un atleta compitiendo con mascarilla en un cross, donde la agonía se comporta, pese a todo, como una buena persona.

Y nada más, amigos.

Mucho ánimo a la organización y muchas gracias por volver, por haber sabido volver en este año tan difícil.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad