¿Cómo entrenan los ciclistas profesionales? 10 mitos y creencias

¿Cómo entrenan los ciclistas profesionales? 10 mitos y creencias

Compartir
entrenamiento ciclistas profesionales

Con la llegada de plataformas de entrenamiento y redes sociales deportivas como Strava y Training Peaks cualquier persona tiene acceso a los entrenamientos y competiciones de los ciclistas profesionales. Con ello, además de comparar los tiempos y asumir la gran diferencia que existe entre un profesional y un aficionado, también podemos analizar y ver la metodología concreta de entrenamiento de un ciclista profesional.

A continuación nos adentramos en las cuentas de diferentes ciclistas profesionales para observar, analizar y sacar conclusiones de sus entrenamientos. Con ello vamos a despejar algunas verdades acerca de la mayoría de mitos y creencias que tienen muchos aficionados sobre los métodos de entrenamiento utilizados por los mejores ciclistas y equipos del mundo.

10 creencias del entrenamiento ciclista: ¿Verdad o mentira?

¿Realmente lo que llevamos años pensando es verdad? O ¿simplemente es una creencia sin fundamento? Vamos a desenmascarar todos estos tópicos.

1-Los ciclistas profesionales entrenan siempre muchos kilómetros.

Cómo es lógico los profesionales entrenan semanalmente muchas horas y muchos kilómetros. Lo hacen por necesidad y porqué sus carreras, especialmente las vueltas de tres semanas (Tour, Giro y Vuelta), así lo requieren. Sin embargo un profesional nunca entrena las mismas distancias de la competición. Muy pocas veces al año se superan los 200 kilómetros de entrenamiento, y en ningún caso se entrena las distancias de las grandes clásicas (296 km de la Milán- Sanremo, o los 260 km del Tour de Flandes). En este sentido queda más que demostrado que con entrenar un 75% de la distancia del objetivo o carrera que estemos preparando es más que suficiente.

Otro aspecto a tener en cuenta es la diferencia que existe en función del terreno y la orografía. No es lo mismo hacer 150 kilómetros por las llanuras de Holanda o Bélgica que hacerlo en plenos alpes Suizos. Por eso todos los profesionales entrenan por horas y no por kilómetros.

Aquí uno de los entrenamientos más largos de Michael Kwiatkoski este año. Difícilmente los profesionales superan las 6 horas de entrenamiento y los 200 kilómetros, algo que sí superan en diferentes carreras durante el año.

2-Los profesionales entrenan siempre a grandes velocidades

Otra creencia que lleva años instaurada en la mente de los aficionados y que bien vale la pena de ser matizada.

Un profesional entrena sin preocuparse por la velocidad media. Lo importante es hacer un buen entrenamiento y hacer el trabajo específico de la mejor forma posible. Además la recuperación entre series es fundamental de modo que la velocidad media se ve reducida significativamente. Además, una vez más, no es lo mismo sacar una media de velocidad alta en Holanda que en los Pirineos ni hacerlo en un día con una gran carga de trabajo a hacerlo en un día de recuperación.

3-Los profesionales entrenan solos

Entrenar en solitario es siempre más aburrido y duro a nivel psicológico de modo que la mayoría de ciclistas profesionales buscan salir siempre que pueden con una buena grupeta de entrenamiento, a excepción de los días en los que el trabajo es muy específico y repetitivo dónde es mejor hacerlo solo.

En los días de fondo y de series largas siempre es bueno salir con compañía.

Precisamente en este sentido cada vez es más habitual ver a ciclistas profesionales afincados en zonas muy concretas. Girona, Niza, Mónaco o Lugano son un buen ejemplo de ello.

La mayoría de profesionales aprovecha para entrenar en grupo o con otros compañeros de equipo.

4-Los profesionales entrenan con tubular y no llevan herramientas

Una manía que tienen muchos aficionados y que no comparten los profesionales es salir con el mínimo peso posible. No llevar prácticamente herramientas, y en algunos casos ni siquiera una bomba de aire y una cámara para reparar un pinchazo es algo, por desgracia, bastante común en algunos ciclistas aficionados, quienes deben pensar que un entrenamiento es como una competición, donde cualquier gramo cuenta o que con unos gramos de más siempre se van a quedar algo más lejos de su ansiado KOM.

Los profesionales no comparten para nada esa idea y siempre salen, con una mochila o bolsa de herramientas indispensables debajo del sillín y con algo de ropa de abrigo e impermeable en los bolsillos del maillot.

Además un profesional nunca sale a entrenar sin algo de comida, algo que sí que ocurre con algunos aficionados.

Deberíamos ser todos más conscientes de la importancia de llevar herramientas básicas, algo de abrigo y un poco de comida en todas nuestras salidas.

5-Los profesionales no paran en sus entrenamientos

Otra manía de muchos aficionados es la de ir siempre con prisas, pendientes de la velocidad media y con poca predisposición a interrumpir el entrenamiento. La mayoría de profesionales paran en la mitad de su entrenamiento a tomar un café con alguna pasta y a llenar bidones. Muchos aficionados no se detienen ni por una cosa ni por la otra. De hecho cada vez es más frecuente ver a aficionados que no paran ni en los semáforos.

La seguridad es lo primero y debemos recordar que estamos entrenando con tráfico abierto y no en una competición Pro Tour.

 6-Los profesionales comen poco.

Esta es una de las grandes diferencias entre profesionales y amateurs. En días largos los profesionales además de tomar un desayuno consistente antes de entrenar, acostumbran a tomar una barrita o un gel cada hora para mantener en todo momento su cuerpo con un buen nivel de energía. Recordemos de la importancia de hidratarse bien en todo momento. En competición la cosa es aún más importante y muchos ciclistas han reconocido tomar en carrera entre 5 y 10 barritas o geles.

Adam Blythe pit stop: muchos profesionales paran a tomar el café y en algunos casos incluso hacen un buen desayuno para reponer fuerzas.

7- Los profesionales entrenan en ayunas para afinar

Es cierto que en ocasiones y de forma previa a una gran competición algunos ciclistas hacen entrenamientos en ayunas con el objetivo de afinar y terminar de bajar algo de peso. Estos entrenamientos son siempre a baja intensidad y de duración corta o mediaNunca se hacen entrenamientos de calidad en ayunas. El entrenamiento en rodillo es una excelente opción para este tipo de entrenamiento.

8-Los profesionales entrenan siempre con grandes puertos y con desnivel

En el mismo sentido que otros tópicos de la lista nada tiene que ver entrenar en un terreno llano que hacerlo en puertos de montaña. Además no tiene que hacer el mismo entrenamiento un ciclista que aspira a la clasificación de las grandes vueltas (Chris Froome, por ejemplo) al que hace un ciclista aspirante a las clásicas belgas (Peter Sagan por ejemplo). El terreno, la intensidad y el volumen son muy diferentes. La mayoría de sprinters o clasicómanos belgas pocas veces entrenan en puertos de montaña y el trabajo en las zonas llanas es claramente su prioridad.  No por entrenar más puertos y más desnivel vamos a rendir mejor.

Entrenamiento desnivel vs entrenamiento en llano: En este caso podemos ver al mismo ciclista (Niki Terprstra) en dos tipos de entrenamiento, ambos de 145 kilometros pero muy diferentes entre sí. El entrenamiento hecho en el training camp de livigno y con mucho desnivel comporta al ciclista prácticamente una hora más de entrenamiento y mucho más desgaste para hacer los mismos kilómetros.  Un buen ejemplo del entrenamiento por horas y no por kilómetros.

9- Los profesionales terminan el año con 40.000 kilometros

Hace años los profesionales terminaban temporadas con auténticas kilometradas y era más que habitual ver a ciclistas terminar el año con más de 40.000 kilómetros. En la actualidad la mayoría terminan entorno a los 30.000 demostrando una vez más que su prioriza la calidad frente a la cantidad.

10-Los profesionales entrenan “tras-moto” 

En algunas ocasiones es cierto que se entrena a rebufo de una moto (tras moto) con el objetivo de simular al máximo el ritmo de carrera. Esta técnica se utiliza especialmente tras largos periodos de inactividad, dónde la falta de ritmo puede ser un problema a la hora de volver a la competición.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Compartir

Te puede interesar...

3 Comentarios

  1. gracias por sus criterios muy buenos en todos los sentidos, ahora tengo el siguiente problema.
    soy ciclista aficionado, salgo entre dos y tres veces por semana, hago alrededor entre 20 y 35 km por salida, lo unico q hago es tomar el tiempo de cada una de las salidas, necesito algo de ayuda para mejorar, digamos un pequeño plan para entrenar, me podrian ayudar, gracias.

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad