Artilugios para el corredor del siglo XXI

Artilugios para el corredor del siglo XXI

Compartir

Popeye come espinacas para adquirir una musculatura instantánea. Astérix bebe del caldero mágico cuando necesita una fuerza suplementaria. Mientras tanto, tratando de sortear a la genética,  miles de corredores  buscamos con empeño la fórmula milagrosa que sea capaz de transformarnos en invencibles.

Los métodos a nuestro alcance son variados; énfasis en aportar una base de resistencia,  entrenamiento por intervalos alemán,  pesas,  periodización del entrenamiento, entrenamiento intermitente, fraccionado, trabajo de tempo, específico, cuestas, fartlek(juego de ritmos en sueco), series, altitud,  multisaltos, estiramientos, macrocompensaciones, descanso, sesiones de fisioterapeuta..etc, conforman el cuaderno de bitacora de cualquier runner que se precie.

El problema surge cuando la “magia” de  estas técnicas es sustituida por el poder de  la ciencia y se usa en unas condiciones tales que sus efectos resultan indeseables para el individuo .

Pócimas milagrosas y brebajes

En otras ocasiones, además,  sistemas de entrenamiento avalados científicamente quedan empañados por la aparición de métodos milagrosos de dudosa credibilidad. Los ejemplos  son variados.

A principios de los 90 Ma Junren revolucionó el fondo femenino mundial amparándose en pócimas  elaboradas con sangre de tortuga a las finas hierbas para poder soportar los duros entrenamientos y conseguir marcas totalmente imposibles hasta entonces para cualquier otra mujer.

Más tarde conocimos el ‘jugo de avispas gigantes’, sustancia que tomaba la japonesa campeona olímpica de maratón Naoko Takahashi. Naoko encontró un elixir milagroso en las larvas de la gigantesca avispa-gorrión de 3,5 centímetros.

Recientemente el triatleta neozelandés Graham O’Grady presentó unos niveles de morfina por encima de los permitidos debido a la ingesta de pan de semillas de amapola.  “Parece que mi único delito fue consumir maíz sin gluten y pan de semilla de amapola en un supermercado en los días previos y la mañana de mi carrera”.

Realidad o ficción

En un contexto tan confuso la  dinámica constante de innovación en los sistemas de entrenamiento sigue alimentando el debate entre qué es realidad y ficción, eficaz o sobrevalorado.  Cámara hipóxica, plataforma vibratoria,  cinta de correr antigravedad, cinta para correr en el agua o cryosauna son algunos de los ejemplos.  

EUA, vivero de talentos En vez de sucumbir a las diferencias genéticas y/o medioambientales existentes con los corredores africanos, el fondo y medio fondo estadounidense se rebela poniendo la tecnológicas al servicio de la mejora del rendimiento deportivo. Inmersos en un proceso de transformación y mejora continua sostenida por el volumen cada vez mayor de corredores y  nuevos métodos de entrenamiento (sobre todo invisibles), la eclosión de grandes figuras no se detiene: Ritzenhein, Hall, Webb, Rupp, Solinsky, Flannagan, Tegenkam, Manzano, Goucher, Mary Cain, Centrowitz, Wheating…etc, la lista no para de crecer.

Curiosamente, muchos se encuentran bajo las órdenes del entrenador de moda,  Alberto Salazar. A sus 54 años el prestigio y carisma de Salazar es inconcebible. Representa un mito, un puente viviente entre el presente y el pasado del legendario Oregon Runners Club: Steve Prefontaine, Frank Shorter, Bill Bowerman, Mary Decker…Su padre, un disidente cubano, huyó de la isla una hora antes de que lo detuviera la policía política de Fidel Castro. Salazar  fue  un corredor sensacional, ganando tres veces consecutivas  la maratón  Nueva York en la década de los 80, cuya carrera terminó prematuramente cuando se rompió un tendón. Se retiró de la competición en 1994.”Quería ganarlo todo. El maratón era un duelo donde alguien tenía que ceder antes o después. No iba a ser yo“.

Como entrenador es fiel a su filosofia: acumular el máximo de kilómetros pero sin cometer el error que él mismo cometió como atleta.   Siempre se ha acercado a las nuevas tecnologías como una forma de minimizar las lesiones. El arsenal de artilugios que usa y promociona,  unido a la mejora fugaz y exponencial de su cuadra,  sigue centrando la atención de un atletismo mundial que se muestra escéptico por la aparente efectividad mostrada por los chismes.

¿Secretos de su éxito? 

Cinta de correr antigravedad (Alter G) Presentada el pasado año se trata de un tapiz que permite trabajar sin impacto en las articulaciones acelerando la recuperación y la capacidad de cargas, con un ejercicio que reproduce la carrera normal. Se trata de una variante más desarrollada que la elíptica o correr con flotadores en una piscina. El precio, alrededor de 10.000 €. (Foto 3)

HydroWorx Empresa especializada en el uso de piscinas con finalidades terapéuticas y deportivas que recientemente ha patentado una cinta de correr acuática el Hydro Worx X80. Se presenta como un aparato de rehabilitación que proporciona actividad cardiovascular de bajo impacto y viene con un chorro de resistencia integrado.  Permite sumar kilómetros adicionales sin riesgo de lesión, trabajando de forma diferente la musculatura. (Foto.1)

Cryosauna Cilindro metálico de nitrógeno líquido refrigerado por aire que alcanza más de 100 grados centígrados bajo cero en pocos segundos. El nitrógeno líquido se convierte en gas y se bombea en el cilindro donde el atleta se coloca. La teoría es que engaña al cuerpo haciéndole creer que está en grave peligro de congelación. El cerebro envía señales al resto del cuerpo para extraer la sangre de las extremidades  y proteger a sus órganos vitales. Dos minutos más tarde, cuando el atleta sale del contenedor, la sangre concentrada y enriquecida de oxígeno y nutrientes se apresura a través del cuerpo, proporcionando  la reparación del tejido dañado.  A pesar de los valores bajos, el cuerpo no se congela porque el aire de la cryosauna es muy seco. Se trata de una variante de  40.000 € al tradicional baño de hielo. (foto.2)

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad