Categories: Noticias & Blog

“En España hay que proteger al atleta ‘medio’, en muchos casos trabaja a jornada completa”

Publicidad

Nunca olvidará Mario García Romo el verano de 2022. El atleta salmantino, cuarto en el Mundial de Oregon mejorando en cuatro segundos su marca personal y bronce en el Europeo de Munich, ha sido uno de los nombres propios en clave nacional. E internacional. En breve pondrá rumbo de nuevo para preparar la temporada en Estados Unidos. En una entrevista a ‘El Español’ ha hablado sobre muchos temas. Y sobre unos meses que le han cambiado la vida.

“Ir a Estados Unidos fue un cambio muy grande. Al principio lo pasé mal por el idioma y me costaba mucho comunicarme. También el estilo de vida es muy diferente: la comida, el ritmo de vida tan alto y la jornada laboral. Te acabas adaptando y, tras un año allí, me sentía muy cómodo”, comenta. “El sistema de entrenamiento es diferente. Estás con tu grupo y tu entrenador de fuerza. Destaco también el formato que hay de competición con pruebas cada dos semanas y un sistema universitario que cuenta con una estructura diferente al europeo. Te mides a grandes atletas de diferentes países y eso hace que aumente el nivel. Al mismo tiempo, la repercusión mediática: Estados Unidos es un país de 300 millones de habitantes y, a pesar de que el atletismo es un deporte minoritario, puede haber una prueba de una universidad con 20.000 espectadores“, añade sobre el sistema norteamericano.

Sistema de ayudas en España

Acerca de la situación en España asegura que “me parece que el sistema de ayudas que se ha implantado para atletas de primer nivel es bastante bueno. Sin embargo, en un nivel ‘medio’ en el que muchos atletas están intentando subir un peldaño y clasificarse para un Mundial o Europeo, no tienen ningún tipo de ayuda. En muchos casos tienen empleos a jornada completa entrenando después de trabajar y teniendo que pagar viajes. Ese tipo de casos son los que hay que proteger en España. Hay muchos casos que para dar ese siguiente paso necesitan independencia económica”.

Publicidad

Sobre la final en Munich, valora que “a Jake Heyward es muy difícil superarlo. Le podía hacer frente, pero al final yo corrí por el oro y él por la plata como se demostró durante la carrera. En los últimos 100 metros iba con más fuerzas. En el caso de Jakob Ingebrigtsen, ahora mismo está muy por encima del resto siendo un atleta de una generación que aparece cada década o cada dos décadas. Estamos intentando mejorar y llegar a los campeonatos internacionales de la mejor manera posible”.

Publicidad
Comparte
Publicado por
LRDC
Publicidad