El primer día

El primer día

Compartir
el primer dia

Y finalmente 48 días después, ¡ha llegado el día que tanto esperábamos!, el primer día que salimos a correr después del confinamiento. Has salido a correr solo/a, igual que en los viejos tiempos, ¿recuerdas? como cuando empezabas a dar tus primeras zancadas y no tenías ni grupo ni amigos con los que salir a correr.

Pero aunque no te haya acompañado nadie, dudo que hayas estado solo/a ni por un instante, miles de corredores y corredoras hemos estado conectadas por un cerebro común, hemos sido enjambre, comunidad.

Con toda seguridad, hemos sentido exactamente lo mismo durante los primeros minutos de nuestro nuevo primer día como corredor, de nuestra primera experiencia dentro de la denominada nueva normalidad, en la que nos tendremos que instalar a partir de ahora los y las corredoras.

Este #primerdia para un servidor ya empezó la noche de antes, preparándome la ropa y buscando durante más de diez minutos las zapas por casa. Había que estar preparado que con esto de la franja horaria uno no se puede despistar y ni mucho menos quedarse remoloneando en la cama.

Mientras me visto de corredor suena los días raros y asumo que los nervios que llevo encima son normales, ¿ansiedad?, es que este #primerdia no es como cuando vuelves a correr después de unas vacaciones en la playa, estos días han sido emocionalmente duros y el hecho de no poder salir a correr, nos ha hecho daño y nos ha encerrado un poco más en este dichoso confinamiento.

Sí, de acuerdo, no hay que dramatizar, ¡correr es solo correr!, pero para nosotros/as que estamos muy enganchadas, precisamente en situaciones complicadas como esta es cuando mejor nos sienta correr, cuando más necesitamos sudar y liberar la mente.

Salgo a la calle en plena urbe y voy directo a buscar verde, a re-encontrarme con la montaña, tantos días en casa necesito pisar tierra, oler naturaleza. Son las ocho de la mañana y mi ciudad parece arrasada por una guerra (más o menos ya es así) de la que solo han sobrevivido la raza de los runners. ¿Una franja horaria para correr? es de locos, y puede que sea una de las situaciones más raras que he vivido como corredor.

Me cruzo con uno, con dos, con decenas de corredores y corredoras, y con algunos cruzamos saludos y hasta sonrisas de complicidad. Siguen los nervios, descartando ya que vayan a desaparecer hoy, pero no me importa, y aunque mi cerebro se concentra al 110% en las distancias, en no engancharse mucho a nadie, en mantener la seguridad y todo eso, estoy co-rri-en-do y eso es brutal, ¡es el #primerdia!

Correr por el simple placer de correr

Durante todas estas semanas, cuantas veces te has preguntado: ¿qué voy a sentir cuando vuelva a correr?, ¿tendré las mismas sensaciones que antes?

Bertolt Brecht dijo que la crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir y cuando lo nuevo no acaba de nacer. Si intentamos sacar -o imaginar- algo positivo de este drama (en el plano del que hablamos, de correr) podríamos estar en la situación de llegar a conseguir a partir de ahora un cambio positivo en nuestra mentalidad como ente corredor. Que esta experiencia nos pueda servir para que nuestro viejo yo se quede confinado y nuestro nuevo yo recupere la base de todo, el placer del correr por el simple placer… de correr.

Si recuperamos esta esencia, la esencia, podremos construir una base mucho más sólida, una estructura mental que haga que aguantemos mejor un sinfín de situaciones, lesiones, altibajos de motivación, la presión por una carrera a la que no se llega del todo en forma, o hasta nos echará a la calle y a los caminos sin pensarlo ni un minuto en un día de lluvia o mucho frío.

Y mañana, ¡más!

Aunque a lo mejor hoy no haya sido el mejor día, por nervios / ansiedad / miedo… a pesar que en redes nos sacudan por todos lados… alejémonos de eso y ¡alegrémonos! correr vuelve a ser un ritual, y a la vuelta de la esquina, volverán los pequeños detalles que nos harán felices.

¡A disfrutar!


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad