Inicio Entrevistas El kilómetro cero de Bruno Hortelano está en Torrecaballeros (Segovia)

El kilómetro cero de Bruno Hortelano está en Torrecaballeros (Segovia)

Ahí vive Jesús Álvarez-herms: un profesor de Grado sanitario que es el nuevo entrenador del Bruno Hortelano que casi 5 años después busca volver a ser el atleta que fue en los JJOO de Río de Janeiro 2016, ¿misión imposible? El tiempo dirá.  

-¿Y no es un riesgo para usted? -le pregunto.

-Es una apuesta en la que creo -responde él.

Él es Jesús Álvarez-Herms, el nuevo entrenador de Bruno Hortelano.

El atleta que desde los JJOO de Río de Janeiro, “excepto el oasis de 2018”, nunca ha vuelto a ser el que fue.

El mismo atleta al que aquel accidente de tráfico de 2016 le ha dejado “algunas limitaciones articulares” y que, sin embargo, aspira a estar en la final olímpica de 200 metros de los próximos Juegos.

-Y, para mí, eso es un riesgo para usted -le repito a Jesús Álvarez-herms.

-Debemos ser prudentes, pero ya hay entrenos que nos han demostrado que puede estar ahí como un 10,4 en 100 o 21,5 en 200 -responde él.

Sin conocerlo profundamente, me atrevería a dibujar a Jesús Álvarez-herms como un cráneo privilegiado, un currículum sumamente alimentado (doctor en biología, master en alto rendimiento…).

Un hombre, en definitiva, con escasa exposición mediática que parte de esta idea: “No adaptar el deportista al deporte, sino el deporte al deportista”.

A partir de ahí creo que debería ubicarle más, que debería contar que trabaja de profesor de Grado Sanitario en un instituto de Segovia y que vive en Torrecaballeros, un pueblo de Segovia de unos 1.300 habitantes.

Y, curiosamente, ahí se sitúa ahora el kilómetro cero de Bruno Hortelano: el atleta que nos parecía una multinacional, el atleta que nació en Australia y que se formó en la universidad Cornell de Nueva York.

Sin embargo, ahora su centro de operaciones está en Torrecaballeros, en el portátil de un hombre que trabaja en una mesa, en el comedor de su casa

-Qué cosas tiene la vida -le digo ahora a ese hombre.

-Fue su padre el que nos puso en contacto con Bruno tras una charla que dio él, que es científico en la Universidad del País Vasco.

-Quiero que conozcáis a mi hijo -le dijo a Jesús y al doctor Adrián Odriozola, que trabaja en esa Universidad.

De hecho, fue el doctor Odriozola quien pidió a Jesús realizar, a partir de una muestra de Bruno Hortelano, un test de ADN sin decirle de quien se trataba.

-Adrián, la selección de genes de este hombre tiene todo lo que predispone a la velocidad.

– Jesús, hablamos de Bruno Hortelano

-Pero, ojo, a la vez se advierte cierta tendencia a lesiones, debilidad de tendones, capacidad de rotura más fácil que otras personas.

El día que Bruno Hortelano escuchó en persona en Barcelona a Jesús Álvarez-herms el pasado mes de septiembre iba a dar un giro a su vida:

-Me gustaría que fueses mi entrenador -le dijo.

Y le habló de la final olímpica de 200 metros en los JJOO de Tokio, de los tacos de salida, de una ambición con nombre y apellidos.

Jesús aceptó:

-Con serenidad.

-Pero así de golpe llevar a un velocista… -le digo.

-Bueno, yo soy entrenador nacional de atletismo.

Y desde entonces, ¿qué ha pasado desde entonces? ¿qué se ha hecho? ¿cómo explicar tantas cosas en un rato?

-Bruno vive en un piso en Sant Cugat en Barcelona y usted en Torrecaballeros, Jesús. ¿No es un obstáculo?

-Cuando yo era decatleta mi entrenador Julio Álvarez llevaba a atletas a distancia. Pero es que además en Barcelona tenemos a Sergi Mata, que fue profesional de voleibol y que se ocupa de tomarle los tiempos a Bruno, de hacer vídeos, de hacer filmaciones que luego vemos en la plataforma y cada mes voy a Barcelona a realizar un test.

-Y hablamos, hablamos prácticamente todos los días -añade.

Jesús (que también entrena a Javi Guerra y al piragüista David Llorente) dice dedicar “entre 15 y 20 horas semanales a Bruno Hortelano estudiando variables”.

Y nunca echará la culpa de lo que pase a la distancia.

-Hoy en día, desde una habitación, se puede controlar el mundo -razona.

Y a partir de ahora ¿qué?

-Nuestro primer objetivo con Bruno Hortelano era recuperar un cuerpo no lesivo.

¿Y se ha logrado?

-De momento, hemos logrado que no tenga problemas musculares desde octubre, que hayan desaparecido sus problemas de hernia discal o de tendón de Aquiles controlando muy especialmente dos variables: nutrición/descanso.

La nutrición, incide Jesús, “porque todo está en el intestino: todo empieza y todo acaba ahí” y si el intestino no colabora al cien por cien, “en un deporte en el que el 0,5 importa tanto”, no hay nada que hacer.

De ahí que la alimentación de Bruno sea absolutamente personalizada. A modo de anécdota nos cuenta que toma “patata hervida fría y con piel durante 24 horas en el frigorífico, porque ayuda a combatir el ácido láctico y lo transforma en glucógeno”.

Y a partir de ahí el entreno, un equipo multidisciplinar en el que Jesús como entrenador admite sus limitaciones:

-Hay ejercicios de fuerza que yo no sé como hacer para activar el glúteo.

-Atletas de la calidad de Bruno Hortelano sólo necesitan que los entrenadores no nos equivoquemos -añade después.

Y entonces explica la razón de ser de su mensaje:

-A la edad de Bruno no se puede repetir constantemente un tipo de estímulo, porque, al final, no produce mejora, sino lesión.

Por eso insiste tanto:

-No es lo que haces, sino lo que no haces.

Una frase que a mí me valdría de resumen y que él matiza:

-Llega un momento en el que el gran volumen produce una mejora mínima y, por lo tanto, hay que buscar esa mejora en el control de otras variables, como le decía al principio, como son la nutrición, el descanso, el entorno…

Y esto nos lo cuenta desde Torrecaballeros, Jesús Álvarez-herms. Un hombre al que la mayoría de ustedes tal vez no pongan cara ni voz, pero miren donde está.

¿Mañana? ¿Quién sabe lo que pasará mañana?

Él sólo sabe que, a día de hoy, ha elegido vivir por y para esto y hay tanto por avanzar, tanto por explicar antes de llegar a Tokio.

-No sé si iré o no pero sea aquí o allí haré lo posible por disfrutarlo.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad