Inicio Entrevistas El gran Antonio Prieto (‘El taca’): 40 años después

El gran Antonio Prieto (‘El taca’): 40 años después

Hoy, 28 de marzo, se cumplen 40 años del Mundial de cross que se celebró en Madrid en el hipódromo de La Zarzuela y en el que ‘El taca’ fue quinto. Las encuestas pidieron una estatua suya en el Museo de Cera. 

Hace 40 años Antonio Prieto tenía 23 años.

Un día le llamaron del Museo de Cera.

– Me dijeron que habían hecho una encuesta para ver que deportista debian poner en el Museo y que había salido yo.

Antonio Prieto, en realidad, era muy popular en la España de los ochenta.

– Sí, sí en aquel momento sí lo era -recuerda hoy-. Quizás porque mi tipología era la de una persona que partía en desventaja.

Y claro.

La gente siempre se pone a favor de los débiles y yo era un atleta que no llegaba al 1,60 de estatura con el hándicap que eso significaba.

El domingo, 28 de marzo de 1981, todos fueron Antonio Prieto y le llamaban ‘El taca’ y le decían ‘venga, vamos, taca’.

Aquel día se corrió en Madrid, en el hipódromo de La Zarzuela el Mundial de cross y nadie batalló como él.

– De hecho, antes de que atacasen los etíopes, tenía pensado hacerlo yo.

Fue una tarde soleada de domingo: una tarde para la historia.

‘El taca’ terminó quinto: todos lo aplaudieron menos él.

– Un año antes había sido octavo en París y pensé que en Madrid llegaba mi momento de subir al podio.

Pero siempre que pasa por el hipódromo ‘El taca’ se acuerda de ese día.

Y también se acuerda de Yifter, de Kedir, de Mamede o de Graig Virgin que, gracias al error de los etíopes, iba a ganar.

Y regresa 40 años atrás.

– Me acuerdo que desde noviembre todos los fines de semana nos reuníamos los preseleccionados para correr a las 8 de la mañana en el hipódromo antes de que empezasen las carreras de caballos, y me acuerdo que la hierba estaba muy alta y que hacía un frío terrible y de ver a Fernando Cerrada (que siempre venía sin guantes) meter las manos en las mangas de la sudadera.

Y soñaba. ‘El taca’ soñaba porque en los días de mucho frío también se sueña.

– Siempre soñé con subir al podio en un Mundial desde que veía a Mariano Haro.

‘El taca’ era un atleta de 23 años que vivía en la residencia Blume.

– El día del 23-F acababa de llegar de un cross que había corrido en Túnez.

Todos sabían que ‘El taca’ era muy bueno.

A la gente le sorprendió que en el Campeonato de España de cross le ganasen José Luis González y Sánchez Vargas.

– Pero es que yo no era tan bueno -rebate ahora-. Basaba todo en la constancia. Podía hacer 170 kilometros semanales. Luego tras una lesion de rodilla empecé a entrenar menos y batí el récord de España de 10.000 (27’37”) con 140 km a la semana y fui décimo en el Mundial de cross. Así que no sé si es bueno machacar tanto.

Pero pasa tiempo hasta que se descubre.

– De joven piensas que cuánto más entrenes mas lejos llegarás. Pero lo que logras es rebasar tu nivel de tolerancia.

El taca’ nunca subió al podio en un gran campeonato. 

– Es verdad que pude cometer errores. Tenía que haber dejado semanas de recuperación. Pero di lo que podia dar. Fui quinto en un mundial de cross en 1983 a 4 segundos de la medalla de oro. Los tres primeros entraron en el mismo segundo. Pero es que a veces la vida es suerte.

Cuarenta años después, ‘El taca’ promete que no ha cambiado tanto.

– Apenas he ganado peso.

Pero soporta una tortura.

–  Las rodillas no me permiten correr. En cuanto intento hacerlo se me irritan. Tengo consulta con el traumatólogo el día 7.

No era fácil ser atleta en los ochenta.

– Todos los entrenos de calidad eran con clavos. Terminábamos con los gemelos destrozados.

– Y no es que las zapatillas fuesen malas -añade-. En los 80 mejoraron muchísimo. Todas las marcas las tenían buenas. Pero yo sufrí casi todas las lesiones hasta una fractura de estrés. Recuerdo que Jorge González Amo me dijo un día: “La primera vez que oí hablar de fracturas de estrés fue cuando tú lo dijiste”.

Pero ‘El taca’ no cambiaría nunca la época que vivió.

–  En esa época teníamos una ventaja. Sólo había dos canales y casi todo se retransmitía. Se veía muchísimo atletismo y de ahí esa popularidad, porque la gente te veía casi a la fuerza y si le hablo de dinero….

– Hable.

– Por correr un cross me pagaron 750.000 pesetas.

– Pero es que no acaba ahí la cosa -añade-. Me llegaron a ofrecer un millón (6.000 €) y no lo cogí porque estaba preparando los JJOO de Los Angeles 84 y era una carrera con mucho riesgo.

Qué historias.

– Mire lo que nos pagaban y el piso que me compré en Segovia me salió por cuatro millones de pesetas (24.000 €)

Pero así eran los años ochenta tan nostálgicos.

Qué viva la añoranza.

Y, sí, ‘El taca’ fue uno de ellos.

Y ahora, que no puede correr y que acompaña en bicicleta en los entrenos a su hija Idaira (que ha salido atleta), la nostalgia se refuerza.

– Idaira no es un gran talento pero es muy trabajadora, muy responsable -explica el padre, que es el entrenador de su hija.

Un día se dio cuenta de que la historia se repite.

– Fue en un cross en un Campeonato Autonómico en Castilla León. De repente, la veo a ella con una zapatilla en la mano y me la da al pasar la primera vuelta y sigue corriendo y yo pienso ‘esta se va a retirar’. Pero resulta que terminó la carrera.

Y entonces ‘El taca’ se acordó de él en el Mundial de cross de 1984 en Nueva York.

– Perdí una zapatilla nada más empezar, desde la primera zancada,pero también acabé la carrera.

Porque el atletismo es así: nunca se sabe lo que pasará.

– ¿Mi hija? Bueno, ha participado en dos campeonatos de España y le gusta con locura y lo compagina con su trabajo de fisioterapeuta aquí en Segovia, y yo creo que llegará porque tiene 23 años. Pero paso a paso.

Y quién sabe si algún 28 de marzo Idaira correrá algún Mundial de cross como lo corrió él, su padre, Antonio Prieto, ‘El taca’ en el hipódromo de La Zarzuela hace hoy 40 años.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad