El día de los invencibles

El día de los invencibles

113
0
Compartir

Esto se acaba. Como todo lo bueno, todo lo que se disfruta enormemente, el tiempo se desliza silencioso, con exponencial fluidez, a medida que la satisfacción aumenta. Pudimos regocijarnos, aún así, en el entorno de una jornada, de nuevo, mágica para el mundo del atletismo.

La belleza de la marcha (50km) se tornaba sedienta de una carrera disputada en todo su esplendor. Nada más lejos de la realidad. El eslovaco Matej Tóth, regalando a su patria el primer oro en un Campeonato del Mundo, hacía buenos los pronósticos derivados de su mejor marca mundial del año, en una carrera inolvidable. Liderato de principio a fin, y casi dos minutos de diferencia con el bronce de Daegu y Moscú y subcampeón olímpico, el australiano Jared Tallent. El nipón Tadayuki Tanii lograba el bronce. Retirada por problemas en los isquiotibiales de Benjamín Sánchez y agónico sufrimiento de Paco Arcilla para concluir 35º, más allá de las cuatro horas. La alegría de la jornada, a sólo un puesto de la clasificación directa para Río, vino del eterno, legendario, soberbio (se nos agotan los calificativos): Don Jesús Ángel García Bragado. ‘Chuso’ lo volvió a hacer, poniendo el broche de oro a esa sempiterna historia de amor que mantiene con los Campeonatos del Mundo (12º consecutivo, récord absoluto de la competición; hace ya 22 años de su primera participación, debutando con un oro en Stuttgart ‘93). En una jornada disfrazada de la característica épica de una prueba siempre cruel e imprevisible, ‘Chuso’ marchó inteligentemente, a su manera, de menos a más. Un espléndido noveno lugar para un atleta de otro tiempo. Un atleta inolvidable. Gracias ‘Chuso’.

bragado-demuestra-que-veterania-grado-1440835414971

La máxima sorpresa de este sábado, el 800m femenino. Con una favorita clara en la figura de la keniana Eunice Sum (oro en Moscú), era la bielorrusa Maryna Arzamasova, campeona de Europa vigente, la que asestaba el golpe de gracia a la doble vuelta a la pista con un memorable último ‘trescientos’. Para rematar, la sorprendente canadiense Melissa Bishop conseguía la plata, relegando a Sum a un bronce tan inesperado como insuficiente para sus logros los dos últimos años. No ofreció la mejor de las sensaciones en ‘semis’, y se ha corroborado hoy. Menos sorpresiva resultaba la final de disco, con un apoteósico Piotr Malachowski, que a la tercera (platas en 2009 y 2013) se colgó la presea dorada con 67.40m. Segundo, el belga Philip Milanov, con récord nacional (66.90m) y tercero el también polaco Robert Urbanek (65.18m). Sólo los puestos de podio consiguieron la llave de los sesenta y cinco metros, con Morgan y Kövágó sin conseguir el pase desde la calificación, y con Christophe Harting lejos de sus marcas de este año, en una final que no quedará guardada especialmente para el recuerdo a nivel de espectáculo global.

La cara ciertamente amarga, por las esperanzas depositadas por parte española, el quinto lugar de la maravillosa Ruth Beitia en la altura. En un concurso sin sobresaltos generales, el nivel se fue a más de dos metros, con un triple empate en cabeza entre Kuchina, Vlasic y Chicherova (las tres saltaron 2.01m), resuelto, por este orden, a través de los nulos. El impoluto concurso de la Subcampeona de Europa y Campeona Mundial Indoor le otorgó el oro, saltando más de lo que jamás hubiera franqueado hasta ahora. Mucha clase en esta joven de 22 años que recoge el cetro mundial de la especialidad. Fantástica noticia la vuelta tras eternos problemas físicos de la croata Blanka Vlasic. Beitia, astuta, inteligente y competidora sublime, aspiraba a la posibilidad de un concurso más tedioso, con mayor número de nulos, y en alturas algo menores, situaciones en las que se desenvuelve a la perfección. Viendo el nivel, y aun quedándose a las puertas (tres nulos sobre 2.01m, tras franquear el 1.99m a la segunda), la actuación fue extraordinaria. La auténtica heroína del atletismo español, que dejará un vacío inabarcable cuando decida abandonar las pistas. Segundo y último puesto de finalista para la delegación española. Al igual que García Bragado, irrepetibles y únicos. La mayor admiración posible.

beitia-pudo-escalar-podio-los-mundiales-pekin-1440849866090

La final del 5.000m, una nueva batalla del mundo contra ‘Mo’ Farah. Y un nuevo error de planteamiento. Si partimos de la base de la excepcional competitividad del de Mogadiscio, el rival debe buscar la manera de plantearle la carrera más incómoda posible. En este caso, al igual que el trío keniano en los 10.000m, la única manera pasa por intentar romper la cuerda a tirones desde el principio, o buscar ritmos imposibles en equipo. Con Farah a cola de pelotón, avituallándose en el paso por la cuarta vuelta, con mezcla de control y altivez, sólo Ndiku se dispuso a romper la carrera a falta de 600m. En un ataque sostenido descomunal, el keniano desfallecía en el último 150m, abriendo de par en par la puerta del doblete a un Farah que se desenvuelve encantado cuando es necesario un último ‘rush’. Histórico el británico, cuarto doblete consecutivo (Londres, Moscú, Zürich y Pekín), con Ndiku plata y Gebrhiwet bronce, en una carrera que se fue a un lacónico 13:50.38. Poco pudo hacer el joven Kejelcha, cuarto, y aún menos los estadounidenses Rupp, True y Hill, quinto, sexto y séptimo, respectivamente. Hundidos, Koech, Soi, Rop y Merga, en un nuevo error de planteamiento para intentar el imposible.

Y si hablamos de historia, sólo un nombre se nos viene a la cabeza en este momento: Ashton Eaton. El atleta más completo del mundo. El ‘combinero’ por excelencia. Una máquina competitiva descomunal. Un atleta superlativo. Estratosférico récord mundial de decatlón, en una jornada que perdurará en el recuerdo. Sus lágrimas de emoción al concluir, la efervescencia de su complejidad atlética y el talento a raudales que irradia en prácticamente cada prueba lo convierten en una de las figuras de los Campeonatos por mérito propio. Amo y señor de la especialidad, con un nuevo horizonte por descubrir: 9.045 puntos (6 por encima de su anterior plusmarca, conseguida hace tres años en Eugene). Tonnesen y Ureña, de más a menos en las dos jornadas, finalizando en 18ª y 21ª posición. Pau, acusando visiblemente el esfuerzo del primer día, y Jorge, lastrado por un tropezón inoportuno en las vallas, y descentrado con su descalabro en la pértiga. Gran futuro para dos fantásticos competidores.

Cerrando el círculo, finales del 4x100m. Reedición del duelo “USA-Jamaica”. En la carrera femenina, magnífico récord de los Campeonatos para el combinado jamaicano, defensor del título. Veronica Campbell-Brown, Natasha Morrison, Elaine Thompson y Shelly-Ann Fraser-Pryce. 41.07 de ensueño, con la cúspide de aupar a la mejor velocista de los últimos años de nuevo a su trono mundial. Plata norteamericana, bronce trinitense. En la categoría masculina, de nuevo el morbo del vis-a-vis, salsa absoluta del Campeonato desde su inicio. O lo que es lo mismo, Gatlin contra Bolt, pero sin enfrentamiento directo (Gatlin en la tercera posta, mientras Bolt cerraba el relevo). Con el cuarteto estadounidense realizando un lastimero tercer cambio, que a la postre desencadenaría en descalificación, Bolt destrozaba cualquier pronóstico, volando de lanzado en los últimos metros, quizá su sensación más fluida y dinámica de todo el Campeonato (lo que es mucho decir). Histórico Usain, con 11 medallas de oro (y dos de plata) en Campeonatos Mundiales, en un día en el que ‘El Nido’ volvió a vestirse de gala para citarse con la historia. Tres nombres, en especial, Usain, Ashton y ‘Mo’, por encima de la carnal multitud, sobrevolando la opacidad del cielo de Pekín, en una jornada de trascendental importancia para el atletismo. Una jornada con aura mágica. Al octavo día, a apenas horas para que se clausure un Mundial afrentoso a nivel organizativo, pero de sublime categoría deportiva, asistimos a la máxima belleza del octavo día. El Día de los Invencibles.

Foto: Diario SPORT ·AFP
Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad