Inicio Ciclismo El ciclista nómada que llegó a profesionales

El ciclista nómada que llegó a profesionales

Svein tuft nomada

¿Quién es Sveint Tuft? Es probable que la gran mayoría de lectores no sepa ni de quien estoy hablando. A algunos les sonará el nombre y únicamente los más “frikies” se acordarán de este excelente contrarrelojista y corredor de equipo canadiense.

Más allá de sus méritos deportivos lo que quiero destacar en esta breve historia es la vida que hay detrás de este carismático deportista que colgó la bicicleta la temporada pasada con 42 años.

Nuestro protagonista tiene una historia que bien vale la pena de ser contada.

Con apenas 16 años el bueno de Svein quiso dar un giro radical a su vida. Dejó el instituto y se fue en busca de aventuras.

En busca de verdaderas aventuras que la acercaran a su gran pasión; la naturaleza. Para ello no se le ocurrió nada mejor que coger una antigua bicicleta, atarle un remolque con un par de mantas, cargarlo con su inseparable perro y, con lo justo y necesario, ir a recorrer el mundo.

Durante el viaje subsistía como podía. Él mismo afirma que vivía sin ningún ahorro en el banco y que aguantaba con pequeños trabajos que encontraba durante el camino.

El intrépido ciclista se colaba en trenes de mercancías como podía y así fueron sucediéndose los meses hasta que su viaje le llevó a la fría Alaska.

Entre viajes y aventuras los años fueron pasando y Tuft se atrevió a probar con la competición. Sus primeras actuaciones no eran demasiado buenas. No sabía rodar en grupo y rápidamente se dio cuenta que su única opción pasaba por ponerse el primero y tirar hasta reventar.

Svein era fuerza bruta. Un ciclista salvaje que poco a poco fue despertando el interés de algunos equipos y ganándose un sitio entre la élite de este deporte.

Uno de los primeros interesados fue el equipo Mercury que le llamó para un training camp en California. Al bueno de Svein no se le ocurrió otra cosa que ir hasta allí en bicicleta. Nada más y nada menos que 1600 kilómetros de calentamiento antes de reunirse con sus compañeros de equipo.

Jonathan Vaughters quien años más tarde sería su director en el equipo Garmin le ofreció el salto al World Tour. “Svein era un tipo diferente a los ciclistas europeos que enseguida se compran un coche deportivo”. “Se presentó con barba y olía un poco mal”.

Se presentó con barba y olía un poco mal”.

Su enorme fuerza mental y física le abrieron también las puertas del Orica GreenEdge (actualmente Mitchelton- Scott), equipo en el que permaneció durante 7 temporadas antes se cerrar su carrera profesional con el Rally Cycling.

Residente en Andorra durante muchos años, y un enamorado del esquí de montaña, sigue pedaleando más allá del campo profesional. Tuft a quien os recomiendo seguir en Instagram y en Strava, es propietario actualmente de su propia empresa de tours en bicicleta.

Un enamorado del ciclismo y de la vida tal y como refleja su tatuaje. “We will never be here again” o lo que es lo mismo. “Nunca más volveremos a estar aquí


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad