Dime qué carrera corres y te diré quién eres

Dime qué carrera corres y te diré quién eres

Compartir

Ahora que la luna de miel de la última maratón ha terminado, he estado estos últimos días pensando qué carreras correr en los próximos 12 meses. Un corredor que se precie debe planificar sus carreras con un mínimo de un año, no en vano no tenemos todas las balas que queremos en la recámara, especialmente las de más larga distancia.

Como no vivo de esto, mis motivaciones para elegir una u otra carrera son diferentes a las de un profesional. En la balanza de un pro van a pesar mucho los siguientes componentes:

· Fijo de salida Esta es la pasta que te dan sólo por estar en la carrera. Si la cosa se pone chunga te sales a mitad de carrera y guardas energías para la siguiente “montada” que le metas al próximo organizador.
· Posibilidad de subir a podium. No todo son los récords personales, subir a podium se paga bien en algunas carreras.  Muchos profesionales eligen la carrera según quienes vayan a ser sus competidores. De hecho, ocurre en circuitos de carreras locales y regionales que los cuatro gallos más rápidos se turnan en las victorias para que todos cobren y así no desgastarse tanto. Corremos cinco carreras y somos cinco posibles ganadores, nos repartimos las victorias, todos cobramos y así no nos quemamos antes de tiempo.
· Circuito rápido A veces lo que necesitas es una determinada marca, bien para que te paguen tus patrocinadores de determinada marca de zapatillas, bien porque la necesitas para entrar en el equipo nacional o regional. Aquí lo que prima es un circuito rápido. Nadie va a ir a Madrid a buscar marca para entrar en el equipo olímpico.

 ¿Y dónde encajamos los populares?

¿qué es lo que nos motiva para elegir una u otra carrera?  Esto es básicamente a lo que mi mente enferma le ha estado dando vueltas estos días. Vamos a suponer un corredor popular medio que corre diferentes distancias incluidas un par de maratones al año. Aquí encontramos fauna variopinta y casi tantas motivaciones para elegir carreras como tipos de persona hay. Estos son sólo algunos de los tipos de corredor popular que encontramos según las carreras que busca para correr. La mayoría nos encontramos en zona gris, entre uno y otro grupo.

1. El que siempre busca marca

Este corredor popular va a rechazar cualquier circuito en el que aparezca una pequeña cuesta. Si corre una carrera con cuestas siempre lo hará sin esforzarse al máximo porque sabe que no puede hacer marca. Buscará circuitos llanos, climas fríos y huirá de temperaturas altas. Recorrerá el mundo para hacer marca, correrá las maratones más llanas y frescas que haya porque la marca le obsesiona.

2. El bruto

Este es el caso contrario de lo anterior, es el típico corredor al que le motivan los retos cuanto más duros mejor. Propio de corredores de ultras sabedores de que la marca es relativa. Prefieren las carreras con miles de metros de desnivel a las planas, y cuantos más kilómetros mejor.

3. El rápido

Sabedor de su dominio en distancias cortas, sólo piensa en carreras de 10K para abajo donde imponer su ley. Quizás corra alguna Media, pero muy eventualmente. Cuando le peguntas por qué no corre maratón te dice que lo hará en unos años, que correr más kms no le motiva y que eso no es importante.

4. El diesel

Este es el típico corredor que inicia su declive atlético popular. Sabe que no va a volver a hacer marca en su vida aunque vaya a las marataones más llanas que existen. Así que se lo toma con filosofía, le motivan más otras cosas que la marca en sí. Comienza a filosofar sobre por qué corremos, la felicidad del corredor y ese tipo de cuestiones trascendentales.

5. El amante del marketing

Este sólo acude a carreras grandes, masificadas y patrocinadas por grandes marcas comerciales. Le encanta lucir la camiseta de la marca comercial y decirle a los amigos no corredores que ha corrido esa carrera. ¿para qué va a correr una carrera desconocida si no puede contárselo a sus amigos? Sus amigos sólo conocen las carreras más comerciales tipo S. Silvestre o la Maratón de Nueva York. Su objetivo en la vida es correr las carreras que conoce todo el mundo para contárselo a sus amigos.

6. El viajero internacional

Este pasa de correr carreras locales que para él no tienen el nombre suficiente. Está continuamente viajando y se recorre medio mundo para correr una maratón. Con 40 años ya había corrido todos los majors, Nueva York, Berlin, Chicago…

7. El vicioso

No necesita decidir demasiado para apuntarse a ninguna carrera, se apunta a todo lo que se menea. Propio de los primeros años de muchos corredores donde el veneno runner circula fuerte por las venas. Les da igual correr fuera o en casa, se apuntan a cualquier cosa. Lo de conseguir picos de forma es un concepto que les da igual, el placer está en competir cada fin de semana.

8. El outsider

Este es el que se niega a participar en cualquir carrera que esté patrocinada por casas comerciales. Su hábitat natural son las pequeñas carreras de pueblo, donde te dan bocadillos de chorizo en el avituallamiento final. Se niega a pagar demasiada pasta por ninguna carrera, no le importan las marcas en absoluto sino correr con poca gente en entornos amigables y donde se trate bien al corredor.

Estos son sólo algunos ejemplos de corredores según las carreras que eligen. Hay muchos más. ¿alguna idea? ¿dónde te encuadras?  

Imagen: As les Volcans
Compartir

Te puede interesar...

6 Comentarios

  1. Yo me encuadro en el outsider. ¿Razón? Con la crisis económica en la que estamos inmersos, creo que muchos organizadores están empezando a hacer del atletismo popular un negocio, en detrimento del trato al corredor popular.

  2. Yo me encuadro en el outsider. ¿Razón? Con la crisis económica en la que
    estamos inmersos, creo que muchos organizadores están empezando a hacer
    del atletismo popular un negocio, en detrimento del trato al corredor
    popular.

  3. El que tiene las cosas claras: Un objetivo claro y a llegar a tope a éste. Las carreras que corre son medios para llegar en la mejor forma posible a su verdadero objetivo.

  4. Sin duda, estoy en el caso número 1. Es lo que tenemos, las personas un poco “obsesivas” jajaja 😉 Con el 3, también me identifico.

    Interesante, sencillo, curioso y divertido artículo de atletismo. Ok!

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad