Inicio Noticias & Blog Corro luego como

Corro luego como

O el demonio se viste de carbohidrato.

Ahora que han llegado las lluvias y tras las lluvias los días son de temple moderado y sol indulgente, los corredores llenan las calles. Resulta que desaparecen en invierno y vuelven con la primavera ¿Qué no? ¿Qué los runners corren todo el año? ¿En serio? Sera en el norte porque aquí en el sur, a poco que las temperaturas bajen de los quince grados nos congelamos. No estamos hechos para el frío, nos salen sabañones en la cara.

En algún sitio leí que a los runners auténticos no los frena el frío, calor, levante o lluvias torrenciales. No se quedan en casa por cuatro copos de nieve, ni por vivir (un suponer) en Ecija, la sartén de España, con 40º a la sombra. Nada. Buscas ‘macho‘ en el diccionario y te aparece un runner vestido para la acción. Ya. Mucho mito es lo que hay y mucho vídeo motivación del Youtube. Sin embargo haberlos haylos, pocos, pero son como las hojas perennes, los macho man del running. La élite no descansa.

Esta que escribe, la primavera pasada, se encontró una tarde de mediados de abril en el quinto c… Perdón, a siete kilómetros de casa, calada hasta los huesos, unas zapatillas con cámara de aire que ni siquiera eran específicas para correr (descubrí que estaban pinchadas), nubes negras descargando agua a raudales sobre mi cabeza, matorrales de marisma al frente, a la izquierda, a la derecha y atrás. Que momento., momentazo vaya. Correr bajo la lluvia es una de las experiencias más gratificantes que puede experimentar un ser humano ¿No te lo crees? Prueba.

Pero la cuestión que nos ocupa es otra. Las calles se llenan de color. El asfalto se tiñe de camisetas técnicas con toda la escala cromática posible… y talla. Es ahora, después del periodo de hibernación, cuando el runner, transformado en oso amoroso, descubre que le sobran unos cuantos kilos. Depende de como se haya tomado en serio el periodo de asueto y solaz, entre dos y cinco kilos. Nada más y nada menos.

Entonces se pone a dieta o como suele decirse en el argot runneril, ‘ponerse fino’. Fino filipino: “Qué es aquello que brilla en lo alto del camino, es runner con barriga que se esta poniendo fino”.

Tonterías aparte, supongo que recordáis a la perfección la historia bíblica en la que Jesús es tentado por el demonio en el desierto, donde se había recogido por voluntad propia para hacer cuarenta días de ayuno. Hay una película muy molona sobre el tema. Resulta que el demonio tienta a Jesús mostrándole cuan poderoso puede llegar a ser y cuanto puede poseer si termina con su ayuno y come algo, aunque sea unas míseras piedras transformadas en panes (obsérvese que la elección del demonio por el carbohidrato no es casual), pero nada, no hay manera.

Yo tengo otra teoría. El demonio se presentó ante Jesús vestido de carbohidrato de asimilación rápida. Nada de enormes ciudades, riquezas y poder sin fin. Que va. Eligió para su presentación un maravilloso traje de hojaldre trenzado relleno de frutos secos del Mercadona. Y así,  con su sexy contoneo calórico y ondulante, y sus envites desvergonzados llenos de olor afrodisíaco trató inútilmente de ponerle en jaque sin conseguirlo.

Estoy dejando patente mi actual estado. Pues sí, estoy a dieta. Conste que no me sobra nada, de hecho todo el mundo considera que estoy a punto de morir de inanición con mis 55 kilos, pero la semana pasada, en una tregua meteorológica, cuando todo el mundo se iba a ver  procesiones pintureras (estoy muy perdida en el tema, lo siento) salí a correr por el parque y me sentí como Robocop, lenta y pesada, así que pensé: ¿Si me quito un par de kilos correré cual gacela keniata por la sabana africana? Y en ello estoy.

El problema es que los carbohidratos, de repente, han cobrado vida. Es decir, están por todas partes, son bonitos, huelen y saben bien. Todo eso. Entro en la cocina y encima de la encimera hay un paquete de demoníacas galletas de chocolate, en el frigorífico el mal prefiere disfrazarse de tarta de queso, abro la despensa y un  paquete de patatas de una conocida marca, “Si haces pop, ya no hay stop” me canta al oído con sus calorías venidas del mismo infierno ¿Y qué me decís de la comida basura? Demasiado.

El runner medio, el que hiberna y le teme a los extremos (frío, calor) es débil. Yo soy débil. Mirad los blogs ¿Cuál es la actividad preferida del runner después de correr? Comer. Primero corre y después come. Castigo y premio. Corro luego como. Cambiamos una ‘r’ doble por una ‘m’ y ya lo tenemos, dos verbos casi idénticos: Correr, comer.

Los corredores son los deportistas que más sucumben a los placeres de la comida. No me cabe la menor duda. Somos de naturaleza concupiscible, dados al yantar que da gusto.

La diferencia existente entre la élite, osease los perennes, los macho man del running que no hibernan, maratonianos, corredores de ultras, triatletas, etc., con el populacho runners-dominguero, es clara. Los primeros comen para correr y los segundos corren para comer.

“Y qué le voy a hacer si me gusta el buen comer, no cambio la comida por ningún otro placer, y no hay nada mejor que una buena cazuela…”


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

10 Comentarios

  1. Es contraproducente correr habitualmente y hacer dieta dejando de comer carbohidratos a la vez, en poco tiempo te encontrarás cansado y débil.

    Aunque a alguna gente le pueda parecer gracioso este artículo, a mí en particular me parece muy desafortunado.. En estas fechas puedes ir cualquier domingo a cualquiera de las decenas de carreras populares, media maratón y maratones que se organizar para comprobar que no son 4 o 5 los que habitualmente practican Running. Y ya lo de presumir de estar extremadamente delgada y aún así querer perder más kilos y que practicar Running durante todo el año independientemente de la metereologia es cosa de poco menos que machos ibericos creo que no merece siquiera ningún comentario..

    Sea un artículo irónico o no, repinto, me parece cuanto menos desafortunado

    • Estimado Antonio, ante todo, gracias por tu comentario. Lamento mucho que no hayas captado la ‘vis’ cómica del artículo. A veces intento ser seria y escribir cosas serias y ser, en general, más seria (en serio) pero no me sale. Tirando de topicazo, sera que soy del sur.

      Todos los corredores merecen mis respetos sin exclusión. Creo que es algo que ya he dejado claro en anteriores entradas. Dices que puedo ir a una carrera dominguera y encontrar cientos de corredores, no solo cuatro gatos ¿Dónde he puesto lo contrario? Hablo de corredores estacionales, es decir, los que paran de correr en invierno o en verano. En cuanto a mi ‘extrema’ delgadez permíteme puntualizar que mido 1.58, soy poco menos que un tapón de alberca, así que dos kilos menos y un ritmo más alto en carrera no me van a hacer ningún año. Gracias de todas maneras por preocuparte por mi estado de salud. Por último, no he dicho macho ibérico, he utilizado la expresión “macho man del running” Y sí, me lo parecen. Y me ponen vamos. Todas las noches fantaseo con Dean Karnazes, el más macho man de todos.

      Siento que no hayas captado el sentido del humor de la entrada. Reírse de uno mismo es un ejercicio fantástico.

  2. Querida amiga sureña, como ecijano y macho man del running que soy, tengo que señalarle que los 40º a la sombra aquí son una bendición porque aquí, para nosotros los corredores, no existe la sombra por el simple hecho que ésta sólo aparece cuando hay nubes, esto es, en semana santa y para fastidiar algún puente o festivo, jeje

  3. pues a mi me a encantado tu artuculo y soy del sur(con lo que entendi de primeras tu sentido del humor xDD)
    soy runnin de todo el año jajja vamos llevo 6 meses como para haber parado en invierno, gracias por este rato tan entretenido, ya que no e podido parar de reir con tus similes, gracis!!

    un beso y a seguir bien.

  4. Pues yo no soy del sur ,catalan para mas señas,y tambien he captado tu sentido del humor.
    Yo soy un runner de primavera/verano, asi que estoy de acuerdo con tu articulo.

  5. hi, yo soy de los que corro todo el año, o al menos lo intento, porque soy un pupas y siempre me pasa algo y tengo que hacer periodos de descanso obligatorio, me ha gustado tu artículo, y me ha entretenido, mientras espero recuperarme de mi última lesión para volver a correr. Y no le tengais miedo al frio, que se suda igual jejeje

  6. Saludos runners, suelo salir a correr todo el año y bueno en agosto con todo el solecito tapado como si estubiese lloviendo suelo forzarme unos 5km mas o menos 3 dias por semana, es una muy buena preparacion para fortalecer tu cuerpo y mente a puntos que seguro desconoces, el tema esque si llevas el cuerpo al limite con estas temperaturas adquieres mucha fuerza fisica y bastante seguridad, confianza en ti mismo para aguantar cuantos kms quieras en las 4 estaciones, aguante, etc.

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad