¿De verdad hace falta correr a ritmo lento para perder peso?

¿De verdad hace falta correr a ritmo lento para perder peso?

Compartir
Cada uno tiene que correr como le pida el cuerpo y la mente
Cada uno tiene que correr como le pida el cuerpo y la mente

Hay una teoría de los antiguos ‘runners’ de las cavernas que dice que para perder peso es mucho mejor correr a ritmo lento y tedioso (entre bajo y moderado teniendo en cuenta las posibilidades de cada uno) que hacerlo a tope de pulsaciones y rozando nuestros límites. En este ‘post’ vamos a intentar explicar si se trata de un mito o si es una realidad, algo que está fundamentado y que tiene algún componente verídico.

Desequilibrar la balanza a favor de los ‘gastos’

Mientras deseamos perder un poco de peso mientras hacemos aquella que más nos gusta y que estimula nuestros sentidos, que no es otra cosa de correr, la ecuación es bien simple: hay que desequilibrar la balanza energética a favor de los ‘gastos’ antes que los ‘aportes’ y hacerlo durante un periodo determinado. Tal y como señalan los compañeros de ‘Runners.fr’, hay un pensamiento generalizado que para perder peso lo preferible es alargar las sesiones de entrenamiento y priorizar los esfuerzos de baja intensidad.

Corriendo a un ritmo lento (digamos para poner un ejemplo a uno en el que podamos mantener una conversación mientras corremos), los músculos movilizan más sus reservas de lípidos para renovar su energía. En cambio, cuando elevamos nuestras pulsaciones y mantenemos un ritmo más elevado se aportan más azúcares. Lo lógico partiendo de esta premisa si queremos perder peso sería dividir nuestras sesiones.

Tener en cuenta lo que quemamos en reposo

Dicho todo esto, cabe recalcar que no solo debemos tener en cuenta las energías quemadas durante el esfuerzo, sino que debemos tener en cuenta toda la que se gasta también después del ejercicio, durante la recuperación. El cuerpo también trabaja una vez terminamos el entrenamiento, puesto que debe reparar las fibras musculares dañadas durante el esfuerzo y restaurar energías.

De esta forma, la mayoría de dispositivos o incluso el propio mecanismo de la cinta de correr que utilizamos en el gimnasio menosprecia el coste total de energía que gastamos, puesto que suele obviar toda la que se quema ‘postentrenamiento’, que no es poca. Algunos estudios científicos incluso apuntan a que el metabolismo a veces aumenta la cantidad de energía durante el entrenamiento a todo lo que perdemos en reposo. Curioso, sin lugar a dudas.

Las series también sirven para bajar peso

Cabe recalcar que las sesiones divididas o fraccionadas tienen dos ventajas (de peso) sobre las de resistencia. Para empezar, aumentan el gasto de energía durante el periodo posterior al entrenamiento del que hemos hablado con anterioridad (quemamos más energía en reposo por ejemplo después de unas series que después de una tirada larga).

E incluso si la duración del trote compensa la intensidad de la sesión dividida en términos de calorías quemadas. Las sesiones intensas son realmente más estresantes para el cuerpo, lo que requiere gastar más energía para recuperarse.

El segundo punto clave es que si las sesiones fraccionadas (esfuerzos intensos e intermitentes) promueven la degradación de azúcares, ocurre todo lo contrario durante la recuperación. Al utilizar muchas reservas de azúcar durante la sesión a ritmo constante, en la recuperación el cuerpo se ve obligado a ahorrar durante la recuperación para aumentar sus existencias.

Desmontamos el mito

En otras palabras, si las sesiones tranquilas pueden quemar más grasa durante el ejercicio, las sesiones intensas son al menos tan interesantes para perder peso porque conducen a una mayor movilización de las reservas de grasa durante largas horas después de la sesión.

De esta forma, desmontamos totalmente el mito de que correr a baja intensidad favorece la pérdida de peso e instamos a gastar más y a correr según nos plazca y a alta intensidad si nos vemos con energía y fuerza suficiente.

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad