Correr, la vida de Emil Zátopek contada por Jean Echenoz

Correr, la vida de Emil Zátopek contada por Jean Echenoz

617
0
Compartir

Miles de líneas se han escrito sobre la persona y el mito de la locomotora humana Emil Zátopek, el único corredor que ha realizado una proeza que será muy difícil que vean nuestros ojos de nuevo, proclamarse campeón olímpico en las distancias de 5.000 metros, 10.000 metros y maratón dentro de unos mismos juegos (Helsinky 1952).

Entre todas estas líneas escritas, sobresalen en mayúsculas las escritas por el escritor francés Jean Echenoz (Orange, 1947) en su libro Correr (Anagrama 2008) segunda parte de su imperdible trilogía sobre personajes históricos (Ravel, Zátopek y Nikola Tesla)

Echenoz cuenta que tras escribir Ravel, se decidió por Zátopek no por su afición al deporte rey (que no tenía) si no porque buscaba a un deportista desnudo de máquina alguna (ni ciclistas, ni motoristas…) y como no encontró información sobre la figura checha, se decidió a leer cientos y cientos de números de l’Équipe de los años 40’ y 50’.

“Si quieres correr, corre una milla; si quieres cambiar tu vida, corre un maratón” (Emil Zátopek)

Correr es un libro maravilloso, corto, irónico, divertido, épico… con una escritura directa al grano que no le hace perder emotividad. No estamos hablando de un biografía al uso de Emil Zátopez si no de una novela biográfica basada en las andanzas, grandes gestas y duras vicisitudes de la vida del corredor checo. Echenoz se toma las libertades necesarias para que nos pongamos en la piel de lo que podía conllevar ser un deportista de élite en los tiempos convulsos del régimen pro-soviético checoslovaco.

Este libro se lee en cuatro rápidas zancadas, transportándonos en su inicio a los bosques de Moravia, donde un sencillo obrero corría en tiempos de la invasión nazi de Checoslovaquia y ya bajo el control del régimen estalinista, consiguió alcanzar la gloria olímpica.

Emil fue un héroe trágico, un corredor ¡aviso de spoiler! que pasó de ser una auténtica figura nacional a estar desterrado a una minas de uranio (para después acabar de barrendero), gracias a su apoyo en plena Guerra Fría al lado perdedor en la Primavera de Praga, en la que más de 200.000 soldados y 2.300 tanques del Pacto de Varsovia invadieron el país acabando con el aperturismo político del mismo.

El régimen se apropió de sus victorias a la vez que trató de ningunearlas. Correr es la historia de un hombre decidido a sobrevivir corriendo atrapado en un mundo donde los totalitarismos, las ideologías extremas no le dejan respirar convertiéndolo en una marioneta. Corriendo -a la vez que huyendo- de un gobierno que no le permitió apenas coger aliento para entrenar todo lo duro que su cuerpo le pedía.

La locomotora checa, el invencible que nunca perdía su famosa sonrisa a pesar de su forma ruda y tan poco clásica de correr.

Correr (Panorama de narrativas)
Correr (Panorama de narrativas) - Tapa blanda (144 pages)
De Jean Echenoz
Precio: EUR 14,15
Ahorras: EUR 0,75 (5 %)
8 nuevos desde EUR 14,155 De 2ª mano desde EUR 11,90
Barcelona. 22 cm. 140 p. Encuadernación en tapa blanda de editorial ilustrada. Colección 'Panorama de narrativas', numero coleccion(759). Echenoz, Jean 1948-. Traducción de Javier Albiñana. Título original: Courir. Panorama de narrativas. 759 .. Este libro es de segunda mano y tiene o puede tener marcas y señales de su anterior propietario. ISBN: 978-84-339-7540-9

Reseña de Correr (de la editorial Anagrama)

En los Juegos Interaliados de Berlín, en 1946, al ver detrás del cartel de Checoslovaquia a un solo atleta desmañado, todo el mundo se ríe. Y cuando ese atleta, que no se ha percatado de que lo convocan para participar en su prueba, atraviesa el estadio como un loco gritando y agitando los brazos, los periodistas sacan veloces sus libretas. Pero después, cuando en los cinco mil metros y ya con una vuelta de ventaja acelera sin parar y cruza la meta en solitario, los ochenta mil espectadores estallan en un clamor.

El nombre de ese muchachote rubio que siempre sonríe no lo olvidarán nunca: Emil Zátopek. Su aire dócil y amable es una trampa: desde que descubrió que correr le gusta, ya nadie ha podido pararlo. El hecho es que siempre quiere saber hasta dónde se puede apurar. El estilo no le importa: corre como un excavador, la cara deformada por un rictus, sin aspirar a la elegancia. Es simplemente un motor excepcional sobre el que se han olvidado de montar la carrocería.

En pocos años y dos Olimpiadas, Emil se convierte en invencible. Nadie puede pararlo: ni siquiera el régimen checoslovaco, que en vano lo espía, limita sus traslados y distorsiona sus declaraciones. Emil corre, corre siempre. Corre contra su decadencia, y sonríe. Incluso en las minas de uranio adonde lo destierran porque ha apoyado a Dubček, y también mientras sigue con breves zancadas el camión que recoge la basura de Praga. Ni siquiera Moscú puede pararlo.

Como una película proyectada a cámara rápida, la nueva novela de Echenoz atraviesa cuarenta años de un destino excepcional y sin embargo misteriosamente parecido al nuestro, sobrevuela los golpes de mar de la Historia, nos apasiona y nos conmueve. Y nos regala una escritura extremadamente limpia, encrespada de esa impagable ironía que para Echenoz es sólo un pudoroso afecto.

Más libros de correr y de ciclismo

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad