“Los Training Camps de Kenia están cerrados; Kipchoge y los demás se...

“Los Training Camps de Kenia están cerrados; Kipchoge y los demás se han ido a casa”

Compartir
Kipchoge, en una imagen entrenando con sus compañeros

La crisis por el coronavirus está afetcando a todos los sectores de nuestra sociedad en mayor o menor medida. Nuestros sanitarios trabajan a destajo para intentar sofocar como se puede una de las situaciones más dramáticas de las últimas décadas. A miles de kilómetros de España, en Kenia, cuna de los mejores fondistas del mundo, también se han producido cambios en la apacibles y tranquila rutina de los atletas de élite. Los training camps están cerrados y tanto el ‘recordman’ de maratón Eliud Kipchoge como sus compañeros de entrenamiento, la mayoría de ellos atletas TOP de referencia, están en casa. Muchos han dado por concluida la temporada de primavera y apenas salen a trotar por las mañanas.

En la Bolsa del Corredor hablamos con Marc Roig, uno de los fisioterapeutas de Kipchoge y preparador del training camp de Kaptagar donde entrena el considerado por muchos mejor maratoniano de todos los tiempos.

¿Cómo es la situación en Kenia ahora mismo?

“La verdad es que aquí parece que la vida sigue bastante igual a lo que estábamos acostumbrados. Hay algo menos de movimiento, claro que han cambiado cosas. A partir de ya no habrá más vuelos internacionales en Kenia. De hecho, ya nos han dicho que si queríamos salir del país que lo hiciéramos ya porque hasta nueva orden no vamos a poder. En lo que respecta al atletismo, la mayoría de atletas han optado por cerrar la temporada de primavera y descansar; ya no habrá maratones hasta la temporada de otoño. Algunos siguen con sus trotes a las 6 de la mañana, pero más por mantenimiento. Se sale individualmente o en grupos de 2/3 personas como máximo, no hay grupetas entrenando estos días”.

Actualízanos las cifras de afectación en el país…

“Según las autoridades, estamos en unos 15 casos confirmados y ningún fallecido, pero lo mismo que pasa en España, el número de casos es difícilmente trasladable a la realidad por el escaso número de análisis. Seguramente estemos muy por encima de ello. Por lo menos lo que sí ha trascendido es que no se ha producido ninguna muerte hasta ahora. Ojalá los datos sean ciertos y se haya actuado bastante a tiempo. Los colegios, universidades e iglesias están cerrados desde hace una semana, todas las funciones multitudinarias se están evitando, se ha pedido que se aplacen las bodas…Una normativa que se está cumpliendo bastante a rajatabla es en el transporte pública. Las furgonetas colectivas que suelen tener espacio para 14 pasajeros, ahora solo permiten el transporte de 8 para que se respete el espacio entre los que viajan. Hay voluntad”.

¿Está preparado el sistema sanitario keniata para vivir una situación como la de España?

“Lo cierto es que supongo que el sistema colapsaría con cierta facilidad. No estoy muy puesto en este tema, pero entiendo que está menos preparado que en España. Existe un sistema público, pero no tiene nada que ver porque es un sistema de copago que reduce ligeramente la factura. En este sentido muchísimos kenianos evitan ir a los hospitales para no tener que afrontar esa factura. A uno no le dejan salir del hospital hasta que no abonan la cuenta. Los hospitales aquí en general ya son caóticos y solo falta lo del coronavirus para que vivan una colapso absoluto”.

A nivel personal, ¿cómo te está afectando en tu trabajo todo esto Marc?

“El volumen de trabajo se ha reducido muchísimo. A día de hoy no trabajaba ya realmente tanto en camilla, en prevención de lesiones. Mi trabajo es dirigir los ejercicios que hacemos en el training camp. Esa parte la mantengo y a través de whatsapp coordino con los atletas hacia dónde enfocar su trabajo. También es verdad que la mayoría de atletas de Kaptagat son maratonianos y lo que se ha decidido para ellos es que terminen la temporada de primavera y que no compitan ya hasta a partir de septiembre”.

Kipchoge y compañía, en casa…

“Sí, Kipchoge y todos. De hecho, al menos 5 atletas del training camp de Kaptagat iban a correr el Maratón de Barcelona. Estaban ya en fase de tappering, los billetes comprados…Se canceló la carrera cuando todavía muchas otras no habían cancelado, por lo que fue un ‘choque’. El entrenador dijo: “No vamos a tirar la toalla que igual se puede correr algo en abril”. Qué ingenuos éramos esos días cuando nos dio rabia lo de Barcelona. Entonces quizás pensando en Rotterdam o Viena se mantuvo la esperanza”.

¿Cómo enfoca la temporada ahora Eliud?

“Claro que es duro lo de Kipchoge, pero no lo es más que lo que están sufriendo los autónomos, por ejemplo. En general, los kenianos son muy resilientes y Kipchoge, como el filósofo, pues aún más. Esto afecta a todos y de nada sirve lamentarse. Él ni se lleva la peor parte de todo esto y entiende que no tiene ningún derecho a quejarse para nada. Ahora mismo todos tenemos un calendario más o menos ideal o soñado en la cabeza. Que a partir de finales de abril o principios de mayo parece que veamos la luz al final del túnel, se vuelva a percibir normalidad. De ser así, quizás se salve algo de la pista cubierta y ese sería el preludio de un otoño completamente atípico de maratones. Con todas las ‘majors’ en espacio de semanas. Ojalá sea así”.

¿Cómo será la preparación una vez vuelva la normalidad?

“Es muy difícil augurar alguna cosa. La preparación de Kaptagat es muy cuadriculada, muy sencilla, y siempre empieza con un mes de gimnasio, de sentar las bases. Entiendo que los gimnasios serán lo último que se vuelva a abrir al público. Lo que no haremos es esperar a junio a que se reabran. Ahí entra mi trabajo, ver qué parte del gimnasio pueden realizar los atletas en casa, lo que no se pueda hacer cómo lo suplimos y qué hándicaps vamos a tener en una temporada que va a ser diferente. Pero hasta que no sepamos nada más no puedo adelantar porque esto cambia totalmente de semana en semana”.

¿Habrá un alud de peticiones para correr en Valencia o Berlín? ¿Cómo quedará el ‘cuadro’ de Otoño?

“A saber al final qué ocurrirá. En las carreras, y ya te hablo como seleccionador élite de Valencia, son carreras que coinciden en el tiempo, una versión élite y popular. ¿Cuántos de los que estaban inscvritos en Barcelona estaban también inscritos en la media de Valencia? Con cuál quedarse de las dos, cuál eliges que te devuelvan el dinero y cuál corres. Si solo te lo devuelven en una de las dos, todos van a elegir la otra opción?. Luego están los contratos de las maratones. Los atletas profesionales van contratados: ¿Si un maratón cambia de fecha hay que seguir cumpliéndolo? Va a ser un otoño totalmente atípico, agónico. Hablando de Valencia, estrena este año la etiqueta platino de la World Athletics. Eso implica unos requisitos en forma de atletas de élite inscritos. ¿Habrá suficientes atletas para que todas cumplan esos mínimos? De momento no tenemos esas respuestas.

Por cierto, que cada día Marc Roig realiza un Instagram Live con ejercicios para ayudar a la gente a moverse. Actividades para pasar el rato, para sudar, entretenidos. Cada tarde sobre las 16:00.

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad