Consejos prácticos para cuidar tu ropa de ciclismo

Consejos prácticos para cuidar tu ropa de ciclismo

Compartir
cuida y lavar ropa de ciclismo

En los tiempos que corren cualquier prenda de ciclismo sale por un dineral. Los maillots y los culottes de las mejores marcas de ropa para ciclismo cotizan a precio de oro y su compra empieza a suponer toda una derrama para la economía familiar.

Si hace unos años era relativamente fácil equiparse con un conjunto de verano por menos de 100 euros, ahora resulta prácticamente imposible hacerlo por menos de 150 o 200. Todo esto con suerte y tras peinar con detenimiento los mejores chollos del mercado .

Si estás cansado de tener que fundirte los ahorros en ropa y complementos de ciclismo tal vez sea porque no tratas lo suficientemente bien tus prendas deportivas. Lavar la ropa de ciclismo es todo un arte y hacerlo correctamente alargará la vida útil del producto y te permitirá retrasar un poco tu próximo pedido.

¿Sabías que la ropa de ciclismo no se puede lavar de cualquier manera? A través de unos consejos prácticos te cuento el por qué!

Cómo lavar la ropa de ciclismo


Lava la ropa en agua fría:  Si vas a poner una lavadora de ropa para ciclismo olvídate de altas temperaturas y de centrifugados excesivos. La ropa para ciclismo no debería lavarse nunca a temperaturas superiores a los 30 grados (frio). El agua caliente puede desgastar el material de las membranas e incluso el tejido de la licra. La ropa se puede lavar en lavadora, pero siempre con agua fría. Evita también los programas de lavado excesivamente largos.

Lava la ropa al revés: aunque lo de lavar la ropa deportiva al revés pueda parecer una tontería no lo es. Se trata de la mejor forma de conservar los colores y de evitar que las prendas nuevas dejen parte de su tinte. La mayoría de desastres podrían haberse evitado simplemente girando la ropa al revés. Ocúpate también de cerrar las cremalleras y los productos con velcro comoguantes, chalecos o botines.

Presta atención a los bolsillos: no serias el primero que mete en la lavadora un maillot con un gel o una barrita en el bolsillo. Con las prisas descuidamos estos detalles y la gran cantidad de azúcar que llevan estos productos pueden dejar la ropa hecha un verdadero cromo. Asegúrate de que metes la ropa en la lavadora sin ningún objeto en los bolsillos. Más allá del maillot o el culotte puede llegues a estropear incluso la lavadora.

Olvídate de suavizante: utiliza jabón neutro y deja de lado los suavizantes. Lavar la ropa deportiva con suavizante es lo peor que puedes hacer. La agresividad de este producto desgasta enormemente las prendas y se “come” el tejido de las badanas. No utilices tampoco blanqueadores ni jabón para prendas de color.

lavar ropa ciclismo agua fria
Olvídate de suavizante y de las altas temperaturas

Evita la secadora: no metas la ropa de ciclismo en la secadora. El aire caliente no sienta nada bien a la licra elástica. Tampoco tengas las fabulosa idea de secar la ropa con un calentador o de dejarla encima de un radiador. Lo mejor es que la ropa para ciclismo se seque por ella misma y que la dejes en el tendedor. Evita la luz solar directa y trata de dejarla en un sitio abierto y ventilado. Los maillots puedes secarlos con una percha. En la medida de lo posible trata de ahorrarte las pinzas que puedan dejar marca.

No planches la ropa de ciclismo: nada de pasar culottes y maillots por la plancha. La ropa para ciclismo no se plancha. Por lo general la licra no tiende a generar arrugas. En caso de que veas la ropa arrugada es probable que la elasticidad de la licra corrija por si sola las imperfecciones. El calor de la plancha podría destrozar tus prendas de ciclismo más preciadas.

No la mezcles con otra ropa: evita lavar la ropa de ciclismo con ropa de calle. Los jerséis, los tejanos o las camisas no están fabricadas con el mismo tejido ni requieren del mismo programa de lavado. Estas prendas se lavan con suavizante y a temperatura superior. Tampoco laves la ropa de ciclismo con toallas o con prendas de algodón puro. Trata de acumular algo más de ropa técnica y lávala junto a camisetas, chándales o pantalones elásticos. Es probable que tengas que esperar más tiempo para lavar la ropa pero a largo plazo tu bolsillo lo agradecerá.

No guardes ropa sucia:  imagino que nadie guarda ropa con manchas de barro en el armario, sin embargo, más de un ciclista deja la ropa tendida una semana hasta la próxima salida. Dejar una prenda deportiva sudada es de lo peor que puedes hacer. La sal es muy agresiva y además de “comerse” las membranas se acumula en los tejidos.

Si has visto como se rompía alguna de tus gomas elásticas es probable que la explicación se encuentr en la sal acumulada durante días.

Fíjate en las etiquetas: cada fabricante ofrece sus propias recomendaciones. Las marcas de ciclismo trabajan con tejidos parecidos pero con composiciones distintas. Es importante que prestes atención a los detalles facilitados en la etiqueta y que trates de respetar las indicaciones. Tampoco te vuelvas loco. Si hicieras caso de todas las indicaciones deberías lavar cada prenda con un programa diferente.

Cuidado con los tejidos especiales: presta atención a las prendas impermeables y con tejido especial tipo windstopper. Trata de lavarlas cuando menos te sea posible. La carga excesiva de lavados puede mermar la tecnicidad y la calidad de las finas membranas que se colocan en estas prendas.  Evidentemente si llegas lleno de barro no te quedará más remedio que lavar el chubasquero.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad