Consejos de entrenamiento para corredores novatos

Consejos de entrenamiento para corredores novatos

Compartir

En este artículo queremos ofrecer una serie de consejos para corredores novatos que pueden serles de gran ayuda a la hora de llevar mejor a la práctica su entrenamiento. Si se cumplen, todo el entrenamiento se hará más sencillo y, por lo mismo, se obtendrán mejores resultados. Muy atento porque con toda probabilidad te ayudarán a conseguir tus objetivos. 

1.- Equípate bien

Primero de todo, a la hora de iniciar cualquier actividad deportiva y específicamente la de correr, necesitamos equiparnos de la mejor forma posible.

Eso pasa por hacernos con ropa cómoda y transpirable, con zapatillas adecuadas y también con un pulsómetro que nos ayudará a llevar a cabo el registro y control de todo nuestro organismo, nuestro rendimiento y nuestras pulsaciones. Respecto a estos, aquí analizan algunos de los mejores tipos de pulsómetros

Respecto a las zapatillas, es recomendable en primer lugar buscar asesoramiento profesional e informarte acerca de tu propia forma de correr. Esta forma de correr estará relacionada en muchas ocasiones con la forma de nuestro pie: por ejemplo, si tienes un puente alto entonces serás un corredor supinador.

En el caso de que tengas pies planos, serás pronador, y si tienes un puente no demasiado alto ni demasiado bajo tendrás una zancada natural. Por lo mismo, hay que tener muy en cuenta estos aspectos a la hora de elegir el equipamiento adecuado y evitar lesiones. 

2.- Empieza mentalizándote sobre el proceso: poco a poco

Siempre es muy importante iniciar el entrenamiento para correr en el caso de los novatos pensando, en primer lugar, que los resultados se obtienen poco a poco. No quieras obtenerlos en poco tiempo: correr y estar en forma es más bien un ejercicio de constancia y disciplina. 

En un principio será algo duro, y debes hacerte a la idea: por lo mismo, siempre debes empezar poco a poco, sabiendo que los resultados no aparecerán de forma inmediata. 

No establezcas metas demasiado altas si de verdad quieres cumplirlas o, peor, si no quieres lesionarte. Es fundamental obtener motivación, y para ello es más recomendable marcarse objetivos modestos, pero que vayas cumpliendo poco a poco para retroalimentar dicha motivación.

Comienza siempre con un plan de entrenamiento, de forma organizada y reglada: no hagas lo que te apetezca o lo que tu consideres. Simplemente márcate una meta bien estipulada por profesionales a través de entrenamientos específicos y céntrate en cumplirla para ir mejorando poco a poco.

En el caso de que al inicio el esfuerzo sea demasiado para ti, puedes optar por ir intercalando las carreras con ratos en los que caminar para recuperarte. 

3.- Fija tus objetivos en función del tiempo y no de la distancia 

Es un error muy común iniciar un entrenamiento pensando en determinada distancia. Sin embargo, en el caso de los entrenamientos para novatos es mucho más recomendable optar por carreras estipuladas por tiempo. En efecto, es mejor correr, por ejemplo, durante 20 minutos a un ritmo asequible para ti que correr durante 3 kilómetros sin poder soportarlo. 

Es decir, lo mejor es fijarse los objetivos en función del tiempo y, cuando vayamos consiguiendo mayor resistencia o forma física, ir intercalando con otros tipos de carreras. De lo contrario, es muy posible que suframos de lesiones o de un excesivo agotamiento. Sé constante. Otros aspectos como tu potencia o tu fuerza podrás entrenarlos cuando poseas una buena base como corredor. 

4.- Respeta los periodos de recuperación y descanso

Correr es un ejercicio de disciplina que incluye también la misma exigencia para los periodos de descanso y recuperación. Hazte a la idea de que dichos periodos forman parte de tu entrenamiento y que, por lo mismo, para obtener resultados, no puedes saltártelos.

En primer lugar, escucha a tu cuerpo, hazle caso y siente lo que te comunica. En el caso de que estés realizando un sobreesfuerzo te pedirá reposo

Normalmente, es recomendable descansar al menos 2 días a la semana. Sin embargo, en el caso de los corredores novatos lo ideal es correr un día y descansar otro. 

Estos periodos de recuperación son esenciales para tu organismo en la medida que con ellos es con lo que se recupera de las posibles microrroturas que se hayan producido en tus músculos.

De la misma manera, será también tu propio cuerpo el que te indique cuándo está preparado para correr de nuevo. Si no descansas, estás corriendo el riesgo de sufrir una lesión y echar al traste todo tu esfuerzo.

5.- Establece una rutina asequible 

Tal y como hemos dicho con las metas, vale también para la rutina de entrenamiento. Es importante que incluyas determinados horarios y hábitos en tu estilo de vida para hacerle un hueco a la actividad deportiva y, al mismo tiempo, regularlos para poder darle mientras la realizas todo lo que tu cuerpo necesita.

De esa manera, debemos adaptar una rutina asequible que podamos cumplir: recuerda que, sobre todo, es una cuestión  de constancia. En este sentido, tu teléfono móvil y algunas aplicaciones específicas para ello pueden ayudarte a establecer recordatorios con los que sepas cuándo te toca cada cosa.

Es importante cuidar bien tu alimentación y darle a tu cuerpo la energía que necesita para que pueda responder al entrenamiento. 


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad