¿Con o sin música?

¿Con o sin música?

Compartir

Milla 8. Medio Maratón en Inglaterra, a casi 30 grados y tras un viaje en avión de más de 12 horas. Moría de calor, las piernas no me respondían. En ese momento, veo el cartel de milla 8, y automáticamente pienso en una canción: Lose yourself, de Eminem, tema principal de la película 8 millas. Gran deducción, si. Pero en ese instante lo único que  quería, era  escuchar esa canción. Mientras maldecía el momento en el que no se me había ‘ocurrido’  llevar los cascos en el bolsillo (ni los cascos, ni los geles, ni la vaselina. En fin, cosas de las ‘excursiones’) ‘canté’ mentalmente y seguí adelante.

Pero desde aquel día estoy dándole vueltas a la cabeza con el tema de la música y el correr. No sé si el nivel de intervención de la música en la vida de cada uno tiene algo que ver; desde luego yo me considero una musicadicta, nivel no poder concentrarme a hacer un documento en el trabajo sin tener la música a tope, y cuanto más ‘tralla’, mejor. Sin embargo, hace muchos meses que probé la experiencia de correr sin música y realmente, le da otra dimensión al asunto.

Cuando empecé a correr,  ni me planteé no hacerlo sin mi música. Los mejores  momentos de conexión con el entorno y sensación de felicidad  mientras corría, los he sentido escuchando al mismo tiempo alguna canción especial. De hecho recuerdo con mucho cariño la lista de reproducción que preparé para correr un maratón por primera vez, con las canciones medidas y repetidas en los momentos claves en los que sabía que pincharía mental y físicamente.

Y así seguí felizmente durante un tiempo con mis listas de reproducción adaptadas a las carreras,  ajena al hecho de que aparentemente, en el mundo ‘runner’ no está ‘bien visto’ correr con música. Es más, según el art. Artículo 144.2.b del Reglamento de la IAAF no está permitido:

‘A los efectos de este Artículo lo siguiente se considerará como asistencia y, por lo tanto, no estará permitido:
(b) La posesión o uso de vídeos o magnetófonos, radios, CD, radiotransmisores, teléfonos portátiles u otros aparatos similares en el terreno de la competición’.

En las carreras populares se hace la vista gorda por la cantidad de corredores imposibles de controlar, aunque se han dado casos de descalificaciones en carreras populares por este motivo.

Siempre he defendido la postura del vive y deja vivir y corre como te de la gana, como te sientas mejor y como te vaya bien, con o sin música, pero he de reconocer que me empezó a picar el gusanillo de probar a correr sin.  Para poder decidir cuál es la mejor forma para cada uno, habrá que probar las dos, ¿no?

Poco a poco me di cuenta no sólo de que las sensaciones eran diferentes sino que además, llegó un punto que  hasta me molestaba el ipod.

¿Con o sin música? ¿Cómo me siento mejor?

Tras varios meses y haber experimentado dos maratones, una con música y otra sin, ¿qué es lo mejor de cada una de ellas?

Con Música

  • Motivación en momentos mentalmente duros en una carrera; ayuda mucho contra los  saboteadores.
  • Distracción cuando las cosas no van bien.
  • No escuchas las respiraciones a veces ‘raritas’ de algunos corredores ni a los ‘arrastrazapatillas’
  • En las cuestas te crees Rocky Balboa.

Sin Música

  • Escuchas a tu cuerpo y por tanto, es más fácil mantener un ritmo constante.
  • Te concentras mucho más en la carrera
  • Los diálogos contigo mismo son más intensos, para lo bueno…y para lo malo.
  • Tienes mayor sensación de libertad al no llevar ningún anexo ‘colgando’
  • Escuchas perfectamente todos los gritos de ánimo ( aunque cuando algún capullo le grita a un policía: ‘súbela a la moto’, también)

La opción ‘sin’ gana, aunque reconozco que aún hay días que necesito la música para calzarme las zapatillas. Podría decirse que me he cambiado de ‘bando’ pero sigo defendiendo que cada uno corra como le de la gana, como mejor se sienta, ajeno a las acusaciones de ‘dominguero’ o las normas del buen atleta élite. Que somos populares! Eso sí, corre y deja correr, pero recuerda que tu libertad termina donde empieza la del corredor de al lado 😉

Y tú… de quién eres?  ¿De sín o de con? 

@Planetamon

Compartir

Te puede interesar...

19 Comentarios

  1. El debate con o sin música es tan antiguo como el de estirar o no estirar. Pero sabes qué? Tomo partido por correr con música. Mis mejores recuerdos de carreras siempre tienen banda sonora, aún recuerdo qué tema me sonó en un punto determinado de mi primera maratón hace 5 años y eso me lo llevo a la tumba en mi baúl de recuerdos.

    Si un día se generaliza la prohibición de correr con música me pasaré al lado oscuro, a la clandestinidad runner, tendrán que echarme a mí y a mi ipod de las carreras entre dos, pero primero tendrán que alcanzarme.

  2. Yo es que comencé sin música y ahora no me veo con ella. No por eso reniego, simplemente no quiero probar porque sé que acabaría enganchado a ella.

    Ahora me parece genial que cada uno haga lo que quiera, esa teoría de la pureza de raza del runner (que en algunos casos se esconde tras el que señala con el dedo todo lo que para ellos es ‘postureo’) como que me sobra.

    Gran entrada, salud!

  3. Hola runners, tengo una EPOC desde pequeño lo que hace que mi respiración no siempre sea regular, ni en el ritmo ni en el “sonido”, por eso siempre llevo música conmigo, me ayuda a no estar pendiente los silbidos extraños de mis pulmones y concentrarme en la carrera. Sin música me resultaría muy duro salir a correr.
    Un saludo!

  4. Yo sin música. He intentado correr con música pero pierdo la concentración y aumento el ritmo de la carrera dependiendo de la canción (mas o menos motivadora). Prefiero sentir mi respiración, hablar conmigo mismo en los momentos duros y saber que tengo que buscar la motivación para pasar esos momentos. Y luego está el animo de público o de los propios compañeros corredores, es decir escuchar los sonidos de la carrera…

  5. Muy buena entrada. Yo la verdad es que cómo tú, soy una músicadicta. En la oficina me concentro al ponerme los cascos. Cuando escribo debo tener música puesta. Y no es raro que mis mejores sesiones, carreras y entrenamientos hayan sido con la lista de reproducción perfecta. Las tengo rockeras, his-hoperas, con mucho bling bling, en onda Rave y hasta latinas (cosas de ser venezolana), y tengo claro es una de las formas que tengo para abstraerme. La verdad es que podría probar sin música en una carrera porque es un ambiente muy distinto, pero en los entrenamientos, ni pensarlo!
    Gran entrada
    I.

  6. Yo soy de CON y SIN.
    Me explico: en carreras casi nunca llevo música. Lo he probado y como que te pierdes algo. Mi primera maratón fué una de las carreras dónde llevé el iPos con mi lista súper preparada. Incluso necesitas oír la respiración de la gente. En carreras largas, maratón de montaña o Ultra suelo llevarlo encima por si hay algún momento de problemas y necesito distraerme o un punto de motivación extra, pero no he llegado a usar el iPod aún.
    En mis entrenos en solitario (mayoría absolutísima) muchas veces llevo mi iPod con mis listas hechas o con el aleatorio puesto. También soy MusicAdicto. Pero a veces, oigo el inicio de la canción, y luego me doy cuenta que ya estoy en otra, ha sonado igual Estranged de G’N’R y ya estoy con Man In The Box de Alice In Chains y el correr me ha sumido en un subconsciente insconsciente dónde mis reflexiones internas me han desconectado el sentido del oído, pero me han llevado dónde yo quería y he girado o tomado el cruce correcto en el bosque durante 1 o 2 quilómetros…
    Ah, y la sensación de que suene Pantera, Metallica, Sepultura, Fear Factory o lo que sea, y en ese momento estar on fire y darlo todo…brutal.

    • Totalmente de acuerdo! A mi también me pasa eso de perder la noción de lo que está sonando, pero creo que también es una combinación del momento y la situación, y a veces, no es que la canción solamente te levanta el ánimo, sino que es la guinda perfecta para las sensaciones que estás experimentando. En ese momento.

  7. Yo empecé con música, pero un día en trozo de una carrera en la que lo estaba pasando mal, me di cuenta que la música me molestaba desde ese día no escucho musica en las carreras… eso sí entrenando siempre la llevo. 🙂

    • Yo creo que esa es una buena combinación, de hecho como decía, estoy volviendo tras una lesión y la cabeza me mata si no la llevo, voy emparanoiada todo el rato pensando si suena ‘algo raro’ jeje así que la música por ahora, me está ayudando 🙂

  8. Yo tengo muy claras mis preferencias en este asunto. Siempre con música en los entrenos pero nunca en las carreras. Una de las cosas que más me gusta del día de competición es sentir todo lo que pasa a mi alrededor, la sensación de no correr sólo. En el entrenamiento, en cambio, me gusta estar aislado, aprovechar esos kilómetros para imbuirme en mis propios pensamientos.

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad