¿Cómo será el running tras el confinamiento?

¿Cómo será el running tras el confinamiento?

Compartir

El confinamiento poco a poco va perdiendo fuerza. El panorama general de la pandemia del coronavirus está mejorando considerablemente en España, con el aplanamiento de la curva cada vez más visible y el gobierno tomando medidas para ir recuperando poco a poco la normalidad, dentro de lo que cabe. Tanto es así, que salir a correr es una posibilidad inminente.

Desde el 2 de mayo, los amantes del ejercicio al aire libre tienen la oportunidad de poder practicar el running sin problemas. Aunque, evidentemente, hay una serie de medidas de seguridad que tienen que llevarse a cabo. La situación se está flexibilizando, pero la contención del virus sigue siendo una prioridad para evitar un rebrote que vuelva a llevar al encierro. ¿Cómo se practicará el running tras el confinamiento entonces?

Las recomendaciones para el running post-confinamiento

Portales como Intersport ya están ofreciendo los primeros detalles importantes sobre cómo llevar a cabo la práctica de este deporte con garantías de protección tanto para quienes lo practican como para quienes le rodean. Y es que, cuando se trata de contagios, no solo hay que velar por uno mismo, sino también por todos los demás con los que se convive o con los que se puede coincidir mientras se está corriendo para ejercitarse.

Ahora bien, ¿cuáles son esas recomendaciones para los runners que tomen las calles tras el confinamiento?, ¿cómo son las medidas para frenar los contagios al hacer deporte? Para empezar, hay que descartar los protocolos de distanciamiento más habituales, dado que el desplazamiento se realiza a otro ritmo. Ese detalle, y otros más especialmente importantes, forma parte de lo que vamos a abordar en los siguientes apartados.

El rebufo, nuestro enemigo

Puede parecer algo jocoso, pero es totalmente cierto. El rebufo, ese margen de espacio entre dos corredores que normalmente se aprovecha para evitar la resistencia del aire, es algo que se debe evitar por completo aquí. Las partículas de una persona permanecen detrás de ella cuando esta corre, sobre todo cuando lo hace a gran velocidad, dejando una gran estela tras de sí.

Esto provoca que, si alguien atraviesa ese rebufo mientras corre o simplemente pasea, sea más propenso a contagiarse en el caso de que el primer runner estuviera contagiado con coronavirus. Diferentes estudios corroboran esta teoría, por lo que conviene andarse con mucho ojo a la hora de medir las distancias con los demás corredores.

Los 2 metros de seguridad no son suficientes

En base a lo anterior, cabe destacar que los dos metros de distanciamiento son insuficientes para que los runners estén realmente protegidos frente a contagios. Teniendo en cuenta el rebufo mencionado, hay que cambiar de chip para tener en cuenta otro tipo de distancias. Según recomendaciones de especialistas, en el caso de que sea solo andar, las distancias deberían ser de entre 4 y 5 metros. Si la velocidad se eleva y se comienza a correr, deben ser unos 10 metros aproximadamente.

Puede parecer una exageración, pero las partículas quedan en el aire y se propagan con más facilidad si el portador se mueve con mayor celeridad. Por lo tanto, ten muy claro que los dos metros establecidos como base no son suficientes si vas corriendo a paso ligero. Debes distanciarte más del resto y procurar matener distancias más prolongadas.

Desinfección de la ropa tras cada sesión

Tras terminar la sesión de ejercicio, y nada más entrar en la casa, el runner tiene que quitarse las prendas con las que ha salido a correr y llevarlas directamente a lavar. De hecho, debería incluso desinfectarse con algún tipo de gel para evitar propagar posibles partículas del virus por la vivienda. Lo más aconsejable es que la ropa vaya directa a la lavadora y se haga un lavado único solo para ella, como también que el runner vaya directamente a la ducha para lavarse a fondo.

Se limpia todo en profundidad y se reducen las probabilidades de contagio. No es nada recomendable que otros miembros de la casa sean los encargados de lavar la ropa, ya que eso podría hacer que se contagiaran de COVID-19 en caso de haber restos del virus en esta.

Son medidas bastante simples si se analizan con detenimiento. Cambiarán la forma de moverse por las calles e incluso de practicar deporte ya que, de entrada, también se aconsejará llevar mascarilla puesta y guantes para evitar no solo contagiar a otros, sino contagiarse a uno mismo. Toda medida de prevención suma seguridad y salud, y más en estos tiempos que corren.

Los runners van a poder disfrutar de ese deporte que tanto les apasiona, pero la responsabilidad para evitar que la enfermedad vuelva a extenderse recae sobre todos y cada uno de ellos, y en toda la población. Ahora, más que nunca, debemos ser conscuentes y andar con cuidado. Podemos rematar esta enfermedad.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad