Brooks Superhuman

Brooks Superhuman

248
0
Compartir

Brooks ha lanzado una campaña llamada Superhuman en la que, de manera divertida pretende animar a aquellos runners que visten calzado Brooks a que sientan como si tuvieran superpoderes. Todo siguiendo el concepto #runhappy que los de Seattle son capaces de trasladarlo de un simple eslogan a la realidad. Para ello se han dado dos marcos: la SuperHuman Academy, celebrada hace unos días en Cascais (Portugal) y las redes sociales, con Instagram a la cabeza (#Superhumanyou).

Pero no sólo es una simple campaña. Brooks ha aprovechado para dar un push en sociedad a tres modelos importantes en su repertorio: Levitate 2, Ricochet y Bedlam.

Estos últimos años, Brooks ha dado un giro a muy mejor, si se me permite la expresión, en los dos pilares que definen a una zapatilla: diseño y materiales. El diseño, porque ha abandonado aquellos tochos en tonalidades grises y con aspecto de botas de trabajo que tradicionalmente lanzaba… Y los materiales, porque no sólo trabaja con las tecnologías más punteras, sino que se atreve a lanzar nuevos compuestos en aras de la mejora del rendimiento. Cualquiera que lleve unos cuantos años en esto ha sido testigo de esta evolución claramente en positivo de la marca norteamericana.

No en vano, en el evento se nos ha explicado que el objetivo último de Brooks es llegar a liderar todos y cada uno de los segmentos en que se reparte la paleta atlética: Zapatillas de entrenamiento, mixtas, competición,…

¿Y en qué se traduce todo esto? Vamos a verlo utilizando como excusa esos tres modelos protagonistas en Cascais, hace unos días, en la Brooks SuperHuman Academy y que después explicamos más abajo.

Brooks Levitate 2

Hace un tiempo publicamos la review de Brooks Levitate. La primera entrega de una zapatilla de entrenamiento diario muy versátil y sorprendente por varios motivos, pero sobre todo por el encapsulado del material de la mediasuela. Una zapatilla que vaticinamos que se convertiría en una de las mejores del panorama runner, ya desde su lanzamiento. Hoy, Levitate 2 evoluciona mejorando aspectos como el upper.

Brooks Levitate 2 tiene una mediasuela que utiliza la tecnología DNA AMP para devolver parte de la energía que se libera al impactar contra el suelo al correr. DNA es un compuesto con cualidades no-newtonianas respecto a cómo se comporta cuando se comprime al impactar el corredor contra el suelo. Para decirlo de manera muy sencilla, se comporta de manera más amortiguada contra más tranquilo se va y de manera más firme contra más rápida es la marcha. La modificación AMP tiene que ver con un mayor retorno de la energía. Y todo ello encapsulado bajo esa capa plateada que se observa por toda la mediasuela y que es un poliuretano termoplástico cuya función es, precisamente, contener al DNA AMP del interior para que no se expanda horizontalmente, sino verticalmente.

Por arriba, la malla ligera y transpirable que recubre Brooks Levitate 2 es del tipo Fit Knit con el que Brooks busca un gran ajuste sin perder comodidad. Todo el upper es sin costuras y la lengüeta está unida al cuerpo de la zapatilla por la mitad, con lo que no se va a desplazar.

La suela repite respecto a Brooks Levitate. De momento el rendimiento que aporta no ha dado motivo para modificarla, gracias en parte al diseño en flecha que permite un buen agarre junto con una alta flexibilidad. El drop es de 8mm, mientras que el peso es de 318gr en hombre y 281gr en mujer.

El precio oficial de Brooks Levitate 2 es de 170€.

Brooks Ricochet

Brooks Ricochet, analizada no hace mucho en La Bolsa del Corredor, es una zapatilla pensada para quienes busquen algo a medio camino entre una zapatilla de entrenamiento diario y una zapa mixta. Y es que Ricochet tiene cosas de ambos tipos de zapa. En Brooks pertenece al silo Energize, como Levitate 2 y Bedlam, pero va algo más allá, en base también a un conjunto muy ligero que llega tan sólo a 292gr en hombre y 261gr en mujer.

La mediasuela de Ricochet es una combinación de BioMogo DNA y DNA AMP. El material amortiguado BioMogo DNA tiene también las propiedades no-newtonianas que comentábamos antes, pero añadiéndole BioMogo, un compuesto ecológico que va a permitir que si la zapatilla, por el motivo que sea, acabará en un vertedero (y sólo en ese caso), su mediasuela se descompondría mucho más rápidamente que una convencional. El derivado AMP de DNA, que también incorpora, se va a encargar que la amortiguación sea más reactiva.

La suela en forma de flecha, la hace muy flexible, con lo que facilita la transición de la pisada mientras ejerce su función de agarre. El corte superior va en la línea de los tres modelos, con una malla Fit Knit sin costuras, coronada por una cazoleta que sólo añade acolchados en lugares concretos para ajustarse al tobillo. Por el centro una doble malla va a garantizar un fuerte ajuste. El drop es de 8mm.

El precio oficial de Brooks Ricochet es de 140€.

Brooks Bedlam

Con Brooks Bedlam volvemos al nivel de una zapatilla de entrenamiento como es Levitate 2. Pero a diferencia de aquella, pensada para pisada neutra, Bedlam está enfocada a corredores y corredoras de pisada sobrepronadora. Una zapa de entrenamiento diario, pero reactiva, que va a permitir tanto rodajes tranquilos como aquellos que sean algo más ágiles. La combinación de retorno de energía y soporte, podría ser una fácil definición de esta zapatilla.

Para ello Bedlam utiliza una suela igualmente amortiguada y reactiva gracias al material DNA AMP explicado anteriormente. También está encapsulado en una fina capa plateada de poliuretano termoplástico. Aunque, precisamente para controlar la pronación, incorpora una tecnología llamada Guiderails. Brooks ha buscado, con esta tecnología, ayudar en la correcta alineación del cuerpo, intentando reducir el exceso de rotación del talón, con el efecto sobre la tibia y rodilla que ello conlleva.

La suela tiene un diseño en flecha muy similar a Levitate. Lo mismo que el upper, en la misma línea que sus compañeras del silo Energize: Una malla Fit Knit ajustada, ligera y transpirable. No tiene costuras que puedan molestar. Lo que sí tiene el upper es una zona muy reforzada, en concreto la cara interna del tobillo hasta el mediopié. Esto es así porque todo colabora en contener el exceso de rotación del tobillo. Muchas veces la gente se centra en la mediasuela y no advierte que los fabricantes, como en este caso Brooks, utilizan también otras partes de la zapatilla para colaborar en controlar el exceso de pronación. El drop es de 8mm y el peso es de 318gr en hombre y 218gr en mujer.

El precio oficial de Brooks Bedlam es de 180€.

SUPERHUMAN ACADEMY 2018, CASCAIS, PORTUGAL


Superhuman Academy ha supuesto el punto de inicio de una campaña, Superhuman, donde Brooks la vuelve a liar. Antes hablábamos del Run Happy, pero de Brooks hay que decir que no se quedan en el eslogan… ¡Lo aplican! Y ellos mismos son los primeros en dar ejemplo. En el evento en Cascais, con la excusa de las zapatillas, nos han querido ayudar a traspasar barreras mentales, perfeccionar el equilibrio y trabajar, en general, la fortaleza interior.

Brooks ha reunido a especialistas en running, además de blogueros e influencers de toda condición, para llegar a casi la centena de “alumnos” de una (loca) academia donde han podido realizarse retos de diversa condición. Para ello la marca americana ha pedido la colaboración a personajes tan dispares como el deportista extremo Wim Iceman Hof, o el reputado equilibrista Eskil Ronningsbakken.

Con Wim Hof se pasó la prueba de la resistencia mental al dolor mediante preparar el cuerpo y la mente. Y consistió nada menos que entrar en una piscina llena de hielo y permanecer resistiendo el dolor provocado por el frío. Previamente, a los participantes se nos preparaba mediante ejercicios de respiración y meditación durante casi media hora para poder soportar el efecto del extremo frío.

Eskil Ronningsbakken dio paso a la prueba del equilibrio (aquí hablábamos de la estabilidad de las zapatillas). Literal: subir a un cable de acero y cruzarlo caminando. Con la ayuda de Ronningsbakken, evidentemente, porque aunque viéndolo en un espectáculo o en televisión ya te imaginas que fácil no es… Pues subido al acero te das cuenta de que es aún peor.

Otro curioso ejercicio fue subir por la fachada del hotel donde estábamos alojados y, una vez colgados, realizar una serie de ejercicios. Vencer el miedo a estar colgando dependiendo de terceros en la azotea del edificio no es fácil, pero lo más sorprendente es que donde más sufres es de los abdominales, por tener que trabajar en mantener el cuerpo recto habiendo perdido la verticalidad. Como en una zapatilla: de nada sirve que una parte tenga calidad si no está equilibrada en su conjunto.

Al final del día, una suerte de carrera de 10k, por el entorno espectacular del Parque Natural de Sintra-Cascais (pasando junto al Cabo de la Roca, el lugar más occidental de la Europa continental), fue la excusa para probar alguno de estos modelos mostrados en el evento. Como anécdota decir que los corresponsales españoles nos llevamos el gato al agua en la oficiosa clasificación general. Algo de lo que presumir en la posterior “fiesta de graduación” ;-).

Lo dicho: Run Happy

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad