Inicio Brooks Brooks Caldera 6

Brooks Caldera 6

brooks caldera 6 review

Analizamos las características de Brooks Caldera 6, la irrupción de la tecnología Nitro en el mundo del trail running. Llevamos muchos meses esperando este zapatillón ya que Brooks tiene otros dos modelos de trail con gran éxito entre trail runners de todo el mundo: Cascadia y Catamount (esta última enfocada a la competición en montaña), pero lo de Caldera 6 es diferente.

Entre quienes nos dedicamos a esto a menudo hemos hablado de las buenas sensaciones que el modelo Caldera transmitía y que era raro que no tuviera la repercusión que sí han tenido otros modelos. “La tapada” le hemos llegado a decir… El caso es que cuando se supo que la nueva Caldera, la sexta, llegaría con mediasuela Nitro fuimos algunos los que pensamos que la zapa daría un salto hacia arriba que quizás le hiciera más justicia.

Esto ha sido siempre Caldera, una muy funcional zapatilla de trail, que bien vale para un roto, como para un descosido, que sube bien, que baja bien, que amortigua bien, que se coge bien al pie… Y ahora llega con nitrógeno infusionado en la mediasuela con lo que se le acentúa su capacidad para llevar a quien las utilice de manera cómoda y que les aporte seguridad también en las tiradas más largas.

La utilización de amortiguación Nitro crece entre la parrilla de zapatillas de Brooks, no sólo de trail, también en las de ruta ya que Glycerin 20 (y, por supuesto, su equivalente para pisada sobrepronadora Glycerin GTS 20) y también Hyperion Tempo ya corren con esta tecnología en su mediasuela.

¡La vemos!

Análisis técnico Brooks Caldera 6

MEDIASUELA


La mediasuela de Brooks Caldera 6 es sin duda la parte más llamativa de toda ella. Sin saber todavía de qué está construida, ya sólo hay que ver cómo ha crecido en volumen. Pero ojo que no todo lo que se ve desde fuera es lo mismo que lo que hay por dentro… Y tiene una explicación técnica también, que es mantener al pie encapsulado en su sitio y que así facilite que se mantenga estable.

Pero más importante que eso es el material en sí: DNA LOFT v3 con nitrógeno infusionado. Es el material más cómodo de Brooks, y donde se ha trabajado que sea más ligero (a pesar del tremendo volumen Caldera 6 sólo pesa 311,8g en el acabado de hombre y 277,8g en el de mujer).

Lo de DNA es por el tipo de material con que está fabricado. DNA tiene propiedades no newtonianas que le permiten comportarse de manera más suavemente amortiguada si se va más lento, pero en cambio, de manera más firme y reactiva si se pasa correr más rápido.

Lo de LOFT viene porque es un acabado de DNA al que se le potencia la suavidad y, por tanto, la comodidad de uso. Se utiliza básicamente en zapatillas de alta gama enfocadas a acumular kilómetros, sea entrenando o compitiendo, y que esto lo haga de manera confortable.

El v3 es la evolución de LOFT, que ya ha pasado tres estados: el primero era principalmente suave. En el segundo, o v2, se le aumentaba la ligereza. Y en este v3 actual que vemos en Caldera 6 lo que llega como amortiguación estrella es la tecnología Nitro: se le insufla nitrógeno para lograr potenciar aún más la comodidad de uso a través de la suavidad, además de la ligereza y la capacidad de respuesta del material.

Volviendo al encapsulamiento en Brooks Caldera 6: la mediasuela colabora en la estabilidad (a pesar de estar enfocada a corredores y corredoras de trail con pisada neutra. Lo hace a través de la paredes de la mediasuela, que crecen por fuera, por encima del nivel de la planta del pie. Esto hace que éste se asiente y se mantenga estable.

Esto se explica porque la mediasuela por fuera, en su parte más alta, a la altura del tobillo, llega hasta los 57mm (¡casi 6cm!), mientras que por dentro (sin la plantilla) llega hasta los 35mm. Esos 22mm de diferencia entre la base donde realmente descansa el pie, a lo que la mediasuela sube por fuera, permiten mantener al pie en su sitio de forma precisa, logrando que no se desplace lateralmente al correr, por muy accidentado que sea el camino.

Además, a medida que la mediasuela se acerca la suela, va ensanchándose creando una base estable. Y ahora lo explicaremos en la parte de la suela, pero desde allí se trabaja en equipo con este diseño de la mediasuela para lograr esa estabilidad estructural.

Dicho esto, a efectos de drop, hay que contar que el grosor de la mediasuela es de 35mm en la zona del talón y de 29mm en la del antepie, bajo los metatarsos. Un muy generoso grosor que arroja un drop de tan sólo 6mm.

SUELA


La suela de Brooks Caldera 6 está completamente rediseñada. Sí que se le aprecia cierta similitud en una franja longitudinal, en una isla central… pero vamos, por buscarle tres pies al gato porque la marca americana le ha metido un buen meneo aquí.

Esta reconfiguración de la suela en la nueva Caldera 6 muestra de entrada la tremenda base de apoyo con que cuenta. Casi 12cm de ancho tiene la zona de los metatarsos, mientras que 10.5cm la base del talón. Una pasada, vamos, que tiene varias implicaciones.

La primera es que le proporciona una base de apoyo importante, lo que le va a permitir ser bastante estable desde la propia suela. La segunda es que no es casualidad que no coincida la anchura de la suela con la parte de la mediasuela que está más cercana al pie. Esto es porque la mediasuela se va ensanchando levemente a medida que baja hasta llegar a la suela, potenciando este efecto estabilidad (y ojo, repito que es una zapatilla para corredores y corredoras de pisada neutra o plantillera). Lo que evita Brooks con este rebuscado diseño es que la nueva Caldera sea inestable, que es lo que le sucede a las zapatillas que meten mucho grosor de mediasuela, pero luego le ponen una suela estrecha. Otra implicación (y esta no es buena) es que el caucho con el que se fabrica el taqueado es pesado, por lo que, a más suela, más caucho… y por tanto: más peso. Por suerte DNA LOFT v3 está por ahí para ayudar compensando con su ligereza.

Otro recurso a nivel de diseño en Brooks Caldera 6 es la franja longitudinal que recorre la zapatilla de talón a la puntera: es ancha en la base del talón (partiendo la suela y ayudando a que ésta se adapte mejor al terreno, pero también eliminando caucho (en esa batalla por el peso que se da en todas las zapatillas). A partir del mediopie se divide en dos franjas mucho más finas.

El círculo que hay justo en la base de los metatarsos no sirve para nada. Sólo es un detalle que Brooks añade para mostrar una especie de ventanuco a la mediasuela e insertar la leyenda “NITROGEN INJECTED” para que quede claro lo que se lo han currado en la mediasuela.

Si nos vamos al taqueado, fabricado con goma TrailTack de Brooks, lo que vemos es un diseño muy incisivo, tanto en el antepie como en el talón (aquí en contragrip, para las bajadas). Son tacos grandes, con separación, para expulsar el barro y que tienen una forma en flecha para traccionar aún mejor.

UPPER


Del upper de Brooks Caldera 6 lo primero que hay que destacar es que utiliza una malla de secado rápido. Y eso es bueno teniendo esta zapatilla vocación de recorrer largas distancias… Ya se sabe que el territorio es cambiante y se pueden dar situaciones en las que no haya más remedio que meter las piernas en el agua. En ese caso, el upper de Caldera 6 ayudará a que el pie vuelva a estar seco lo más pronto posible.

Si nos fijamos de cerca en la malla (Brooks Air Mesh), rápidamente vemos unas inserciones de poliuretano termoplástico (TPU) que sirven para proteger a los dedos de pequeños impactos que se dan al correr por montaña. Esos refuerzos van haciéndose más pequeños a medida que avanzan por los laterales hasta el mediopie, donde se transforman en un entramado de formas hexagonales que reforzarán la zona de máxima sujeción.

Brooks Caldera 6 va más protegida de lo que pudiera aparentar. Ya hemos visto los refuerzos para hacerla más durable en puntera y laterales, pero ahora le toca el turno a cómo protege al pie por medio de la sujeción. Si nos vamos a la cordonera, vemos que los planos cordones están pasados por cinco ojales dejando libre un sexto para quien quiera más apriete…

La cosa es que cuatro de esos seis ojales, en realidad son unas cinchas que conectan con un entramado que baja y se extiende entre la doble malla del mediopie hasta insertarse en la base de la mediasuela. ¿Qué es lo que sucede cuando apretamos los cordones? Que el pie queda sujeto, la malla queda sujeta y que el nivel de sujeción es mucho más alto de lo que parece gracias a esas cinchas que, lateralmente van a contener al pie si éste, por los giros y movimientos del camino, tiende a querer desplazarse de su sitio (trabajo que se combina con el encapsulamiento explicado en el apartado de la mediasuela).

La lengüeta de Caldera 6 está acolchada, pero también llena de perforaciones para colaborar en la transpirabilidad de la zapa. Y aunque tiene los cordones pasados por ella, en realidad no haría falta porque está unida al cuerpo de la zapatilla. Eso sí, destaca en el centro de ella una tira roja que es elástica y que sirve para alojar la lazada: una vez que hemos hecho el nudo, el sobrante lo podemos alojar aquí para que no se mueva al correr o se enganche en alguna rama baja.

Por último, poco importante para quienes nunca utilicen polainas, pero muy importante para los que sí: tiene dos enganches o puntos de fijación para que quien quiera utilizar polainas lo haga sin problemas. No añaden peso, no llaman la atención y son prácticamente invisibles para quienes nunca vayan a utilizar. Se trata de una anilla integrada entre la base de los dedos y los cordones y una tira de velcro (cerrada) en el talón.

Si nos vamos al interior, la cazoleta está totalmente rodeada por material acolchado, para que envuelva al pie cómodamente. Por debajo, la esponjosa plantilla de 4mm está fabricada con material ecológico BioMoGo, que en caso de que acabara en un vertedero, se deterioraría 50 veces más rápido que cualquier otro material.

RESUMEN

Brooks Caldera 6 es una zapatilla de trail running que cuenta con una alta y cómoda amortiguación que ayude a recorrer cualquier tipo de distancia, pero especialmente las más largas. Brooks la ha potenciado con la tecnología Nitro que se basa principalmente en utilizar una mediasuela con nitrógeno insuflado.

El material de la mediasuela es DNA LOFT v3, la tercera generación de un compuesto que es principalmente amortiguado, cómodo y ligero y que gracias a la tecnología Nitro aumenta esos niveles buscando mejorar aún más el confort al correr.

El grosor es importante: 35mm en el talón y 29mm en el antepie, lo que da un drop de 6mm. Esa mediasuela crece por los laterales para ayudar a encapsular al pie, pero también se va ensanchando a medida que baja hasta la suela logrando una base de apoyo más ancha y estable. Aunque al final, tanto volumen no penaliza en el peso ya que queda en 311.8g en el acabado de hombre y 277.8 en el de mujer. La suela es tremendamente ancha, bastante por encima de los 10cm en la zona de los metatarsos, pero también en la del talón. Allí utiliza un caucho TrailTack con el que construye unos tacos grandes e incisivos.

Por arriba Brooks Caldera 6 utiliza Air Mesh, un tipo de malla muy transpirable que además es de secado rápido, lo que es bueno para no ir demasiado tiempo con los pies mojados, si se diera el caso.

Como es una zapatilla cómoda, pensada para acumular kilómetros, habría que decir que lo suyo sería ir lento… que sí, pero precisamente el material DNA LOFT v3, si se le quiere achuchar responderá. No tanto como su compañera Catamount (verdadera zapatilla de competición de trail de la marca americana) o su otra compañera Cascadia (aunque ésta más enfocada a distancias medias que a largas). Donde sí despunta esta nueva Caldera 6 es que es perfectamente válida para ultras, si alguien quiere enfocarlas a ello.

El precio oficial de Brooks Caldera 6 es de 150€.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad