Brigid Kosgei: Expulsada de la escuela, mamá de mellizos y ganadora de...

Brigid Kosgei: Expulsada de la escuela, mamá de mellizos y ganadora de 175.000 dólares

Compartir
Kosgei posa con el récord del mundo
Kosgei posa con el récord del mundo

A sus 25 años, los ojos de Brigid Kosgei reflejan toda la dureza y las vivencias que, seguramente, una chica de su edad jamás debería vivir. La atleta keniata, mamá de mellizos a los 20, ha pasado por todo tipo de situaciones a lo largo de su existencia y ha tenido que soportar reveses ya desde muy pequeña que la han hecho madurar y hacerse lo que es, una atleta joven, con toda la carrera deportiva por delante, pero consciente de lo que le ha costado llegar donde está y el trabajo que hay detrás (Vaporfly aparte, en este artículo no entraremos a valorar cuánto puede tener que ver las zapatillas en el éxito de la africana).

La Kipchoge de las mujeres

Un día después de que Kipchoge levantara de sus sofás a amantes y no amantes del atletismo haciendo que el ser humano bajara por primera vez de las dos horas en maratón, Brigid rompió una barrera que parecía casi ‘maldita’ desde que la británica Paula Radcliffe estableciera la plusmarca mundial un día 2003 y la dejara en 2:15:25 en Londres. No solo la superó, sino que se quedó cerca de bajar de 2:14 (hizo 2:14:04). La foto en la que Radcliffe la felicita en Chicago ya es historia de este deporte. “Me dije: mañana es mi día. Quería ser la segunda Kipchoge, la Kipchoge de las mujeres. Me centré en eso”, aseguró tras cruzar la línea de meta la keniana, que comparte espíritu y nacionalidad con Eliud.

Una sorpresa entre comillas

“No esperaba romper el récord. Esperaba bajar de 2:16 o 2:15, pero haber hecho 2:14 es espectacular. No lo esperaba, pero sí estaba en mi cabeza en mi imaginación”, comentaba Kosgei, como decíamos mamá de dos mellizos en 2014. La gente la inspiró. Esperaba correr la primera media maratón en 68′ y lo hizo en 66:59. “La gente me animaba, estaba corriendo a ritmo de récord del mundo. Sentí la energía y eso me inspiró”, analizaba una joven que a los siete años, tal y como explica Joaquín Carmona en Twitter, vio cómo la expulsaban del colegio al no poder su familia hacer frente a los pagos de las cuotas.

Es el quinto récord del mundo que se bate en Chicago, el primero desde que Radcliffe lo lograra en 2002. Ahora mismo parece no tener rival la keniana, que corrió sola prácticamente toda la carrera, tan solo acompañada por sus liebres. La era Kosgei solo ha hecho que empezar. Por cierto, se llevó un ‘pellizco’ de 175.000 dólares por su récord y victoria en Chicago. Seguro que sus hijos no tienen que pasar por todo lo que ella tragó en su infancia…

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad