Bekele reaparece en el Maratón de Berlín

Bekele reaparece en el Maratón de Berlín

Compartir
Maurizio Gambarini / EFE

Varias lesiones y apariciones intermitentes fueron suficientes para enterrar 34 años de leyenda viva y un palmarés único en la historia del fondo. Bekele había estado ausente. Y es que la dinámica acelerada en la que vivimos atenta contra el corredor fiable, contra las trayectorias de largo recorrido, y en este caso parecía haberse cobrado como víctima el papel hegemónico del rey del fondo mundial.

Su debut en el maratón de Berlín, el más rápido de los que existen, suponía la quinta participación en la distancia del triple campeón olímpico, cinco veces ganador de títulos mundiales en 5 y 10.000 m, 11 títulos en el Campeonato Mundial de Cross y dueño y señor del récord mundial en los 5 y 10.000 metros. Debutó con victoria en el maratón de París en 2014 (2:05:04). El mismo año en Chicago fue cuarto con 2:05:51. Su progreso en la distancia vaciló en 2015, en Dubai, donde tuvo que retirarse debido a una grave lesión en el aquiles. En 2016, nos volvió a mostrar su pedigrí con un tiempo de 2:06:36 en Londres 2016, con escasas semanas de preparación.

Y llegó el día en el que reapareció sobre sus propias cenizas. En Berlín, el mismo escenario donde se amontonan récords mundiales, haciendo lo que se espera de los genios. Era el momento de demostrar al mundo que aún está en liza. En ausencia del actual dominador de la distancia después de conquistar el oro olímpico, Eliud Kipchoge, tomó el principal protagonismo junto al ex poseedor del récord mundial al que algunos le daban por muerto, el keniano Wilson Kipsang. Y el espectáculo no se hizo esperar.

Un arranque de carrera trepidante (29:00 el 10k y 43:37 el 15k) condujo a un paso de la media maratón en 61:11. Nunca antes se había corrido tanto. Fue entonces, en el momento que el ritmo de Récord del Mundo y las liebres se diluían en el asfalto berlinés, cuando el presente se impuso a la nostalgia. En el kilómetro 30, Wilson Kipsang sacó todo su talento lanzando un ataque demoledor que fue neutralizado por Bekele. Lo que vino después, un mano a mano que pasará a la historia de los 42,195 metros.

Cuando parecía que el duelo se resolvería en la mismísima puerta de Brandenburgo, Bekele desplegó toda su sabiduría, que es mucha. Y se mostró. Cerca del km 41 impuso su incesante sacacorchos en forma de molinillo que frustró las opciones de Kipsang. Reescribe su historia en mayúsculas con un tiempo sensacional de 2.03:03, segunda mejor marca de siempre, a escasos 6 segundos del Récord del Mundo de Dennis Kimetto (2h:02:57). Kipsang, vivió su derrota más dulce, con marca personal y cuarta mejor marca de todos los tiempos (2h.03:13).

En la carrera femenina se confirmaron los pronósticos. La principal favorita, la etíope Aberu Kebede, que llegaba a la salida con una gran experiencia en Berlín -con tres participaciones: dos victorias y un segundo puesto-, salió a por todas (1:09.27 el paso de la media) y concluyó la prueba muy destacada de sus perseguidoras, las también etíopes Birhane Dibaba y Ruti Aga, obteniendo la triple corona con 02:20:45, muy cerca de su marca personal (2:20:30).


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad