Bart De Clercq, el ciclista que compite en la Volta con una...

Bart De Clercq, el ciclista que compite en la Volta con una cadera artificial.

Compartir
bart de clercq volta catalunyacadera

Lista de inscritos, dorsal 247, Bart De Clercq, último dorsal de esta Volta a Catalunya. Aparentemente un dorsal y un corredor más para el gran público, pero no para los que conocemos la historia de superación de nuestro protagonista. Detrás de este simple número se esconde una carrera deportiva muy especial y la dura pelea de un corredor que ha tenido que hacer frente al enemigo principal de cualquier deportista profesional, las lesiones.

Nos remontamos a enero de 2018 cuando Bart de Clercq, corredor procedente del Lotto Soudal y que acababa de fichar por el Wanty- Gobert tiene un fatal accidente mientras entrenaba. El corredor cae bruscamente e impacta directamente sobre su cadera. El diagnostico no tarda en llegar; fractura de cadera.

Lesión muy dura y especialmente complicada para un deporte como el ciclismo dónde las exigencias de la competición piden que el tronco inferior funcioné como un reloj suizo. Los médicos intentaron arreglar la maltrecha cadera con tornillos. La cosa no funciono con lo que De Clercq tuvo que someterse en junio a una segunda operación que a priori tenía que ser definitiva.

Por desgracia tampoco fue así. Los efectos de la recuperación eran prácticamente nulos y un fuerte dolor permanente hacia que fuera realmente complicado afrontar incluso la vida diaria. La bicicleta quedaba todavía muy lejos y se empezaba a vislumbrar un futuro muy negro en el ámbito deportivo. La carrera deportiva del último dorsal de esta Volta a Catalunya estaba en la cuerda floja y en serio riesgo de terminar.

En septiembre del año pasado el personal médico se jugó la última carta. El comodín que nadie, ni el propio De Clercq quería jugar. Le iban a implantar una cadera artificial.

¿Una cadera artificial? Nadie quiere eso, y menos una persona que lleva años siendo ciclista profesional y su ambición no es otra que la de volver a subirse algún día a la bicicleta para competir al máximo nivel.

No había otra opción. El camino era arriesgado y sumamente complicado pero por entonces el objetivo no era otro que el de conseguir llevar una vida diaria normal.

La operación funciono y rápidamente se notaron las mejoras. De Clercq se subió más pronto de lo esperado a la bicicleta. Las sesiones de rodillo no generaban tanto dolor como antes y el belga se empezaba a plantear pequeños objetivos que prácticamente todo el mundo veía como imposibles. El del Wanty tenía entre ceja y ceja volver a competir algún día como ciclista profesional con una cadera artificial.

Al fin el 17 de febrero de este 2019, en el Tour de Oman, y tras 513 de dura ausencia nuestro protagonista volvió a ponerse un dorsal. Una vuelta a la competición que situaba a De Clercq como el primer ciclista profesional de la historia en competir con una cadera artificial.

Bart de clercq volta a catalunya
La Volta a Catalunya confirma la vuelta de De Clercq al máximo nivel

Fueron 18 meses de lucha constante en los que levantar los ánimos fue complicado en más de una ocasión, pero el ciclista de 32 años no dejo de creer en ningún momento que la vuelta a la competición era factible.

Era evidente que las primeras competiciones serian complicadas y la duda de si con una cadera artificial sería capaz de rendir al máximo nivel rondaba por la cabeza de corredor y del personal médico.

Las 6 etapas del Tour de Omán dieron la razón a De Clercq. El espigado corredor belga termino la carrera en la posición 47 y con un meritorio vigésimo primer puesto en la etapa de montaña. El ciclista del wanty estaba de vuelta al máximo nivel tal y como confirmaron sus resultados en la Clasica de l’Ardèche y la Drome Classic, dos carreras menores en Francia.

Bart estaba de vuelta y listo para la volver a competir en el World Tour. El destino quiso que la Volta a Catalunya fuera la elegida. Una carrera muy especial y de la que De Clercq conserva un gran recuerdo. En la edición de 2015 llegó a vestir de líder durante una jornada, tras beneficiarse de la escapada que llegó con ventaja en la etapa inicial de Calella.

Esta es la historia del último dorsal de la Volta. La historia de superación que vuelve a dejar claro que el ciclismo no entiende de límites.

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad