Los atletas con déficit de sueño tienen un 70% más de opciones...

Los atletas con déficit de sueño tienen un 70% más de opciones de lesionarse

Compartir
Dormir nuestras horas es crucial para no lesionarnos

Siempre defendemos que para ‘machacarnos’ haciendo deporte y tener una rutina atlética plena y cargada es indispensable dormir un mínimo de horas y descansar de forma adecuada. Las pilas que cargamos durante la noche (o durante el día en esto tan nuestro que es la siesta) significan energía que luego podremos derrochar durante el entrenamiento. Sin ir más lejos, el mejor ejemplo nos viene desde África, desde la cuna del fondo mundial, tierra de medallistas olímpicos y de ‘recordmans’. En los training camps de Kenia, los Kipchoge, Kamworor, etcétera, descansan prácticamente todo el tiempo que no están entrenando. Tal y como nos contaba en la Bolsa del Corredor Marc Roig, fisioterapeuta y compañero de tiradas largas del plusmarquista mundial de maratón, los keniatas pueden descansar hasta el aburrimiento y casi no tienen otra distracción ni ‘hobby’ que dormir y estar tumbados cuando no están trotando o ejercitándose.

Cuantas menos horas de sueño, más lesiones

Tal y como reflejan en un artículo los compañeros de ‘Canadian Running’, y según un estudio del Instituto de Ciencias del Deporte y Medicina Escolar, los adolescentes deportistas que duermen menos de ocho horas tienen hasta un 70% más de opciones de lesionarse. Parece muy simple. Demasiado. Tan solo es necesario permanecer más rato en la cama y cambiar ese hábito que teníamos quizás de dormir poco porque andamos liados con otras cosas. Pero no lo es. Los ‘runners’ suelen estar muy ocupados. Entre hijos, trabajo y temas personales la sesión de entrenamiento suele realizarse a primera hora de la mañana o tarde por la noche, más que nada porque no tenemos otro hueco disponible. Pero ninguna de las dos opciones es la mejor para maximizar nuestro tiempo de sueño.

Aprender a quedarte en la cama

Aunque cueste de creer en ocasiones es mejor apretar el botón de repetición en nuestro despertador y descansar más que cumplir religiosamente con los kilómetros y la carga que tenemos previstas para la sesión. Si estás teniendo una semana especialmente estresante (ya sea por la carga de los niños, porque se complica la cosa en el trabajo o cualquier motivo), es importantísimo dedicar todo lo que puedas a descansar bien y buscar huecos o formas de dormir las horas. Y si eso significa saltarte alguna sesión a primera hora de la mañana o tarde por la noche para poder hacerlo, no lo dudes. Siempre es mejor una buena sesión de entrenamiento que dos o tres malas o pobres. Parece simple, pero nos cuesta horrores asimilarlo porque cuando no salimos algún día que teníamos previsto porque preferimos quedarnos durmiendo parece catastrófico. Hay que buscar el equilibrio.

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad