Inicio Noticias & Blog 10 anécdotas y curiosidades que nos deja el Europeo de Torun

10 anécdotas y curiosidades que nos deja el Europeo de Torun

El Europeo de Torun nos dejó un sinfín de curiosidades

Se acabó lo que se daba. Cuatro días muy intensos de competición en Torun que nos han saciado esa sed terrible que teníamos de un gran campeonato internacional de selecciones. Tras un 2020 dificilísimo para tod@s, que se pudiera disputar el Europeo en la localidad polaca fue un regalo. Algo a lo que antes tampoco le dábamos más importancia (obviamente que siempre es un disfrute cuando llegan estas citas) esta vez se convirtió para muchos en una liberación. Tanto para los aficionados como para los propios atletas. Sin público, con muchas más restricciones de las habituales, con bajas de última hora y muy sensibles por positivos por coronavirus o contratiempos varios. Pero pudo celebrarse.

Curiosidades:

Y, como todos los campeonatos, este Europeo de Torun nos ha dejado mil historias y curiosidades. Momentos de “tierra trágame”, anécdotas inverosímiles. Vamos a intentar enumerar algunas de ellas (obviamente no todas porque siempre hay algo que se escapa).

  • El alemán Andres Bechmann, que acabó sexto en el heptatlón (por detrás de Jorge Ureña, plata, y del favorito Kevin Mayer, oro), corrió la prueba de los 1.000 metros (la última de las siete) sin una zapatilla. En una imagen de la salida se ve cómo pierde una de las zapatillas y termina la carrera con un pie descalzo. Surrealista. Bechmann terminó último con 2:47.51.
  • La reacción de los neerlandeses en la ceremonia del 400. Husillos, campeón, vio cómo Bonevacia se ponía la mano en el corazón mientras sonaba el himno español. Los dos neerlandeses se mostraron de lo más animados y la verdad que fue una escena graciosa la que nos dejaron ante la mirada atónita de Husillos.
  • Tiffany Porter, vallista británica, se colgó la medalla de bronce corriendo con mascarilla. Fue una de las imágenes del campeonato sin duda. Lo curioso del caso es que Porter venía vacunada. Es farmacéutica y administra la vacuna en Michigan. “Es una protección extra para mí. Estoy acostumbrada porque me entreno todos los días con ella”.
  • Positivos por coronavirus. Uno de los mazazos más duros para la parroquia local fue ver cómo su relevo masculino del 4×400, que aspiraba a todo, no podía participar en la prueba el último día por culpa del positivo de cuatro de los seis integrantes.
  • El ‘show’ de los jueces: Sin duda ha sido el Europeo de las descalificaciones y las recalificaciones. La famosa regla TR17.3.2 ha dado muchísimo que hablar. El caso más ‘mediático’ fue el de Jakob Ingebrigtsen. El noruego, que había logrado el oro en el 1.500, fue descalificado tras pisar por fuera de los conos en un encontronazo con el polaco Rozmys. Luego fue recalificado. Lo mismo pasó en el 1.500 femenino, donde la británica Archer fue descalificada y luego recalificada. También Águeda Muñoz, pero en su caso la dejaron como descalificada…
  • La mascota. Esa especie de híbrido entre galleta y bizcocho que se coló en todas las fotos y pruebas y ante la que mucha gente se preguntaba qué significaba. Nosotros os lo explicamos días atrás. Se trata del ‘pierniki’, un pan de jengibre típico de la región que tiene una historia que se remonta siglos atrás. Unas galletas picantes horneadas desde el siglo XIV.
  • Los hermanos Lavillenie. Han pasado por altibajos en su relación, pero el abrazo de Renaud (explusmarquista mundial) con su hermano menor Valentin tras lograr este la plata fue de lo más emocionante.
  • El italiano Tamberi. Siempre en el punto de mira de los focos, el ‘showman’ italiano, uno de los mejores saltadores de altura del mundo, se presentó esta vez sin barba y con el pelo teñido de rubio latino. En otras ocasiones le hemos visto con una mitad de la barba afeitada, una zapatilla de cada color…
  • Pierre-Ambroise Bosse corrió con unas zapatillas prestadas. El galo, sexto en la final del 800, disputó la prueba con unas New Balance prestadas por su compañero Jordier.
  • Un representante del equipo de refugiados. Dorian Celeste Keletela, que vive, entrena y compite en Portugal, es un refugiado congoleño. Participó en los 60 lisos e hizo una marca de 6.91 (octavo de su serie).

 


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad