Inicio adidas Adidas Terrex Agravic Flow

Adidas Terrex Agravic Flow

Analizamos Adidas Terrex Agravic Flow uno de los muchos modelos de trail running que actualmente comercializa la marca alemana. En el último quinquenio, Adidas ha dado un giro de timón a sus diseños, justo después de la llegada de Boost a las mediasuelas para trail, creando la franquicia Terrex, y haciéndola crecer a cada nueva temporada.

Precisamente el uso de Boost para gestionar la amortiguación y aprovecharse de su efecto rebote no es la única característica de la que se ha beneficiado la familia Terrex. Y es que, aunque gestionar la pisada sea su trabajo, el hecho de que Boost sea capaz de trabajar a temperaturas bajo cero sin perder propiedades lo hacen un caramelo en según qué latitudes o épocas del año.

Esta Terrex Agravic Flow que ahora nos ocupa es un modelo versátil, cuyo aspecto en el acabado que hemos analizado es tan llamativo por culpa de una nueva vuelta de rosca de Adidas a las tres bandas de su logo. Los grandes distribuidores de material deportivo viven con un ojo en la moda y han aplicado a este modelo una revisión de “Erlkönig” o lo que es lo mismo, disponer las barras características de la marca alemana, como si un diseño de rayas de cebra se tratara. Observando la mediasuela salta a la vista que han logrado llamar la atención.

MEDIASUELA

La mediasuela de Adidas Terrex Agravic Flow está fabricada con dos materiales: Boost y EVA. Es muy fácil distinguirlos, ya que el aspecto granulado de Boost lo hace muy reconocible, por mucho que la marca alemana juegue al camuflaje con las rayas verticales. La parte con textura lisa es el material EVA (Ethyl Vinyl Acetate). Y la manera como están dispuestos es a todo lo largo de la planta del pie de tal manera que, en el “piso” de arriba vive EVA y en el de abajo Boost.

El material Boost es un poliuretano termoplástico expandido, de ahí la textura que lo caracteriza. En el pasado hemos explicado que las propiedades que tiene eran poco habituales en su momento (ahora las demás marcas ya han reaccionado) ya que no sólo tiene una capacidad excepcional para la amortiguación y la respuesta, sino que la durabilidad es otro de sus fuertes, por su resistencia a la compactación.

Además, en otras zapatillas con Boost ya hemos probado su resistencia, también intentando dañarlo clavándole algún hierro puntiagudo y resiste bastante, lo que garantiza que va a responder bien a los pellizcos de las piedras o los pinchazos de ramas o puntas de roca.

Pero sin duda una característica útil en la montaña es su capacidad para trabajar en un rango de temperaturas exteriores muy amplias, desde los 40°C hasta los 20°C bajo cero, sin perder propiedades. Eso significa que el material Boost puede trabajar bien en la mayoría de las latitudes del planeta.

Por encima de Boost, y en menor proporción, está el material EVA que, aparte de amortiguar, le va a dar un plus de estabilidad a la amortiguación (siendo una zapatilla para pisada neutra o plantillera). El drop, la diferencia de altura entre el talón y el antepie, es de 7mm.

Antes de llegar a la suela hay que explicar que ambas, mediasuela y suela, tienen una forma un poco más redondeada del metatarso hacia la punta de los dedos, para facilitar el final de la transición de la pisada. A esto Adidas lo llama Rocker Shape.

SUELA

La suela de Adidas Terrex Agravic Flow se caracteriza por utilizar caucho Continental. Este material duradero fabricado por el gigante de los neumáticos permite obtener un buen agarre en cualquier superficie, tanto si está seca como mojada.

Por otro lado, el diseño del taqueado es sorprendentemente agresivo, con tamaños medios a pequeños y con gran distancia entre los tacos. Esto permite que, en caso de utilizarlas para ir rápido, la suela responda, gracias a lo incisiva que es. De rebote, no hacen falta surcos de flexión ya que la propia separación entre los tacos facilita de por sí la flexibilidad.

Mirando la zapatilla de lado es fácil apreciar el perfil curvado de toda la parte anterior. Es lo que comentaba antes que era Rock Shape. Esto por delante, pero también un poco por detrás, donde además Adidas ha invertido el sentido de los tacos, lo que se conoce como contragrip, para que se agarre mejor en las bajadas.

UPPER

El corte superior de Adidas Terrex Agravic Flow muestra el contraste entre una malla más o menos lisa, con un color chillón, y una mediasuela en blanco y negro a rayas. No es por casualidad, es un efecto buscado por la marca germana para provocar un impacto visual.

Diseños aparte, estamos hablando de una malla ligera y transpirable construida de una pieza, sin costuras. Se trata de Engineered Mesh y está reforzada para resistir más ante rozaduras y enganchones.

En realidad, no es una malla, sino dos, la exterior llena de perforaciones para lograr una alta ventilación, y la interior, más dedicada al confort de quien vista esta Terrex Agravic Flow. De hecho, la malla interior tiene estructura de botín, por eso Adidas corona el talón con una gruesa cincha a modo de tirador, para calzarse rápido sin problemas.

Todo lo que es sujeción está muy reforzado. Los pasadores que hacen las veces de ojales están fabricados en piel sintética y crecen por los laterales para sujetar al pie, con la contundencia que necesite cada uno, al cerrar la lazada.

En la puntera vemos un útil refuerzo para la zona de los dedos, así la malla resiste más sin romperse por este punto. Mientras que, si damos un salto a la parte de atrás, en el talón, nos encontramos con que el contrafuerte es menos estructurado de lo que podría parecer. Como decía, está rematado con un tirador para calzarse, pero también con dos elementos reflectantes, uno a cada lado del talón.

Existe un acabado de Adidas Terrex Agravic Flow en Gore-Tex, del 100% en poliéster. Sirve para mantener los pies secos, ya que protege de las inclemencias del tiempo en el exterior, pero permitiendo que el material transpire de dentro hacia afuera. El problema es que este acabado es algo más caro, al ser más elaborado y tener más nivel de protección.

Una cosa más. Pasa desapercibida, pero pegada a la mediasuela, y con 1.5cm de altura en su parte más estrecha, hay una película de material termoplástico adherido a la malla por todo el contorno, dando la vuelta completa a la zapatilla. Su función es elevar el nivel de “inundabilidad” de esta Agravic Flow para impedir, en la medida de los posible, que pueda entrar agua de zonas de apenas profundidad por las que pasemos, sean charcos o pequeños arroyos.

TEST/SENSACIONES

Cuando te pones esta Terrex Agravic Flow notas que es una zapatilla robusta. No en el mal sentido (dura, pesada o tal…), sino que viene bien reforzada y, eso sí, con el tacto un tanto austero.

Pero bueno, es de esos modelos que van ganando con las salidas, cuando se va haciendo al pie y/o te vas acostumbrando a él. Y a pesar de ser versátil, no lo he probado en ninguna competición, sólo en sesiones de entrenamiento, de todo tipo, y tanto en seco como en mojado. Por tierra, senderos, caminos, trialeras, con barro y sin él y en ningún momento he sentido inseguridad o un mal agarre, tampoco en giros en zonas con arenisca. La verdad es que la parte que más gratamente me ha sorprendido ha sido la suela.

La mediasuela, habiendo probado tantos y tantos modelos con Boost, incluso también con capas de EVA por encima (me vienen a la cabeza varios acabados de Supernova), pues su buena respuesta no me ha sorprendido. Amortigua, de manera reactiva, no se entretiene en las irregularidades y notas como aguanta las sesiones, camino de durar.

El upper es lo que más puede costar a quienes vengan de zapatillas ultra cómodas. No porque no haya notado que esta zapa lo sea, sino porque hay modelos que probándotelos en la tienda ya te sientan como un guante y éste quizás es de los que no sea un amor a primera vista/sensación, pero sí se le coge el cariño a medida que más la usas.

Conclusión

Adidas Terrex Agravic Flow es una zapatilla de trail running muy versátil que la podemos utilizar principalmente para entrenar, en cualquier tipo de salida, e incluso en alguna competición.

Y lo que suele pasar en zapatillas más o menos versátiles, que, aunque de entrada el peso sea el normal en una zapatilla de trail (310gr en el acabado masculino y 260gr en el femenino), depende del uso que se le dé, será ligera para tiradas largas y pesada en competiciones cortas y explosivas.

Terrex Agravic Flow dispone de una buena suela (fabricada con caucho Continental), una buena mediasuela (donde predomina el material Boost) y un muy logrado upper (transpirable pero reforzado y con una malla resistente) es una gran combinación para cualquier zapatilla.

Lo del diseño de este acabado a rayas ya va por barrios: a quien le guste la discreción seguramente las rayas de cebra no sea lo que más le enamore del modelo, pero eso tienen los gustos, que quizás ahí hay otros a los que esto sea lo que más les guste.

Y aunque Adidas diga que esta zapa va bien incluso si se va por asfalto, más vale pisarlo lo justo, vamos, cuando haya que cambiar de pistas o de territorio, y mejor no basar un porcentaje muy alto del entreno sobre esa superficie.

El precio oficial de Adidas Terrex Agravic Flow es de 139.95€, mientras que el acabado en Gore-Tex esta disponible con un precio oficial de 160€.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad